Más allá de lo binario

Más allá de lo binario

Ni hombres ni mujeres; brecha entre géneros es más difusa y el activismo le apunta a la neutralidad.

María Montoya

Para la artista visual María Montoya, su obra es su medio de exploración de las infinitas posibilidades de género que le ofrecen el no binarismo y el ‘queer’.

Foto:

Cortesía María Montoya

Por: Pilar Bolívar
28 de junio 2020 , 10:24 p.m.

Si bien la RAE no aceptó palabras como ‘amigues’, ‘nosotres’ y ‘todxs’ las expresiones creadas por los jóvenes para viralizar la inclusión de género, actualmente este tema encuentra otras vías de expresión. “El problema está en confundir la gramática con el machismo”, aseguró en noviembre del 2018 el director de la Real Academia, Darío Villanueva, ante la solicitud de la vicepresidenta del Gobierno español de aquel entonces Carmen Calvo, de modificar el texto de la constitución (escrito en masculino), en aras de reflejar mayor equidad de género.

A pesar de la desaprobación, aún estos llamados ‘errores idiomáticos’ cuadriculan el entorno digital como el nuevo lenguaje de los jóvenes, activistas y constructores de una sociedad más incluyente y democrática. Tal ha sido el auge de las tendencias por la neutralidad de género que, a finales del 2019, Pinterest publicó su informe de los que serían los ‘trendy topics’ en las redes sociales durante el 2020, siendo el no binarismo el nuevo eje alrededor del cual giraría el movimiento del orgullo gay.

Desde un incremento en las búsquedas en redes sociales de nombres neutros, de ropa infantil unisex más allá del binomio tradicional azul o rosa, hasta carteles de educación inclusiva y cualquier tipo de herramienta digital que instruyan en la justicia y en la diversidad han sido algunos comportamientos que confirman las predicciones de la red social (que estos días se ha convertido en la fuente de inspiración, lugar de encuentro y biblioteca para sus millones de usuarios (gen Z), quienes a su vez son los nuevos réferis del mercado mundial).

De todos los grupos etarios, la generación Z es la que aspira a más opciones neutras. Por ejemplo, un 59 por ciento espera ver opciones de género neutro en los formularios, en comparación con un 40 por ciento de la generación del ‘baby-boom’ ”, explican Kim Parker, Nikky Graf y Ruth Igielnik, investigadoras de demografía y tendencias sociales del ‘think tank’ estadounidense Pew Research Center.

(Lea también: Luis Scafati, un ‘punk’ del dibujo suramericano)

Neutralidad, ‘al pelo’

Una de las categorías de búsqueda en los entornos digitales que creció significativamente en el 2019 –y que estos días de confinamiento adquirió mayor protagonismo– fueron los cortes de pelo de género neutro (su incremento fue del 625 por ciento en 2019, en Pinterest). Precisamente, el pelo como herramienta de diferenciación ha sido el cuello de botella que ha encontrado el no binarismo (y la diversidad de género en su conjunto) en su lucha democrática.

“Mi familia me dio la libertad de elegir y hacer. Crecí jugando con lo que quisiera y vistiendo como me sintiera; pero estudié en un colegio de monjas (una institucionalidad diferente a la de mi casa) y fue un gran choque”, cuenta María Montoya, una de las artistas ‘queer’ más reconocidas del país.

“A mis 13 años, en temas de género y de cuerpo, me marcó una experiencia particular: me corté el pelo muy muy corto y la rectora me apartó del grupo en el que estaba y me dijo: ‘Las mujeres que se cortan el pelo son hombres y este es un colegio para mujeres’. ¡Qué loco que las decisiones que uno toma con su propia apariencia, con algo que es tan propio, como su cuerpo, lo cataloguen!”, agrega la bogotana de 24 años, quien, a través de su obra ‘El Ivaginarium’, que comprende ‘perfomance’, fotografía, diseño textil, bordado y un diccionario con la terminología ‘queer’, que es un concepto más amplio del no binarismo.

Para Richard Tamayo, investigador de la Universidad del Rosario, “ ‘queer’ alude a la no existencia de una ley, regla o norma natural que estipule cómo debemos experimentar nuestra identidad, nuestros deseos, pasiones y placeres. Nuestra sociedad usa el sexo y el género como un sistema de control y vigilancia de las trayectorias vitales de las personas, en donde solo por el hecho de ser mujer estás obligada a vivir de cierto modo, desear a ciertas personas, expresarte con ciertas maneras, tener ciertas prácticas sexuales o gozar de cierto modo”.

La sociedad usa el sexo y el género como un sistema de control y vigilancia de las trayectorias vitales de las personas, solo por ser mujer estás obligada a vivir de cierto modo

Opciones fuera de la caja

El activismo por género, raza, etnia o cualquier ‘minoría’, sumado a las demandas de un mercado ávido de más opciones no binarias en productos, servicios, actividades cotidianas e, inclusive, grandes eventos (bodas con mujeres vestidas de esmoquin, por ejemplo) y decoración de espacios del hogar (cada vez son más los padres jóvenes que buscan opciones de colores neutros, inclusive negros, para el vestuario y el cuarto de sus hijos) demuestran que la neutralidad –o cualquier posibilidad de género– ganan aceptación.

En respuesta a un público exigente de diversidad, las grandes marcas se han unido a la avanzada de la no exclusión, sobre todo desde el 2015, cuando fue el turno del orgullo gay, como el manifiesto de la inclusión. Desde entonces, sellos de moda como Levi’s, Adidas, Nike y hasta H&M y el gigante Inditex lanzan cada mes de junio (mes del orgullo gay) sus colecciones ‘pride’ salpicadas del espectro del arcoíris.

Sin embargo, así como cada año la sigla LGBT agrega una nueva letra, incluyendo más posibilidades sexuales (ya vamos en LGBTIQIA+), fue necesario cambiar el paradigma y para el 2020, la neutralidad es el evangelio. Por ello, Mattel estrenó a finales del año pasado la línea Creatable World, compuesta por seis muñecos de diferentes colores, sin género específico y personalizables a través de diferentes opciones de pelo, accesorios, zapatos y vestuario para que los niños decidan con quién quieren jugar. Asimismo, el pronombre ‘they’ (ellos/ellas) fue incorporado oficialmente en el diccionario Merriam-Webtser de Estados Unidos para ser usado como singular y de género neutro.

(Lea también: Estudio resalta las series y películas LGBTQ+ de Netflix)

Curated By Girls

En 2016, en Berlín, la artista francesa Laetitia Duveau fundó la primera plataforma para artistas no binarios, Curated By Girls.

Foto:

Philippe Duval

El arte, una ventana

Para María Montoya, su obra ha sido su medio de expresión, de convocatoria y de exploración de sus propias posibilidades de orientación sexual. “Hablar desde mi vida y mis propias experiencias, este ha sido mi enfoque del arte. Mi obra responde a la pregunta quién soy y para qué estoy en este mundo, dentro de la cual aparece el tema del género y la exploración que he hecho al respecto desde que era una niña”, cuenta la artista visual de la Universidad Javeriana, quien, a través del ‘Ivaginarium’, reconstruye 24 años de exploración de su orientación sexual, en aras de resignificar las ofensas recibidas en el proceso.

(Lea también: Gardel e Infante, dos mitos ligados por tragedias aéreas)

“Creé siete personajes, representando a cada color del arcoíris y a cada faceta o género de María y las ofensas recibidas en cada una de ellas. Va dirigida a todas las personas que nos han dicho que somos raras, anormales, fenómenos, torcidas –eso traduce ‘queer’– por nuestra orientación sexual, por la manera que nos vestimos, por la forma como nos apropiamos del cuerpo, etc. A pesar de ser una obra tan íntima, muchos jóvenes se conectaron porque a muchos los han ofendido por su des-orientación sexual (en el caso de quienes no son hombres ni mujeres)”, agrega Montoya, quien –no obstante el impacto de su obra en la comunidad LGBTIQIA+ local– todavía carece del apoyo para publicar el primer diccionario ‘queer’ del país.

Por el impacto de las iniciativas artísticas que se viralizan a través de las redes sociales, las galerías virtuales feministas fueron el caldo de cultivo para plataformas digitales que le apuestan al arte independiente como el nuevo punto de encuentro de las ‘minorías’ sexuales.

Lo confirma la música y curadora de arte francesa Laetitia Duveau, fundadora de Curated By Girls, “un espacio seguro para las artistas y creadoras no representadas, de todo el mundo”, una galería de exhibición y apoyo ‘online’ en donde caben producciones pictóricas, musicales, fotográficas y plásticas, exclusivamente de artistas no binarios cuyo único requisito adicional es “que sean producciones honestas y desafíen las normas, al estilo ‘queer’, siendo este entendido como todo aquello que irrumpe el ‘statu quo’ y que rompe las reglas oficiales. Aunque fue usado en términos peyorativos, ahora ha sido reivindicado como una palabra más incluyente”, agrega la curadora en cuyas paredes virtuales cuelga obras de reconocidos artistas no binarios como el mexicano Nelson Morales, quien explora a través de la fotografía su propia identidad y la diversidad sexual de su país, en especial de la comunidad étnica Muxe del istmo de Oaxaca.

PILAR BOLÍVAR
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.