Mujeres, sin cupo en la escuela del siglo XIX

Mujeres, sin cupo en la escuela del siglo XIX

Ni siquiera la independencia hizo posible que se formaran por fuera del ideal femenino de esa época.

Pantano de Vargas

En la Colonia, las mujeres recibían educación en los conventos.

Foto:

Héctor Fabio Zamora/ EL TIEMPO

Por: EL TIEMPO
25 de septiembre 2019 , 08:24 p.m.

Hasta bien entrado el siglo XIX, la educación de las mujeres se concentró en las labores que eran consideradas “propias de su sexo”, como tejer, bordar, rezar, interpretar algún instrumento y otras que estaban encaminadas a formar esposas y madres. Se les enseñaba a leer y a escribir y algunas nociones de aritmética para que pudieran administrar el hogar y dar una educación temprana a sus hijos.

En la Colonia, las mujeres recibían educación en los conventos. El monasterio de la Encarnación, fundado en 1591, fue el primero y único femenino en el Nuevo Reino hasta 1783, cuando se instaló en Santafé el colegio de las monjas de La Enseñanza, por iniciativa de Clemencia de Caicedo. Solo las hijas de las familias “importantes” podían acceder a esta educación.

La independencia no transformó la educación femenina. Se promulgaron leyes como la del 6 de agosto de 1821, que mandó abrir escuelas femeninas en los conventos, pero una parte de la sociedad se opuso y la Iglesia argumentó que no contaba con el dinero para hacerlo. En este contexto, la educación femenina, en el inicio del periodo republicano, se desarrolló gracias a entidades particulares y no a colegios o escuelas públicas.

Más adelante, en 1832, se fundó en Bogotá el Colegio de La Merced, primer colegio oficial femenino. En 1835 había 544 escuelas para la formación de varones, y solo 146 escuelas dedicadas a las mujeres, quienes solo podían educarse si sus familias estaban de acuerdo. Pocas lo estuvieron y prefirieron educarlas en el hogar.

PersonajesMaría Salomé Ladrón de Guevara - Defensora de la formación de niñas

Entre las jóvenes pobres cuántos ingenios no habrá que por falta de educación se quedan como diamantes en su brutalidad”. Abrió una casa de educación donde instruyó a las jóvenes pudientes de Bogotá. Tuvo la convicción de que la enseñanza debía cobijar a ambos sexos y argumentó que las jóvenes de bajos recursos también debían acceder. Pidió al gobierno recursos para garantizar su proyecto.

José Félix de Restrepo - El 'profe' de los revolucionarios

Es egoísmo criminal desear la libertad para nosotros y negarla para nuestros esclavos”. Abogado y naturalista católico, encontró en la docencia el medio para la transformación social. En el Colegio Seminario de Popayán formó a personajes como Caldas, Zea y José Hilario López en ciencias naturales y derecho. Promovió la libertad de vientres y ayudó en la estructuración de las primeras universidades.

Familia Triana - Los educadores de toda la vida

Dar a aprender una lección y limitarse a hacerla repetir, no es enseñar”. Los Triana fueron reconocidos en el siglo XIX por su impulso a la educación. José María Triana creó uno de los primeros colegios privados en 1827, con el método lancasteriano. Tanto él como su hijo, José Jerónimo, escribieron manuales escolares de enseñanza primaria. También aportaron a la formación de futuros profesores.

EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.