Secciones
Síguenos en:
Ya no somos ‘los del siglo pasado’
Pareja gay

Algunas de las revoluciones más importantes han ocurrido en la arena de los derechos de la población lgbti.

Foto:

iStock

Ya no somos ‘los del siglo pasado’

FOTO:

iStock

Este es el balance de las transformaciones en diferentes áreas tras las primeras décadas del siglo.

Impulsados por un bombardeo informativo, los 'millennials' experimentan la nostalgia temprana recurriendo a los recuerdos de la infancia como muleta emocional. “Con tantos episodios virales y tendencias digitales, la nostalgia ha evolucionado haciendo que este grupo extrañe el pasado de formas sentimentales similares”, dice Julia Curan, experta en futuro para la autoridad global de análisis y predicción de tendencias WGSN, quien resalta que en 2020 la cultura de las redes (memes, 'influencers' y 'slanguage') define los momentos de una era.

Y es que entre 1994 y 2000, la explosión de la burbuja de internet –el movimiento que aumentó las acciones de las empresas de tecnología de la información basadas en internet, o las puntocom– fue la gran transformación del cambio de siglo y el punto de ebullición de los cambios en el imaginario universal en ámbitos desde el sociopolítico hasta el gastronómico.

(Lea también: Paso a paso para crear su empresa a través de internet).

Realidad sintética

Hace 20 años, las actividades diarias no eran 'online'; el bombardeo de 'posts' e historias aspiracionales no existían ni en la mente de Mark Zuckerberg. “Ello nos ha llevado a pensar en la relación que tenemos con nuestras identidades en las plataformas digitales”, dice Curan, quien destaca el poder adquirido por los 'influencers' en la última década gracias a las transformaciones en la tecnología móvil, la cultura de internet y los hábitos de consumo.

De ahí el auge de influenciadores digitales como @lilmiquela, generada por ordenador e inteligencia artificial por Trevor Mcfedries y Sara DeCou en su estudio transmedia Brud. Su animación hiperrealista se hizo viral a sus supuestos 16 años, en el 2016, identificándose con los nacidos en el cambio de siglo y con los amantes de la transhumanización 'gamer'.

Lo más llamativo no son sus tres millones de seguidores en Instagram ni sus jugosos contratos con Prada, Loewe o Calvin Klein, como su adhesión a causas sociales como el #BlackLivesMatter y la defensa de los derechos de la comunidad LGBTIQ. Según la experta de WGSN, “hoy, las redes sociales dejan de lado el individualismo para priorizar las identidades colectivas, diseñadas para hablar de las agendas y los problemas contemporáneos”.

(De su interés: Así influyó la tecnología en los grandes cambios que dejó este 2020).

Diversidad e inclusión

Impulsadas por la desigualdad sistémica y las voces subrepresentadas, las iniciativas inclusivas nacieron con el cambio de perspectiva que hace 15 años empezó a tener la industria más estandarizada del planeta, la del glamur, con la bienvenida a las modelos fuera del molde –por tamaño, color de piel o edad– en las pasarelas de diseñadores como Jean Paul Gaultier, pionero en normalizar la estética que elogia la ‘fealdad’ de otros tiempos.

“La implementación de la diversidad en las estrategias comerciales ha evolucionado en la última década, desde la inclusión de parejas homosexuales en telenovelas en horario de máxima audiencia a movimientos como Black Lives Matter. Alejarse de las mentalidades centradas en Occidente e incorporar perspectivas diversas ayudará a las empresas a alinearse con el valor cambiante en los años venideros”, sostiene Curan.

Al trabajo en tenis ¿y piyama?

Antes era pesadilla recurrente: verse llegando a la oficina en toalla o en piyama. Desde hace cinco años, el culto a los tenis y a la ropa para estar en casa no solo se popularizó, sino que se tornó en evangelio más allá de los escenarios de relajación gracias a los 'sneakerheads' y los 'fitness lovers' –entusiastas del deporte que reviven la fiebre del aeróbic de 1980 sacando del gimnasio a la calle su pinta deportiva–, quienes cambiaron las carteras de mano ('it bag') por los tenis.

(Le recomendamos: La revolución de los ‘grandes’).

Las redes sociales se cuadricularon de sastres de tejidos livianos, elásticos y frescos –tomados de la ropa deportiva y la de dormir–, con tenis como los que usaban los papás hace 30 años y que, como tales, estaban fuera de las opciones de vestuario de los jóvenes de aquel entonces.

Los 'daddy sneakers' empezaron a pisar fuerte en 2017, aun con trajes nupciales, siendo la religión del estilo al paso de firmas como Balenciaga, que incrementó su poder conforme aumentó la altura de las suelas de sus zapatillas que evocan la estética del 'running' de 1990, cuando era imposible usar tenis con ropa formal, algo potenciado por la cuarentena y su 'stay home style', ropa de aire deportivo para trabajar en casa.

Sostenibilidad en la práctica

Capitán Planeta era el apodo para las personas que hablaban de conservación ambiental y reciclaje hace 20 años. Hoy hablar de compostaje, pacas digestoras, 'zero waste', compensar la huella de carbono y hasta usar ropa de segunda (gran tabú de los colombianos del siglo pasado) es marcar tendencia.

“A medida que las personas buscan reconectarse con la naturaleza, las empresas también deben comprender una nueva jerarquía de necesidades humanas y apoyar una relación más sostenible”, asegura Julia Curan, quien pronostica para los próximos años una perspectiva de consumo egocéntrico a ecocéntrico, enfatizando en el 'rewilding' o la técnica ecoturística de retiros en la selva para reconectarse con la naturaleza y permitirle a esta su recuperación.

(Además: 'Vivimos hiperconectados y eso permite que controlen nuestra mente').

De la cocina al laboratorio

Hablar de microbiota intestinal y de bacterias para fortalecer el sistema de defensas no era una tendencia hace 20 años; pero el desarrollo de la ciencia alimenticia fue el motor de innovaciones en sabores y técnicas de cocción, y el salvavidas para las personas con alergias, quienes hace dos décadas no tenían más opciones que jugar a la lotería de las dietas ‘de moda’ y que hoy tienen un amplio portafolio de opciones libres de alergenos.

“En los 2000 no imaginábamos la producción de proteínas para consumo humano en un laboratorio. Hoy, a través de procesos de biotecnología es posible la producción de proteína vegetal y animal a nivel celular (a nivel de laboratorio o experimental con reactores). Las técnicas no tienen aún aplicaciones industriales, pero abren la posibilidad de obtener proteína de alta calidad sin los impactos ambientales de la producción agrícola y pecuaria”, explica Santiago Aguilera, de Mondelez International.

Clictivismo o el activismo digital

Si bien la pandemia del covid-19 aceleró la participación social sin acudir a marchas, siendo el ciberespacio el nuevo ágora, el crecimiento de las redes sociales y sus identidades digitales en la segunda década del nuevo siglo marcó un hito sin precedentes para el activismo, con personas de todas las edades movilizándose en línea y fuera de línea para hacer oír su voz.

(Le puede interesar: El científico que denuncia el daño que las pantallas causan a niños).

“Al navegar por un período de agitación política y social surge una nueva generación de activistas con experiencia digital y empática con formas creativas de luchar por una representación equitativa”, dice Curan sobre el clictivismo, slacktivism o activismo online que aviva a los movimientos sociales en plataformas web o aplicaciones. “Desde TikTok hasta Animal Crossing, una nueva generación encuentra formas innovadoras de generar cambios”.

Ya no es superación personal

Hace 20 años hablar de salud mental, más que pecado, era vergüenza social. Hoy, gracias a las redes sociales y a los movimientos de inclusión, las personas han sacado del clóset a sus mentes ansiosas, obsesivas o depresivas.

La pandemia “ha generado estrés en la vida de la gente y más personas que nunca acuden a Pinterest para encontrar bienestar e ideas de autocuidado”, señala el informe Nuevas Prioridades de esta red social, que registró de febrero a mayo de 2020 el mayor número de búsquedas sobre meditación (+ 44 %), agradecimiento (+ 60 %) y positividad (+ 42 %).

Para la experta en futuro de WGSN, “la salud mental ha sido uno de los principales agentes de cambio en el concepto de bienestar en la última década, gracias a un enfoque en el 'mindfulness', la meditación y la ‘positividad tóxica’ –la presión para sentirse feliz incluso cuando las circunstancias no sean ideales–. El bienestar mental cobró impulso, dejando espacio para la resiliencia emocional, los tratamientos psicológicos y la autocompasión”.

(Le sugerimos: Las tres preguntas para lograr la felicidad).

Negocios: ética digital

Hoy, las estafas son ‘en 8 bits’, los atentados contra los gobiernos se basan en el 'hackeo' o robo de información confidencial e inclusive hay compañías especialistas en ciberseguridad, que anticipan el uso de la inteligencia artificial, el secuestro de datos contra las empresas más pequeñas y el 'phishing' asociado al coronavirus como las tendencias de ciberataques para 2021.

“La transformación digital provocada por el covid-19 llevó a modificar la forma en que las organizaciones hacen sus negocios”, dice David López, de Appgate. Por ello las empresas, además del teletrabajo y el crecimiento digital, se alinearon con las expectativas del cliente.

Para Curan, “a través de sus elecciones digitales, deben contribuir a la creación de una red ética global; por ejemplo, la responsabilidad digital corporativa (CDR) o el conjunto de reglas y estándares para garantizar que sus operaciones digitales son éticas y se alinean con las expectativas del cliente en cuanto a confianza, transparencia, inclusión y privacidad”.

PILAR BOLÍVAR
PARA EL TIEMPO
En Twitter: @lavidaentenis

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.