Secciones
Síguenos en:
¿Robots interactivos podrían sustituir a los perros de terapia?
MiRO-E

Así luce MiRO-E, un animal de compañóa mecánico que rápidamente gana popularidad.

Foto:

Consequiential Robotics

¿Robots interactivos podrían sustituir a los perros de terapia?

Según expertos, los animales mecánicos tienen los mismos beneficios y más que animales de compañía.

Todo aquel que conviva con un perro sabe de sobra cómo estas mascotas, de naturaleza social, mejoran no solo el estado de ánimo de las personas, sino incluso también su bienestar. La interacción con los canes reduce el estrés y aumenta la empatía, la autoestima, la motivación y la comunicación de los pequeños, pero también tiene un efecto positivo en su bienestar psicológico y fisiológico.

Lo sabe bien Olivia Barber, investigadora en el departamento de Psicología de la Universidad de Portsmouth, en Reino Unido. A través de su perra de terapia, llamada Tallulah, puede observar y apreciar de primera mano el beneficio que aporta el animal en los niños en escuelas y hospitales.

(Lea también: ¿Tu gato es feliz?)

“En uno de nuestros estudios anteriores se mostró que los niños tenían más confianza y leían con mayor fluidez a un perro de terapia en el colegio que a su maestro”, cuenta a SINC Barber que ha trabajado junto a la psicóloga y etóloga Leanne Proops, investigadora en la misma institución británica.

Sin embargo, a pesar del impacto positivo que proporcionan los animales se dan ciertas circunstancias en las que la mascota puede sufrir ansiedad ante una situación o no es del todo bienvenida por cuestiones de alergias o salubridad.

(Lea también: Las razas de gato que se destacan por ser las más cariñosas)

“A algunos niños no les gustan los perros o son alérgicos a ellos, por lo que pueden preferir interactuar con un robot. Y desde una perspectiva práctica, ¡un robot es más fácil de cuidar!”, exclama Barber.

En un estudio publicado en The International Journal of Social Robotics, las investigadoras descubrieron que un pequeño animal robótico biomimético, denominado ‘MiRo-E’ de la compañía Consequiential Robotics, puede ser un buen sustituto de los amigos peludos, siendo igual de efectivo e incluso convirtiéndose en una alternativa mejor.

El robot que han analizado ha sido diseñado para responder a la interacción humana, y es empleado por investigadores de todo el mundo gracias a su avanzada tecnología. La principal ventaja es que, gracias a sus múltiples sensores, imita el comportamiento y movimientos caninos: le gusta que le acaricien, mueve las orejas y agita la cola, escucha la voz del dueño y se acerca hasta él e incluso le sigue.

(Lea también: Dueños diabéticos, perros diabéticos: sostiene estudio)

Menos cuidados, mismos beneficios

El robot no necesitará tantos cuidados ni atenciones, y podrá ‘trabajar’ durante largos períodos de tiempo sin necesidad de un descanso, comida o agua, y los usuarios podrán limpiarlo después de su uso. “No tiene las mismas emociones que un perro”, añade Proops.

Para su equipo de investigación, emplear robots de terapia puede ser más ventajoso en ese sentido en situaciones donde el animal no resulte ni práctico ni higiénico, como en quirófanos o ciertos centros hospitalarios.

(Lea también: Conozca cuáles son las plantas que son peligrosas para sus mascotas)

Si se piensa que el robot nunca sustituirá a un perro de carne hueso, las científicas salen en su defensa: pueden ser increíblemente reales, reflejar los movimientos y el comportamiento de un verdadero animal, mover la cola para mostrar entusiasmo, expresar “emociones” a través de sonidos y colores, levantar las orejas en dirección al sonido e incluso irse a dormir.

El robot, a examen por los niños

Para llegar a estas conclusiones, las psicólogas realizaron un experimento con 34 niños de 11 a 12 años en una escuela de secundaria en West Sussex, en Inglaterra. Se emplearon dos perros de terapia reales –un jack russell terrier de tres años cruzado con un caniche y un labrador retriever de 12 años, procedentes de la asociación benéfica Pets as Therapy– y un robot biomimético ‘MiRo-E’, desarrollado por Consequential Robotics.

Las científicas pidieron a los alumnos de completar un cuestionario sobre sus creencias y actitudes hacia los perros y los robots, antes de participar en dos sesiones separadas de juego libre: una con un perro de verdad y otra con el robot.

(Lea también: Consejos claves para prolongar la vida de su perro)

“Descubrimos que los niños disfrutaban mucho interactuando con el robot y el perro de terapia y evaluamos a ambos positivamente, pero en general preferían pasar más tiempo con el perro que con el robot”, indica a SINC Olivia Barber. Sin embargo, al analizar las grabaciones de vídeo las psicólogas constataron otros detalles igual de relevantes.

“Encontramos que los niños pasaban más tiempo interactuando con el robot que con el perro y que se comportaban de manera similar y acariciaban por igual tanto al perro como al robot”, subraya la investigadora. Los resultados del test mostraron además que la interacción con el robot les brindaba emociones más positivas que la del perro real.

AGENCIA SINC

Los animales también se ven afectados por los desastres naturales

En búsqueda del perro más inteligente del planeta

Llegó la hora de asegurar a su animal de compañía

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.