‘Un moldisco al colazón’ / Papás creativos

‘Un moldisco al colazón’ / Papás creativos

Julián sintió pánico después de morder a Jacobo porque pensó que su papá lo iba a castigar.

Familia

Julián sintió pánico después de morder a Jacobo, su hermanito, y no porque pensara en las represalias del pequeño de 4 años, sino porque pensó que su papá lo iba a castigar.

Foto:
Por: Fernando Escobar
22 de octubre 2018 , 11:23 p.m.

Julián sintió pánico después de morder a Jacobo, su hermanito, y no porque pensara en las represalias del pequeño de 4 años, sino porque pensó que su papá lo iba a castigar.

Cuando escuchó las llaves abriendo la puerta sintió que su corazoncito se le salía. “¡Mila lo que me hizo Julián!”, dijo Jacobo, mostrándole a su papá el antebrazo, en el que se veían las tenues marcas de cuatro dientes sobre la piel.

El papá, que no acababa de entrar, respiró hondo. “¿Por qué hiciste eso, Julián?”. “Es que Jacobo me cogió mi Batman sin permiso”.

Hubo un silencio largo. Eterno para Julián. “¿Cómo te parece lo que hiciste, Julián?”. El niño bajó la mirada. “Mal”, dijo. “Julián, ¿crees que te debes disculpar con Jacobo?”. “Perdón, Jacobo”, dijo Julián llorando.

“¿Lo vas a castigal?”, preguntó Jacobo. “Tu hermano se acaba de disculpar... ¿Lo vas a perdonar?”. Jacobo negó con la cabeza.

“Bueno –dijo el papá–, yo no voy a castigar a Julián... me parece que es suficiente castigo que su hermanito no esté dispuesto a perdonarlo, sobre todo sabiendo que cogió su Batman sin permiso”.

Jacobo se quedó en silencio. “Julián, quiero que vayas por la crema de caléndula y por el algodón que están en el mueble del baño”. Julián fue corriendo y trajo los dos encargos.

“Bueno, Julián, a partir de este momento, tú serás el enfermero de Jacobo y le harás la curación con caléndula todos los días hasta que ya esté bien del brazo. Tienes que hacerlo en la mañana cuando salga de bañarse, y por la noche; toma un algodón y hazlo con suavidad”. Julián lo hizo entre sollozos.

“Bien, ¿cómo te sientes de saber que estás ayudando a tu hermanito a sanar?”. “Mejor”. “Y tú, Jacobo, ¿crees que puedes perdonar a Julián por haberte mordido?”. Jacobo miró la mano de su hermano pasando el algodón por la herida. “Sí, sí puelo”.

“Bien, Julián, ya sabes lo que tienes que hacer y lo que no debes hacer, ¿verdad?”. “Sí, papi”. “Bueno, ahora dile a tu hermano que no volverás a morderlo; y tú, Jacobo, dile a Julián que le pedirás permiso antes de coger sus juguetes. Dénse la mano. Ahora, si me disculpan, voy a comer. ¿Quién quiere darle un mordisco a mi postre?”. “¡Yo!”, gritaron al tiempo.

FERNANDO ESCOBAR
Escritor y conferencista

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.