Diccionario básico del amor en los tiempos del ‘cero compromiso’

Diccionario básico del amor en los tiempos del ‘cero compromiso’

Conozca algunas de las formas más tóxicas de las relaciones de pareja en el mundo de hoy.

Relaciones de pareja

Muchas personas le confieren demasiado poder al otro y viven a la espera de cualquier migaja afectiva.

Foto:

123RF

Por: Sofía Beuchat- El Mercurio (Chile) - GDA
27 de enero 2018 , 11:25 p.m.

Era mayo del 2016, cuando Sean Penn y Charlize Theron, a un año de haber roto su relación, se encontraron en público para el estreno en Cannes del filme ‘The Last Face’. La prensa estaba atenta.

¿Por qué algo tan común como la confluencia de dos actores que han sido pareja llamó tanto la atención? Porque se decía que la actriz había desaparecido de la vida de Penn de un día para otro.

Los medios comenzaron a hablar entonces del fenómeno del ‘ghosting’: borrarse del mapa. En suma, volverse fantasma (‘ghost’, en inglés). Algo en lo que las redes sociales son las mejores cómplices: basta con bloquear en WhatsApp o Facebook al otro, a ese que pensaba que entre los dos había o se estaba gestando una relación, y listo. Quien lo hace se ahorra la lata de justificarse y se salva también de enfrentar lo incómodo que puede ser ver sufrir a quien se ilusionó. Mientras tanto, la mente del abandonado comienza a ser asaltada a toda hora por preguntas. La espiral de dudas lo deja mal parado para un nuevo romance.

“Hágase cargo de sus dificultades emocionales”, decía la psicóloga Eugenia Weinstein a esos que se retiran de improviso de una relación, situación que, según un estudio citado por ‘The Guardian’, ha vivido la mitad de los ingleses de ambos sexos que buscan citas en línea. “No se enrede en situaciones que después lo van a sobrepasar o en sentimientos de los cuales sabe de antemano que va a arrancar, y asuma que estaba menos disponible de lo que quiso e hizo creer”. A la víctima, la llamó a protegerse: “Si conoció a su enamorado en una web de citas, esté preparado para el ‘ghosting’ (...). No deje que su deseo de encontrar amor se vuelva ansiedad”.

Este tipo de vínculo tóxico entre parejas no da muestras de mejoría. Al revés: los expertos apuntan a que el escenario se complejiza cada vez más. Y esto se expresa a través de nuevos ‘ghosting’ que se han bautizado con nombres como ‘breadcrumbing’, ‘benching’ y ‘cushioning’. Se trata de fenómenos que se parecen al ‘ghosting’ y entre sí: el desapego y la desconsideración también están presentes, pero con matices.

Aunque el mundo de las redes sociales registra más términos de este tipo, estos tres anglicismos son los más comunes a la hora de describir las nuevas situaciones en el mundo de las citas. Y estas, según los expertos, hablan de una era en la que el compromiso afectivo es cada vez más esquivo.

Migajas de atención

El ‘breadcrumbing’ podría traducirse como “esparcir migajas de pan” y no es otra cosa que el viejo hábito de mantener el interés de alguien en uno dándole, cada cierto tiempo, alguna señal que mantenga viva la esperanza de un posible interés romántico o sexual, sin que llegue a concretarse nunca algún tipo de relación. Lo que antes se hacía con llamadas esporádica, con una conversación de tanto en tanto en torno a un café o con algo tan simple como mandar saludos a través de un conocido, hoy se potencia con las miles de herramientas que proveen las nuevas tecnologías: un ‘like’, un cómo estás a mitad de mañana, un mensaje de texto con una sutil coquetería. Todo ello seguido por un abrupto silencio que es interrumpido solo semanas o meses más tarde, por un “te vi muy linda en una foto”.

The Urban Dictionary –sitio web que recoge definiciones de palabras en inglés que no están en los diccionarios estándar– tiene una descripción un poco más acotada: el ‘breadcrumbing’, dice, “es el acto de enviar mensajes de texto coquetos, pero sin compromiso, con el fin de atraer un compañero sexual sin hacer mucho esfuerzo”.

Quien practica el ‘breadcrumbing’ no quiere ser olvidado. Es un juego en el que el interés no está en la persona, sino en mantenerse relevante para ella. Es comúnmente practicado por quienes han roto con una pareja y no cortan el lazo de manera definitiva, pero también por personas que simplemente disfrutan de sentirse foco de interés para otros. “A un nivel mayor, se da en personalidades autorreferentes, donde el otro es un objeto que me permite sentirme gratificado. Lo uso emocionalmente, probablemente porque existe una inseguridad potente como trasfondo”, comenta Claudia Rodríguez, psicóloga experta en parejas y académica de la Escuela de Psicología de la Universidad Diego Portales, de Chile.

El ‘breadcrumbing’ es, a fin de cuentas, una manipulación mucho peor que el ‘ghosting’: en ese caso, al menos queda claro que la relación ha terminado. Además, el ‘breadcrumbing’ puede tener un efecto de rebote indeseado: a veces, el otro reacciona a estas llamadas, seguidas por largos períodos de silencio, con inesperada y a veces obsesiva insistencia.

“Cuando uno ignora a otra persona, tenderá a comunicarse más debido a la falta de respuestas. A los seres humanos no nos gusta la incertidumbre. Por eso, cuando se ignora a alguien, esa persona puede tender a comunicarse más porque siente inseguridad debido a la falta de respuestas”, explica Sean Horan, profesor de comunicación en la Universidad de Texas y columnista de ‘Psychology Today’. Y agrega: “Recomendaría a la gente que sea abierta y honesta sobre su interés real con alguien. A nadie le gusta ser ninguneado”.

Los estudios dicen que la persona que es ignorada puede tender a comunicarse más porque siente inseguridad debido a la
falta de respuestas

Pero no es tan fácil. Con la mediación de redes y aplicaciones, agrega Claudia Rodríguez, la comunicación termina siendo tan difusa y ambigua, tan “llena de fantasías e idealizaciones”, que se abre el terreno para mostrar a la otra persona solo lo que se quiere.

En cuanto al ‘benching’, todo fanático del fútbol sabe lo que significa dejar a un jugador en la banca (‘bench’, en inglés): no está fuera del juego, pero tampoco participa. Simplemente espera a que lo llamen, a que los astros se alineen y pueda al fin poner sus pies en la cancha. Llevado al plano emocional, el ‘benching’ es “una reserva emocional: no te mueves hacia delante, no te mueves hacia atrás. Mantienes al otro al margen, y chequeas otras posibilidades”. Pero mientras la persona vitrinea constantemente en Tinder o sale con varias personas, el que está en la banca no sabe –aunque seguramente sospecha– que el objeto de su deseo lo considera únicamente como una persona “con potencial”, pero que no lo convence.

Pero el jugador que está en la banca no es completamente libre de jugar en otro equipo. En rigor podría, nada se lo impide, salvo un detalle: el compromiso emocional. Tiene con su entrenador un lazo que no suelta. Y así el que es objeto de ‘benching’ se mantiene ahí, esperando, sin involucrarse con otras personas con las que podría tener un mejor futuro.

“Se crea una ilusión que sale cara. Si deseo que algo ocurra con alguien y hay un ‘like’, lo puedo interpretar con más potencia de la que tiene”, explica la psicóloga Claudia Rodríguez. “Esto da mucha ansiedad y lo puedes pasar muy mal tratando de interpretar señales, quedándote pegado en algo que no va más allá”.

El as bajo la manga

Un ‘cushion’ o cojín tiene una función clara: atenuar, con su relleno de plumas, el impacto de un cuerpo que cae contra algo duro, como la madera de una cama. Por eso, en el plano del amor y las citas, se usa la palabra ‘cushioning’ cuando alguien está en una relación estable, pero en forma paralela flirtea con alguien “por si acaso”, a través de la privacidad que brinda un teléfono inteligente. El plan, más o menos consciente, es que el otro esté ahí, a mano y disponible, si la relación central se rompe. Que atenúe el golpe.

La sexualidad en línea suele ser el gancho más utilizado en una estrategia de ‘cushioning’, porque por lo general no hay consenso sobre si este tipo de encuentros, que ocurren solo a través del teléfono, constituyen o no una infidelidad.

“El formato –dice Daniel Halpern, académico de la Universidad Católica y del centro de pensamiento Tren Digital– se presta: el mundo en línea, desde el punto de vista sexual, ofrece una gran estimulación. En la vida real, el juego es más corto. Aquí la imaginación es más relevante y vas mostrando de a poco. Es algo muy atractivo, en un entorno donde es poco probable que te vaya mal. Y nadie sabe si en la vida fuera de línea te vas a sentir incómodo”, precisa.

En rigor, esto de desaparecerse, andar a dos bandas o mantener a alguien con apenas el suficiente oxígeno amoroso como para seguir respirando ilusiones es algo que se da desde que existen las relaciones. Pero hoy estas estrategias son más visibles y frecuentes gracias a las nuevas tecnologías. Al respecto, la terapeuta de parejas Susan Winter dijo a la revista ‘In Style’ que “tantas veces hay una pantalla mediando la comunicación que las interacciones son menos personales. Y como ya no son tan significativas, nuestra moral en torno a ellas se hace más laxa”.

Así, los límites se vuelven cada vez más difusos, lo cual aumenta el riesgo de expectativas no cumplidas. De ello no hay mejor ejemplo que otro término en boga: ‘situationship’, estar “en una situación” con alguien. Ni pareja ni amigo con derechos. Solo una situación. Más vago, imposible.

SOFÍA BEUCHAT
EL MERCURIO (Chile) - GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.