‘Usted no sabe quién soy yo’, el mal que nos aqueja como sociedad

‘Usted no sabe quién soy yo’, el mal que nos aqueja como sociedad

Expertos dicen que en Colombia está prevaleciendo la cultura del “yo importo más que el bien común”.

Usted no sabe quién soy yo

En los últimos años, estos casos se han popularizado y se hacen cada vez más evidentes gracias a las redes sociales.

Foto:

Archivo particular / EL TIEMPO

Por: Camilo Peña Castañeda
31 de agosto 2018 , 11:29 a.m.

“Soy de estrato cinco. Tengo la plata que usted no tiene. Yo hago lo que me da la gana. Yo soy rica, yo voté por Duque. Los ‘paracos’ son amigos míos. Yo vivo en este estrato y usted no”. Con estas palabras, una mujer en Medellín agredió a los trabajadores de un obra y protagonizando otro episodio de ‘usted no sabe quién soy yo’.

El caso se presentó en la Loma de Los Bernal, en el occidente de la capital de Antioquia, y se generó, aparentemente, porque los trabajadores le solicitaron a la mujer que transitara por el andén y no por la zona de construcción.

En los últimos años, estos casos se han popularizado y se hacen cada vez más evidentes gracias a las redes sociales, plataformas usadas por los ciudadanos para denunciar.

¿Por qué crecen estos casos? ¿Acaso nos creemos superiores a los demás? ¿Por qué se dan?

¿Por qué crecen estos casos? ¿Acaso nos creemos superiores a los demás? ¿Por qué se dan?

No es exagerado decir que ‘usted no sabe quién soy yo’ es un mal que nos aqueja como sociedad, señalan expertos, pues concluyen que los colombianos (y sin ánimo de generalizar) “se concentran en el tener y no en el ser”.

Así lo evidencia Óscar Millán, director de la facultad de psicología de la Universidad Pontificia Bolivariana Seccional de Palmira, asegurando que en “Colombia ha habido un cambio en la estructura de los valores. Los patrones de relacionamiento se han perdido. Si uno revisa las frases que se dicen en ‘usted no sabe quién soy yo’ hay elementos que tienen que ver con el desconocimiento y desligamiento hacia el otro. Por eso, cuando nos enfrentamos con otras personas, la tendencia es a mostrarles que somos mejores en el trabajo, en salario y en estatus social”.

El experto señala que ahora la cultura en Colombia se centra “en el tener y no en el ser” y ese, precisamente, “es el detonante de todos esos casos, en los que impera el demostrar”.

Ahora la cultura en Colombia se centra 'en el tener y no en el ser' y ese, precisamente, 'es el detonante de todos esos casos, en los que impera el demostrar'

Luis Guillermo Restrepo, docente de la facultad de educación de la Universidad Católica de Manizales, opina lo mismo, aunque, añade que esos hechos son una evidencia “de la obsesión que tienen las personas con sus egos”.

“Hay un problema social grave. Menospreciar al otro por su estrato social y por su condición económica, evidencia que la cultura viene cambiando. En los últimos 20 años, y sobre todo, en los más recientes, se ha radicalizado el tema de ‘yo importo más que el bien común’”, añadió Restrepo.

En Colombia tendemos a ser muy violentos por la historia que hemos vivido con el conflicto y el narcotráfico; y eso influye en nuestro comportamiento

Los expertos dicen que el caso de la mujer y los obreros en Medellín es un claro ejemplo de esa cultura, como otros tantos que se han visto. Aseguran que la mujer prefirió hacer un escándalo, que acatar las recomendaciones de los trabajadores.

Pero también hay quienes aducen a que este comportamiento es manifestación de poder. “La agresión verbal es manifestación de violencia y de querer aparentar ser mejor que la otra persona. Y no solo eso, tendemos a defendernos desde la superioridad”, indica Gabriela Vanegas, docente de psicología de la Universidad Antonio Nariño.

Los especialistas consultados concuerdan en que estos casos están arraigados a nuestra historia de violencia y narcotráfico.

“En Colombia tendemos a ser muy violentos por la historia que hemos vivido con el conflicto y el narcotráfico; y eso influye en nuestro comportamiento”, dice Vargas.
Millán, por su parte, indica que: “‘El usted no sabe quién soy yo’, también tiene que ver con la cultura del narcotráfico y de la trampa, algo que ha estado muy arraigado a nuestra sociedad. Si lo revisamos con exactitud, la cultura de la ilegalidad no respeta los derechos del otro”.

De hecho, dice que los actos de ‘usted no sabe quién soy yo’ se generan porque los modelos de autoridad han cambiado. “Antes, nuestras referencias de moralidad y ética eran nuestros padres, abuelos, tíos, incluso, el Gobierno y la Polícia. Ahora no es así. Las referencias somos nosotros mismos, de tener poder y ser mejor que el otro”, agregó.

Los expertos señalan que es necesario recuperar los valores y la formación éticos.
“La solución es educativa. Los hogares deben recuperar los valores para que se apliquen en todas las esferas de la sociedad y del Gobierno. También es importante que esos valores terminen de construirte en los colegios y universidades, de no ser así, se van a perder”, puntualizó Restrepo.

CAMILO PEÑA CASTAÑEDA
Redacción Educación / Vida
campen@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.