No quise ser racista; ¡fue un accidente!

No quise ser racista; ¡fue un accidente!

La marca de moda H&M fue señalada de racista y, según dijo, creó un equipo de inclusión.

Monkey in the jungle

La marca de ropa H&M promocionaba esta chaqueta que decía 'El mono más chévere de la jungla' con un niño negro como modelo.

Foto:

H&M

Por: Maru Lombardo
24 de enero 2018 , 05:40 p.m.

La industria de la moda rápida empezó el 2018 con su buena dosis de polémica. Cuando usuarios de redes sociales de todo el mundo denunciaron el pasado 8 de enero a la marca sueca H&M por una publicidad en su catálogo web de Europa en la que aparecía un niño afro con una chaqueta que tenía inscrita la frase ‘El mono más genial de la jungla’, la indignación virtual fue tal que a H&M le costó tiendas en Johannesburgo y Ciudad del Cabo (Sudáfrica), que fueron dañadas por grupos radicales de activistas, según informó el periódico The Guardian.

Gracias a la discusión, la oficina de comunicaciones de la marca aseguró que su campaña fue “un accidente” y anunció el 17 de enero que crearía equipo responsable de fomentar la inclusión social en sus campañas.

¿Por qué pasan estos incidentes?

Hace seis años, una campaña publicitaria de Donna Karan mostraba a la modelo brasilera Adriana Lima posando frente a dos hombres haitianos que formaban parte del fondo de la fotografía. El resultado terminó siendo interpretado como racista: como un blanco imponiéndose sobre la pobreza de la población haitiana.

Por otro lado, en diciembre del 2017, unos brazaletes que vendía American Eagle fueron denunciados en redes sociales por su aterrador parecido con grilletes de esclavos. La firma tuvo que dejar de venderlos.


“Este tipo de escándalos permiten pintar dos panoramas”, opina Vanessa Rosales, escritora especializada en historia y teoría de la moda. “Puede tratarse solamente de accidentes. En el caso de H&M, seguro no evaluó las implicaciones de su campaña, aunque en inglés a los niños se les suela decir ‘pequeños monos’ de manera afectiva”, asegura. No descarta una realidad social tajante. “Sin embargo, con todos los retrocesos de racismo y misoginia que hemos estado viendo de unos meses para acá, no hay que descartar la posibilidad de que haya sido una afirmación”, explica.

Los consumidores tenemos que pensar qué tan dispuestos estamos a intervenir en estos errores o si solo vamos a quejarnos en internet

La opinión pública considera que la situación de H&M no tuvo el propósito de hacer un daño específico a una comunidad, sino que está basada en una ignorancia general de quienes idean estas campañas. Se trata de no entender que llamar ‘mono’ a una persona afrodescendiente es ofensivo porque hasta el siglo XX muchos consideraban que eran inferiores, salvajes, poco civilizados.

Corrijo: como escribe Stacey Patton en un artículo sobre el tema en The Washington Post, todavía hay personas que piensan eso, y ese es el mayor problema.

¿Cómo pueden algunas marcas no prever estos impactos? Para Rocío Arias Hofman, periodista y coordinadora del ciclo de conferencias Moda 360, la ignorancia de la industria de la moda rápida se debe a la prioridad que tiene de producir todo rápido y en masa. “Desde los años 90, la industria tiene problemas de sostenibilidad en general. No puedan darse el lujo de que estos errores pasen, pero deben aprender de ellos”, opina.

¿Cómo evitar que sucedan?

La decisión que comunicó H&M de establecer un equipo de inclusión en su estructura de trabajo fue clave para que la polémica se aplacara: admitir el error y actuar en consecuencia.

En este sentido, sí es diferente esta situación de la de otras campañas que, como señala Vanessa Rosales, manejan una intención mucho más preocupante.


“Es diferente ponerle un saco que diga ‘mono genial’ a un niño, que es un problema de no entender qué significa eso, a lanzar una campaña en la que se muestren personas negras que, después de usar una crema, se vuelven blancas y, por lo tanto, ‘más bellas’”, explica, refiriéndose a la campaña de la marca Dove que generó esa controversia el año pasado.

¿La lección de esto? Para Martha Calad, consultora de moda, hay que ser muy efectivo en cómo se comunican las campañas de moda. “Es fundamental que la marca tenga un argumento claro y concreto para hacer este tipo de productos, que pueden ser polémicos, y tienen que comunicárselo directamente a los consumidores”, explica.

Finalmente, para Arias Hofman no se trata de dejar de tocar temas como el racismo desde la moda, sino de hacerlo de forma adecuada, en sintonía con la realidad social. Y este trabajo, según ella, no debería ser solo de las marcas: “Los consumidores tenemos que pensar qué tan dispuestos estamos a intervenir en estos errores o si solo vamos a quejarnos en internet”.

MARU LOMBARDO
EL TIEMPO - @puntoyseacabo

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.