Adivina el plural de maní, crisis, tijeras o espalda

Adivina el plural de maní, crisis, tijeras o espalda

Recordemos que el plural de tres es treses (3, 3, 3,), pero el de trece es treces (13, 13, 13)

En defensa del idioma

En defensa del idioma.

Foto:

123RF

Por: JAIRO VALDERRAMA V.
18 de febrero 2019 , 02:28 p.m.

Esas palabras que indican un número mayor a uno se designan como plurales, y su uso demanda algunos cuidados. Por lo regular y de acuerdo con las normas generales del español, los sustantivos (quizás los términos más frecuentes) se pluralizan añadiendo solo la letra ese si terminan en vocal, o una e y una ese si terminan en consonante: casa, casas; flor, flores; río, ríos; comunicación, comunicaciones.

Con respecto a esta regla, casi nadie comete desaciertos, excepto algunas personas provenientes de regiones en las que al vocalizar (por un arraigo cultural) omiten la letra ese al hablar, y a veces al escribir, y esto último sí es preocupante: “Te traje tre copa con sei sabore dijtinto de helado”. A veces, como se dijo en otra oportunidad, hasta funden unas palabras con otras: “¡Tacatrá!”, que, traduciendo al lento español del interior del país, quiere decir: “Está acá atrás”.

Pero volvamos a los plurales para aclarar por enésima vez, entre otras precisiones, que el llamado “corrector” del computador tampoco es fiable en estos casos, y para ello citamos algunos ejemplos. El plural de tres es treses (3, 3, 3,), pero el de trece es treces (13, 13, 13), y en ningún momento ese corrector indica un error. La misma prueba funciona con dos y doses (2, 2, 2), y doce y doces (12, 12, 12).

También son muchos los sustantivos que terminan en ese, pero resulta incorrecto pluralizarlos añadiéndoles una e y una ese. Allí están, por ejemplo, crisis, virus, análisis, etc. Ni se les ocurra, apreciados lectores, escribir crisises, viruses o análisises. Por supuesto, también el habla recurrente nos permite por intuición identificar este error. Este tipo de palabras se pluralizan solo con los artículos: la crisis o las crisis, el virus o los virus, un análisis o unos análisis.

Sin embargo, con las palabras monosílabas y agudas se mantiene la regla inicial: tos, toses; francés, franceses; inglés, ingleses; interés, intereses. En este paquete se incluyen los extranjerismos, que deben adoptar la naturaleza del español: pixel, píxeles; máster, másteres; pin, pines; interfaz, interfaces. Nótese que las palabras terminadas en zeta cambian esta por la letra ce al pluralizarse: pez, peces; voz, voces; veloz, veloces; lápiz, lápices.

Por otra parte, hay varios vocablos que pueden usarse en singular y en plural para indicar un solo objeto, como es el caso de tijera o tijeras, siendo más frecuente el segundo caso. O nariz y narices: “Cayó de frente y se golpeó las narices” (aunque sea una, se vale el uso plural). Y con el lío que han formado algunos hablantes y escribientes sin siquiera consultar en el Diccionario de la Real Academia Española, también aclaramos de una vez que el uso de espaldas (¡sí, así: en plural!) es correcto para indicar la parte posterior del cuerpo y también para aludir a las acciones ejecutadas a escondidas: “Recibió el golpe en las espaldas (o la espalda)”, “A espaldas del gerente, la secretaria tomó su cartera y salió de la oficina”. O el sonado caso del elefante que “entró a sus espaldas”.

Junto a estas, sumamos otras aplicaciones con la misma validez en plural que en singular: Gafas (“tráeme la gafa”, “tráeme las gafas”), pantalones (“¡qué pantalón tan elegante!”, “tus pantalones son de estilo deportivo”), tenazas (“aprieta con las tenazas”, “corta con la tenaza”), alicates (“di alicate o alicates”), bigote (“corta poco el bigote”, “empareja los bigotes”).

Desde otro ángulo, tomemos ahora las palabras boda, matrimonio o casamiento. Estas, en un tono más florido, bien pueden cambiarse por nupcias, que es su sinónimo, y siempre se usa así, en plural, aunque sea una sola boda.

Con alimentos como el maní o el ají, se pluralizan con manís o maníes, ajís o ajíes, así como los vocablos bisturí (bisturíes o bisturís), tabú (tabúes o tabús), entre otros más. No obstante, para algunos gentilicios se conserva un solo uso: israelí, israelíes; marroquí, marroquíes; hindú, hindúes.

Para finalizar, cito tres palabras que generan con frecuencia cierta confusión al pluralizarlas: espécimen, régimen y carácter. Estas modifican la sílaba en la que cae el acento cuando pasan al plural: especímenes, regímenes y caracteres.

Por eso, con vuestro permiso o con vuestros permisos.


JAIRO VALDERRAMA V.
Docente Universidad de La Sabana
jairo.valderrama@unisabana.edu.co

Lea más de En defensa del idioma

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.