60 años de los parques nacionales, a vuelo de pájaro

60 años de los parques nacionales, a vuelo de pájaro

Lugares sagrados que abarcan en total 20’681.085 hectáreas y cubren el 10 % del territorio nacional.

Parque Nacional Natural Sierra Nevada del Cocuy

En el Parque Nacional Natural Sierra Nevada del Cocuy, en límites de los departamentos de Boyacá, Arauca y Casanare.

Foto:

Cortesía Andrés Hurtado García

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de noviembre 2020 , 01:05 a. m.

Colombia es uno de los 12 países más megadiversos del planeta. ¿Dónde, en qué regiones de Colombia se encuentra toda esta riqueza natural? La respuesta puede resultar simple: hay riqueza natural por donde se mire. Estrictamente hablando, la mayor riqueza en biodiversidad está concentrada en los parques nacionales naturales, y no es casualidad.

Precisamente se consagra como parque nacional natural una región en la que luego de minucioso estudio se descubren factores de gran riqueza natural que pueden estar unidos a factores antropológicos y arqueológicos.

(Le puede interesar: Ideam advierte que lluvias aumentarán en gran parte del país)

En Colombia, la primera declaratoria de una zona de especial biodiversidad fue la serranía de La Macarena, consagrada como reserva biológica en 1948 y confiada a la Universidad Nacional. Kilipp, del Smithsonian Institution, declaró en su momento a La Macarena la zona de mayor riqueza natural del planeta. Hoy pertenece al sistema de parques nacionales.

El primer parque nacional natural (PNN) de Colombia fue la Cueva de los Guácharos, en el departamento del Huila, declarado como tal en 1960 y por ello el sector ambiental del país y todos los colombianos estamos celebrando esta semana los 60 años del sistema de PNN.

Muchos han sido logros de los ambientalistas que han luchado desde esa época por la defensa de nuestro patrimonio natural. Se pueden considerar como precursores del sistema a Jorge Ignacio Hernández, llamado cariñosamente el Mono Hernández; Thomas Van Der Hammen, Heliodoro Sánchez y Julio Carrizosa Umaña.

El Mono Hernández, de prodigiosa memoria y saber universal, fue considerado como el biólogo más grande del neotrópico. De él se cuentan las historias verdaderas más impresionantes sobre su enciclopédico saber, que corría parejo con su gran modestia. Van Der Hammen, otro gran sabio, fue incluso propuesto para Premio Nobel.

Heliodoro Sánchez fue el gran conocedor y defensor del ecosistema más productivo en términos económicos del planeta, los manglares. Y Julio Carrizosa Umaña, el único sobreviviente de los cuatro, es hoy la voz más respetada y solicitada en aspectos ambientales en el país. De esa época debe recordarse a Margarita Marino de Botero, que fue directora del Inderena.

Parques Nacionales Naturales logró el registro más alto de visitas

Puente de madera en el Parque Nacional Natural de Utría,Chocó.

Foto:

Guillermo Ossa

El ‘top’ 10 de la biodiversidad

El sistema de PNN tiene dos funciones: administrar los 59 parques y tres distritos nacionales de manejo integrado, que abarcan en total 20’681.085 hectáreas y cubren el 10 por ciento del territorio nacional, y coordinar el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap). Este sistema incluye 1.343 áreas protegidas, tanto públicas como privadas, a nivel nacional y regional, y suman 31’408.466 hectáreas que cubren el 15,17 por ciento del área total del país.

La región más rica en biodiversidad en el país es la andina o cordillerana, y por una razón casi que elemental: posee todos los pisos térmicos. Dos regiones de especial riqueza natural que es única y superior a regiones similares de todo el planeta son el Chocó biogeográfico y los páramos.

Si se trata de destacar los 10 lugares específicos de la mayor biodiversidad, la lista es esta y todos son parques nacionales.

Primero: el PNN Amacayacu, en el Trapecio amazónico. Entre otras riquezas alberga la mayor cantidad de primates del planeta, es el único parque que defiende el bosque inundable o várzea, posee casi la tercera parte de las aves del país y su riqueza en reptiles es inmensa: caimanes, boas, tortugas y anacondas, entre otros.

Segundo: el PNN Chingaza. Alberga toda la riqueza en flora y fauna de bosques subandinos, alto andinos y páramo. Guarda los secretos de los muiscas que habitaron en el centro del país. Es santuario del oso andino.

Tercero: el PNN de la Sierra Nevada del Cocuy. Es la mayor masa glaciar de Colombia, con 25 picos que sobrepasan los 5.000 metros y con 150 lagunas. Da origen a decenas de ríos que drenan hacia la cuenca del Magdalena y del Orinoco.

Cuarto: el PNN Gorgona y Gorgonilla, formado por estas dos islas y el mar circundante. Es una ‘isla ciencia’. Alberga gran riqueza en aves y reptiles. Precisamente la riqueza en serpientes dio origen a su nombre. Gorgona era una mujer de la mitología griega que no peinaba cabellos sino serpientes.

Quinto: Santuario de Flora y Fauna de Iguaque. En una de sus lagunas sagradas se originó el mundo según la mitología muisca. De allí emergió Bachué, la madre de la humanidad.

Sexto: el PNN Los Nevados, formado por el Tolima, el Quindío, el de Santa Isabel, el Cisne y La Olleta. Los innumerables ríos que nacen en este inmenso sistema de páramos riegan la zona cafetera del país.

Séptimo: el Santuario de Flora y Fauna Otún-Quimbaya, ubicado en Risaralda. Protege bosques jóvenes y bosques maduros.

Octavo: la isla de Salamanca, que recibe el nombre de Vía Parque porque se ubica a lo largo de la carretera entre Barranquilla y Santa Marta y permite a los viajeros gozar del espectáculo de manglares, playas y ciénagas. Ha sido declarado área de importancia para la conservación de aves (Aica).

Noveno: el PNN Sumapaz, el páramo más extenso del planeta, rico en muchas especies de plantas y animales y fuente hídrica para Meta, Cundinamarca y Huila y en especial, junto con Chingaza, proveedor del agua de la capital del país.

Y décimo: el PNN Tayrona. Sus playas fueron declaradas por The Guardian, el prestigioso periódico inglés, como las novenas más bellas del mundo. Su riqueza natural es tal que en tan pequeño espacio de 15.000 hectáreas habitan jaguares. El parque es el remate marino de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Nuestros PNN como los páramos y la selva amazónica atraviesan por un momento muy delicado, agravado por la pandemia.

Un mundo de páramos

Hemos reseñado 10 parques nacionales campeones de la biodiversidad, pero de igual manera podemos nombrarlos a todos con sus innumerables y peculiares riquezas naturales.

Algunos consideran el territorio más biodiverso del planeta al amasijo natural formado por los PNN Sumapaz, Tinigua, Picachos y Macarena, parques que se dan la mano de la montaña al piedemonte. En efecto, estos cuatro parques representan la riqueza de la cordillera, del Llano y de la selva.

Colombia posee el 50 por ciento de los páramos del planeta. Este ecosistema es maravilloso por donde se lo mire y junto con los bosques de cordillera da origen a casi todos los ríos de Colombia. El Instituto Alexander von Humboldt, que estudia nuestra biodiversidad, dice que Colombia posee 1’379.000 hectáreas de páramos. Pues bien, los más importantes páramos del país están protegidos por el sistema de PNN.

El PNN Puracé engloba los inmensos páramos de los volcanes Puracé, Coconucos y Sotará y el de las Papas, nuestro páramo insignia, pues allí nacen los cuatro ríos medulares de la patria: Yuma (así llamaban los indígenas al Magdalena), Cauca, Caquetá y Patía.

El PNN Nevado del Huila protege el enorme páramo que rodea a la montaña. El PNN Farallones de Cali engloba un páramo especial, empotrado encima de las selvas bajas del Pacífico. El PNN Los Nevados protege el inmenso páramo que se extiende por Caldas, Tolima y Quindío.

El PNN Sierra Nevada del Cocuy o de Güicán se ‘encarga’ de su inmenso territorio paramuno. Todo lo dicho hasta aquí habla de la enorme importancia de los PNN en nuestro país. Y se sabe que la riqueza del futuro reside en la biodiversidad y en la cantidad de agua que posea un país. Y en ambos, diversidad y recurso hídrico, somos campeones.

En medio de este tesoro en el que estamos asentados hay un territorio que merece especial atención: el PNN Sierra Nevada de Santa Marta, resumen de todas las riquezas naturales del país porque posee todos los pisos térmicos desde la orilla del mar en su prolongación natural que es el PNN Tayrona hasta los picos nevados Colón y Bolívar, que son las cimas más altas del planeta a orilla del mar. Detienen los altímetros a 5.770 metros sobre el nivel del mar.

Además de su riqueza natural, que va desde los únicos frailejones arborescentes, y de los pumas, jaguares y cóndores, tiene una inmensa riqueza humana y cultural por los indígenas que habitan la Sierra y que son descendientes de los tayronas: los arhuacos, los wiwas, los kogis y los kankuamos.

Limitaciones presupuestales

El sistema de PNN cubre todos los ecosistemas del país: selva, llanos, cordilleras, Pacífico y Atlántico. Algunos parques están abiertos al ecoturismo; el ideal es que muchos lo estuvieran, pero hay limitaciones presupuestales y en otros la situación especial no lo permite. El caso principal es el traslape, que es el sistema por el cual algunos parques están asentados en áreas donde hay reservas indígenas y la administración debe hacerse de acuerdo con ellos.

Hay otros parques que por su especial situación no están abiertos al turismo, tal es el caso de Chiribiquete, que es nuestra joya de la corona. Es un parque de reconocida importancia mundial, ubicado entre el Guaviare y el Caquetá, y cuya biodiversidad está reconocida como única y fuera de serie en el contexto mundial.

Los directores de parques nacionales que han gerenciado el sistema por más largo tiempo han sido, además de Heliodoro Sánchez: Simón Max Franky Vásquez, Álvaro Soto Holguín (importante investigador de Ciudad Perdida), Carlos Castaño Uribe (gran investigador de Chiribiquete), Juan Carlos Riascos de la Peña y Julia Miranda, que ejerce desde 2004.

Julia Miranda le ha dado categoría mundial a nuestros PNN. A ella se le debe la creación de numerosos parques y su labor ha sido reconocida nacional e internacionalmente con numerosísimos premios; entre los cargos a nivel mundial que ha ejercido se pueden citar la coordinación regional de la Red Latinoamericana de Cooperación Técnica de PNN. Fue vicepresidenta regional para Suramérica de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas y en la actualidad es presidenta adjunta de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas desde 2015.

Sabemos que nuestros PNN como los páramos y la selva amazónica atraviesan en la actualidad por un momento muy delicado, agravado por la pandemia. Deforestación de las selvas y destrucción de los páramos son los principales problemas. El Gobierno que dice estar empeñado en la defensa de nuestra diversidad debe poner los ojos presupuestales con más generosidad en los parques nacionales. Ellos son nuestro orgullo ante el mundo y nuestra esperanza de riqueza para el futuro.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.