La dura apuesta de las universidades por innovar

La dura apuesta de las universidades por innovar

Muchas instituciones le han sacado provecho a la emergencia con novedosas herramientas tecnológicas.

Universidad Javeriana

Universidad Javeriana

Foto:

Ana María García

Por: Mateo Chacón*
14 de junio 2020 , 12:47 a.m.

A pesar de estos tiempos difíciles que vive el país y el mundo, por cuenta de la pandemia del covid-19, las universidades colombianas han hecho gala de su creatividad para sobreponerse y proponer salidas a esta situación que muchos predecían como catastrófica para el sector, y así ofrecer la mejor experiencia a sus estudiantes. De hecho, la actual coyuntura las ha impulsado a crear nuevas formas de enseñanza, rompiendo, incluso, paradigmas.(Lea también: Así deben ser los laboratorios prácticos presenciales en universidades).

Un campus virtual que replica casi en su totalidad la experiencia de uno físico, un software especializado para simular con precisión una cirugía médica, llevar conectividad a todas las regiones del país y nuevos mecanismos de calificación son solo algunas de las innovaciones que han nacido en estos establecimientos educativos y que ya echaron a andar.

La pandemia ha afectado de una u otra manera a las 296 Instituciones de Educación Superior (IES) del país y obligado a sus más de 2’400.000 estudiantes, así como al personal administrativo y docente, a trabajar desde casa, tras la cancelación de clases presenciales por parte del Ministerio del ramo hace ya casi tres meses.

Un reciente estudio realizado por la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún) reveló que apenas el 31 % de los estudiantes se encuentra satisfecho con su proceso de aprendizaje durante el aislamiento. La misma investigación sugiere que entre los principales problemas identificados por los alumnos está su interacción con los docentes (38 %), así como la interacción en las clases por medio de plataformas tecnológicas, entre otras.

(Lea también: Uniminuto anuncia auxilios por $184 mil millones para estudiantes).

Entre los esfuerzos que hacen estas instituciones para reinventarse sobresale el de la Universidad del Rosario, con la creación de una plataforma que emula, casi a la perfección, la experiencia del campus. En un espacio virtual, los estudiantes acceden a toda la oferta de la institución: salones de clase, asesoría académica, oficinas administrativas, atención médica y psicológica, e incluso actividades de bienestar como deportes y grupos culturales.

De esta forma busca atender uno de los principales reclamos en contra del modelo de educación remota, que es el difícil acceso a toda la oferta institucional de una manera clara y rápida.

“En educación presencial lo que hace el estudiante día a día es ver su horario y dirigirse al salón 301, por ejemplo. En el micrositio se creó un salón 301 virtual al que el alumno puede entrar a la hora de su clase a través de un solo clic. Así sucede con todos los servicios”, explica la vicerrectora del Rosario, Stephanie Lavaux.

(Lea también: 35.000 aprendices del Sena se quedaron sin prácticas por la pandemia).

Pero esta no es la única estrategia lanzada para mejorar la experiencia de aprendizaje por medio de la educación virtual. Tal vez el mayor retraso en el calendario ha sido en el componente práctico de algunas carreras. El 34 % de los alumnos manifestó que no ha avanzado en estas asignaturas. Las carreras más afectadas han sido las relacionadas con las ciencias de la salud (Medicina, Enfermería, Odontología), ciencias (Química, Microbiología) e ingenierías (Ambiental, Civil).

Mientras el sector se prepara para realizar a mitad de año los laboratorios de manera presencial, hay casos como el de la Universidad Javeriana, donde los estudiantes de diferentes carreras han podido interactuar, desde sus casas, con novedosos programas especializados que replican la experiencia presencial, con exactitud.

Así lo explicó Luis Prieto, vicerrector académico del alma mater, quien señaló que estas herramientas se aplican en varios programas, con resultados satisfactorios: “Las facultades han avanzado en el desarrollo de procesos de innovación educativa transformando metodologías, utilizando simuladores del más alto nivel, ampliando el licenciamiento de software especializado, generando nuevo material digital y utilizando otro disponible para garantizar la continuidad de los proyectos de formación profesional”.

(Lea también: 'La Unad navega en sus aguas': rector sobre la educación virtual).

Gracias a esta innovación, miles de jóvenes han podido adelantar sus actividades de laboratorio, ya que solo hace falta tener acceso a un programa informático para adquirir conocimientos prácticos desde la casa. Esto podría evitarles desplazamientos al campus durante vacaciones de mitad de año.

La oferta académica

La llamada “nueva normalidad” ha sido entendida por las instituciones de educación superior como una oportunidad de ampliar su oferta académica con cursos y nuevos programas profesionales que atiendan a los desafíos actuales. Por ejemplo, la Universidad Sergio Arboleda ha sido pionera en la oferta de cursos gratuitos en online que abarcan temas como la preparación de docentes en el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), así como habilidades virtuales para desempeñar su labor de manera remota. También ha ofrecido charlas virtuales sin costo sobre salud mental y bienestar.

Además de los cursos en línea, la Javeriana anunció recientemente que para el segundo semestre del año lanzará varias carreras profesionales y posgrados enfocadas a atender los grandes desafíos derivados de la emergencia, tanto en lo relacionado con la ciencia y la salud como en la resolución de problemas sociales.

Entre las carreras anunciadas se encuentran los pregrados de Bioingeniería y Química Farmacéutica, así como maestrías en estudios críticos de las migraciones y educación para la innovación.

(Lea también: Persisten dudas en colegios privados sobre alternancia).

Otro ejemplo destacable es el de la Corporación Universitaria Iberoamericana, que se unió a la Red de Formación y Universidades del Grupo Planeta, en una alianza que dará a su comunidad académica la posibilidad de acceder a planes de doble titulación e intercambio internacional de docentes y estudiantes.

“Nos garantizará el acceso a tecnologías administrativas, financieras, académicas y pedagógicas de punta, así como la posibilidad de concretar proyectos de investigación conjuntos y de crear nuevas opciones de empleabilidad”, señaló Miguel Ricaurte Lombana, presidente de la Iberoamericana.

Preparando el regreso

La emergencia sanitaria tomó a todo el mundo por sorpresa, y el sector educativo no fue la excepción. Pese a eso, hay instituciones que se destacan porque su velocidad de reacción ante la emergencia ha sido considerable. Es así como, dos meses antes del retorno a las aulas, previsto para agosto, ya hay establecimientos con protocolos claros para llevar a cabo modelos híbridos que combinen la presencialidad con la educación remota.

Recientemente la Universidad de La Salle emitió este tipo de lineamientos, según explica Adriana López, vicerrectora administrativa: “se continuará garantizando la defensa de la vida y del desarrollo humano íntegra, promoviendo estrategias de clases virtuales y trabajo en casa, en la mayoría de los casos”.

(Lea también: Uniguajira evalúa matrícula cero para estudiantes el próximo semestre).

De esta forma, para guardar la distancia social, aulas diseñadas para 40 alumnos estarán habilitadas solo para ocho estudiantes, conservando una distancia de dos metros. En laboratorios en los que antes podían estar hasta 24 estudiantes, ahora se limitarán a seis.

Con estas ideas, y muchas más, las universidades han puesto en práctica un plan para renovarse pese a las adversidades. Un sector que reconoce su responsabilidad con el futuro del país y que no se ha quedado quieto, sino que, por el contrario, trabaja para ayudar a la formación y bienestar de su comunidad educativa.

Conectando a los estudiantes

Una de las principales razones por la que la virtualidad y los modelos remotos han tenido resistencia por parte de los alumnos es que muchos de ellos no cuentan con equipos de cómputo o actualmente viven en regiones apartadas, sin acceso a Internet.

Ante esta problemática, universidades de todo el país volcaron sus esfuerzos a la dotación de computadores, celulares y planes de datos móviles a quienes lo necesiten.

La lista de instituciones es larga, pero entre las más destacadas figura la Uniminuto, con la entrega de más de 1.600 equipos, así como de paquetes de datos móviles de hasta 15 GB para el siguiente semestre.

Otro caso destacable es la Universidad de Antioquia, que ya dio a su comunidad un total de 627 computadores tanto a manera de préstamo como donación.

MATEO CHACÓN
REDACCIÓN EDUCACIÓN
EL TIEMPO
dancha@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.