‘Pyt’, la palabra danesa que el mundo necesita

‘Pyt’, la palabra danesa que el mundo necesita

La ‘pytmanía’ es un universo en el cual las situaciones de la vida se aceptan sin más y sin estrés.

Expresiones

El ‘pyt’ se utiliza para expresar que uno acepta que una situación está fuera del propio control.

Foto:

iStock

Por: Juana Libedinsky - La Nación (Argentina)- GDA
29 de junio 2019 , 10:40 p.m.

Dinamarca suele encabezar los ‘rankings’ de las naciones más felices del mundo. Los especialistas están señalando ahora que la clave podría estar en la palabra 'pyt', sin traducción precisa a otro idioma pero que sería algo así como una variante positiva del ‘y bueno...’ o ‘qué se le va a hacer’. Y Estados Unidos está listo para la ‘pyt invasion’ en las escuelas, universidades y la vida cotidiana.

La gurú del ‘pyt’ en este momento es Marie Helweg-Larsen, profesora de Psicología del Dickinson College, en Pensilvania, donde lidera un centro de investigación que, desde hace años, se especializa en analizar “por qué la gente inteligente hace cosas tontas”.

Pocos meses atrás, aprovechando su condición de psicóloga danesa que trabaja en Estados Unidos, escribió en el sitio web The Conversation (una fuente de noticias y análisis escritos por la comunidad académica dirigidos a la sociedad en general) sobre el ‘pyt’, que salió votada como la palabra más popular en su país natal. Según explicó Larsen, el ‘pyt’ permite moderar los excesos en los que aun gente muy inteligente puede caer, por ejemplo, en su búsqueda de perfeccionismo.

Es, sencillamente, “la palabra danesa que el mundo necesita”, según tituló su artículo. Este fue inmediatamente reproducido por todo tipo de medios, desde los grandes diarios, como ‘The Washington Post’, hasta revistas tecnológicas como ‘Fast Company’ y sitios web ligeramente alternativos como ‘Bustle’ o las grandes cadenas como CNN. En sus titulares coincidían en señalar que se había encontrado “la solución al estrés de la sociedad”, la “respuesta para una vida feliz”, y esta primavera boreal parecería que nadie habla de otra cosa.

El momento para popularizar el ‘pyt’, claro, no podría haber sido más indicado. Durante los últimos tiempos, Estados Unidos se vio sumergido en la fiebre 'hygee', otra palabra danesa intraducible que describe una sensación de alegría confortable, acogedora y antimaterialista que fue un 'boom' en libros, artículos y series de TV que enseñaban a aplicarlo.

Pero, como explicaba la BBC –sí, los británicos también se han sumado a la ‘pytmanía’–, hay momentos en los que el bienestar que da el ‘hygee’ ya no funciona, y entonces sale al rescate el ‘pyt’.

Concretamente, el ‘pyt’ se utiliza para expresar que uno acepta que una situación está fuera del propio control, y que aunque se pueda estar molesto o frustrado por lo que está pasando, se toma la decisión de no gastar más energía pensando en ello. Uno se resigna y sigue adelante, idealmente buscando un plan B positivo: ¿está anunciado que habrá lluvia toda la semana de vacaciones en la playa?: ¡Pyt!, finalmente voy a leer entero Guerra y paz.

‘Pyt’ también se usa para apoyar a terceros: “ ‘¡Pyt!’ ¿Qué importa lo que digan los compañeros de trabajo respecto de que otro recibió la promoción que sabían que esperabas?”. Y para bajar la intensidad de una situación desafortunada:“¿se te cayó una botella de vino tinto sobre mi alfombra blanca nueva? ‘¡Pyt!’ ”.

‘Pyt’ en la escuela

En Dinamarca, el poder que se adjudica a esta palabra se aprovecha sistemáticamente. En los jardines de infantes y las escuelas primarias existe el botón ‘pyt’. En general, se trata de una tapa con la palabra ‘pyt’ escrita sobre ella, pegada a un cartón y ubicada de manera central en la clase. Se usa en las situaciones en que los niños pueden estar alterados. Por ejemplo, por no haber ganado en una carrera o porque otro niño les haya sacado su juguete favorito. Esencialmente sirve para enseñarles “que perder está OK, que es parte de la vida”, según la BBC.

Allí citan a Charlotte Sorensen, directora de una escuela de la península danesa de Jutlandia, quien dijo: “El botón ‘pyt’ es una genialidad. No funciona para todos los chicos, pero para algunos es fantástico. La acción física de apretar un botón parece ayudarlos a limpiar su visión y poder seguir adelante”.

Consultada por ‘La Nación’, Helweg-Larsen sostuvo: “Los niños en particular pueden beneficiarse de que se les recuerde que no deben luchar por el perfeccionismo y que no todo es –ni debe ser– perfecto”. Helweg-Larsen sostiene: “Estudios muestran que el perfeccionismo está relacionado con la preocupación y la depresión, y que, al mismo tiempo, la autocompasión y el apoyo social pueden ayudar a evitar que el perfeccionismo lleve a esos resultados negativos”.

Pero ¿sirve el ‘pyt’ para otras culturas? Esta redactora consultó a amigos y conocidos daneses que trabajan en Wall Street y con niños en las escuelas más exigentes de Manhattan. Se mostraron dudosos. “Aunque aquí ya se hayan introducido también temas como el ‘mindfulness’ o el yoga en el colegio o la vida laboral, la realidad es que necesitas la contención del sistema escandinavo para poder dar un paso al costado –resumieron–. En Nueva York, no solo todo es hipercompetitivo todo el tiempo, sino que se celebra a quien, aun en la adversidad, y cuando el sentido común quizá indicaría que es mala idea, no se lamenta y no se desvía de su objetivo”.

Uno no puede decir ‘pyt’ como respuesta a algo grave. Tampoco debe ser usado cuando se debe tomar responsabilidad, ni puede ser usado como una excusa para la inacción

Por otra parte, también se puede pensar qué ocurriría en el otro extremo, cuando socialmente la búsqueda del éxito o la responsabilidad individual de las acciones no es algo en lo que se pone tanto énfasis: si todo se vuelve ‘pyt’, entonces quizá ya nada es ‘pyt’.

Helweg-Larsen hace ciertas salvedades: “Uno no puede decir ‘pyt’ como respuesta a algo grave. Tampoco debe ser usado cuando se debe tomar responsabilidad, ni puede ser usado como una excusa para la inacción. Los daneses que enseñan psicología del bienestar han escrito sobre cómo aplicar ‘pyt’ a demasiados aspectos de la vida no es sano, en especial si hacen referencia a los valores o necesidades de base”, sostuvo.

Quizá la pregunta clave es cómo saber cuál es el momento indicado para actuar o no. Ya se ha escrito mucho al respecto. Quizá la frase más famosa sea la llamada plegaria de la serenidad, atribuida al teólogo estadounidense de origen alemán Reinhold Niebuhr y cuya versión más conocida dice: “Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia”. Y que se supone está basada en escritos similares de Epicteto a Friedrich Schiller, pasando por filósofos de la India del siglo VIII y varios más de distintos lugares del planeta. Pero cuando lo escandinavo está de moda, y trae connotaciones de equitativo y de avanzada, por supuesto que es mucho más corto y ‘cool’ decir, simplemente, ‘pyt’.

JUANA LIBEDINSKY
LA NACIÓN (Argentina)- GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.