Más de 100.000 estudiantes afectados por retrasos en obras educativas

Más de 100.000 estudiantes afectados por retrasos en obras educativas

De 541 contratos entregados por el Mineducación, 375 se encuentran en estado crítico.

Salones de clase

El 69 por ciento de los proyectos están en riesgo medio-alto, según Mineducación.

Foto:

iStock

Por: Camilo Peña Castañeda
19 de julio 2019 , 11:03 a.m.

Desde hace tres años se adjudicaron 541 proyectos de infraestructura educativa (construcción y adecuación de aulas, laboratorios y bibliotecas, entre otros). No obstante, hoy apenas se han entregado 117, es decir, que de cada 10 obras dos están concluidas.

Una evaluación del Ministerio de Educación a la ejecución de los proyectos contratados revela que el 69 por ciento de estos –es decir, 320– están en riesgo alto y 55 en riesgo medio alto. Otro 10 por ciento (166) se encuentra en riesgo medio, o sea tienen un atraso menor al 10 por ciento, pero van avanzando y con seguimiento permanente de las interventorías.

Esta situación, de acuerdo con el Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa (FFIE), afecta a más de 100.000 estudiantes del territorio nacional. Las zonas con mayores incumplimientos de los contratistas son Antioquia y Valle del Cauca.

La ministra de Educación, María Victoria Angulo, le dijo a este diario que el actual gobierno encontró un adelanto global de las obras del 35 por ciento.

Los proyectos de infraestructura educativa cubren todo el territorio nacional y fueron adjudicados a nueve contratistas por un valor de 3,2 billones de pesos, recursos que aportaron el Gobierno Nacional, las gobernaciones y los municipios.

Para el Mineducación y el FFIE dos firmas son las más críticas: Mota-Engil y Germán Mora Insuasti. Precisamente, a estos consorcios les adjudicaron el mayor número de contratos. El primero recibió 248 proyectos; y el segundo, 87.

En estos dos casos, las interventorías solicitaron a la cartera de Educación la finalización anticipada por incumplimiento de 207 proyectos. Mota Engil no ha cedido ninguno, mientras que Insuasti cedió 65. Información entregada por el FFIE indica que Mota-Engil terminó 17 proyectos, mientras que Germán Mora Insuasti culminó 22.

"Cuando se hace infraestructura educativa –explica la ministra– hay tres líneas que causan demora: la primera es que la entidad territorial tiene algunos rezagos en temas de legalización de predios. La segunda son los inconvenientes encontrados en el tipo de terreno, es decir, cuando se inicia la obra y se dan cuenta de que la estructura requiere de otro tipo de intervención. Y la tercera son las demoras relacionadas con los contratistas, asociados a la mano de obra y a los recursos adecuados para cumplir". 

Cuando se hace infraestructura educativa, explica la ministra, hay tres líneas que causan demora

Frente a las responsabilidades sobre los retrasos en las obras, el FFIE señala al consorcio Mota-Engil por una supuesta "falta de capacidad técnica y financiera". Pero esta firma se defiende culpando al Fondo.

Pedro Bibi, representante del consorcio, advierte que "la posición, sustentada en abundante material probatorio, es que la responsabilidad de los retrasos es del FFIE, derivada, entre otros temas, de su gestión de pagos, que en nuestro concepto configura supuestos incumplimientos contractuales que conducen a un desequilibrio en el flujo de caja del proyecto". Bibi asegura, además, que la constructora tiene la capacidad técnica, administrativa y financiera para cumplir con lo pactado.

El contratista afirma que la solución para las demoras no es la cesión de contratos, como lo han pedido el Ministerio y el Fondo de Financiamiento. No obstante, asegura que ellos han estado prestos a que el FFIE les indique cuáles son los contratistas a los que se deben ceder los contratos, pero no han encontrado respuesta.

Por su parte, Adriana González, gerente del Fondo, indica que el dinero se desembolsa cuando la interventoría certifica que se ha cumplido con la totalidad del contrato. "Razón por la cual los recursos no se han desembolsado y están en una fiducia", agrega.

González explica que en total se han pagado a contratistas de obra e interventoría cerca de 928.000 millones de pesos y 2,3 billones reposan en la fiducia Alianza BBVA.

"Los demás contratos se desarrollan de acuerdo con la programación", indica González, quien insiste en que los contratos de Mota-Engil deben ser cedidos porque hay incumplimiento.

Ángel Pérez, experto en educación, advierte que poner al "Ministerio de Educación a construir edificios y salones es un error. Ellos están para elaborar políticas y hacer seguimiento (…). Quienes se deben encargar de las construcciones son las 96 entidades territoriales".

Lo que pasa, según Pérez, es que el "Gobierno concentró en tres o cuatro grandes contratistas casi toda la elaboración de colegios del país. De tal manera que si uno de esos contratistas queda mal, se genera un efecto terrible".

El Gobierno concentró en tres o cuatro grandes contratistas casi toda la elaboración de colegios del país. De tal manera que si uno de esos contratistas queda mal, se genera un efecto terrible

Para el experto, el problema radica en la centralización de los recursos. "Bogotá, Medellín y cualquier ciudad construían antes sus colegios. Todo era de manera descentralizada, pero eso cambió en la administración de Gina Parody. Eso hay que cambiarlo ahora, no lo puede seguir haciendo el Ministerio", concluye.

Departamentos afectados

Al 30 de junio, el número de proyectos con riesgo alto y muy alto de la empresa Mota Engil son 230 y los departamentos en los que tiene mayores dificultades son Antioquia, con 49 proyectos; Valle del Cauca, con 48; Caldas, con 26; Nariño, 19; y Risaralda, con 18.

En el caso de Antioquia, los retrasos en las obras de los colegios afectan al menos a 70.000 estudiantes, quienes deben recibir clases en sedes prestadas, hacinados o en medio de la incomodidad. De acuerdo con el secretario de Educación departamental, Néstor David Restrepo, en total 53 obras de infraestructura educativa aún no se han finalizado, muchos de ellos del consorcio.

Retrepo considera que la situación es crítica porque la gobernación, las alcaldías y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá ya habían hecho los desembolsos del dinero que les correspondía para estas construcciones. Inicialmente, el FFIE iba a aportar un 70 por ciento de los costos y los otros entes, un 30, lo que significa que el Ministerio ha destinado 182.000 millones de pesos y la administración departamental y los municipios, 134.000 millones.

"El pacto inicial de 70-30 fue variando de tal manera que hoy estamos en un 50-50; es decir, nos tocó sacar recursos de otras obras para este convenio. Nosotros hemos logrado entregar dos instituciones", aseguró el secretario.

Hemos tenido que reubicarlos en otras escuelas, por lo que se presenta hacinamiento. El Ministerio debería entregar las obras a la ingeniería caldense

En Cali, entre tanto, el Concejo mantiene la alerta que hizo en abril pasado, en cuanto a la dificultad para brindar calidad educativa a cerca de 15.000 estudiantes, debido a que más de 20 sedes educativas de las 91 que están en construcción y otras en arreglos no concluirán obras en este 2019.

Según una fuente del Concejo, lo que pasa en este caso es que el contratista no tiene capacidad financiera. Por ejemplo, las instituciones Evaristo García (con 464 estudiantes), José María Vivas Balcázar (1.184 estudiantes), Alfonso López Pumarejo (565 estudiantes), la sede Bienestar Social del plantel Cristóbal Colón y Santafé-Croydon (240 estudiantes) ni siquiera han avanzado en los trabajos.

Otro departamento donde las obras están en observación es Caldas. Allí, según su gobernador, Guido Echeverri, la situación es preocupante. El mandatario seccional dice que de 27 obras contratadas apenas se han culminado dos, lo que afecta aproximadamente a 12.000 niños.

"Hemos tenido que reubicarlos en otras escuelas, por lo que se presenta hacinamiento. El Ministerio debería entregar las obras a la ingeniería caldense (...). Hay que descentralizar los recursos", apunta Echeverri.

¿Cuándo se terminarán las obras inconclusas?

La ministra de Educación explica que se están adelantando todas las acciones necesarias para culminar los proyectos. 

¿Cómo encontró la cartera de Educación las obras contratadas?

Nosotros encontramos 12.421 aulas en proceso de construcción en el FFIE, de las cuales 5.222 estaban en proceso de diseño y 5.918 solo tenían un avance del 30 por ciento. El adelanto global era de un 35 por ciento. Los recursos fueron aprobados por entidades territoriales desde el año 2016 y cuando llegamos encontramos información dispersa.

¿Cómo evitar que los contratos se vuelvan a concentrar en uno o dos consorcios?

Justamente por el tipo de convocatoria que acabamos de activar por valor de 170.000 millones de pesos. La idea es que podamos acercarnos a la contratación pública para tener más elementos contractuales para incitar al contratista a que cumpla. Los contratos actuales son muy generales y la única cláusula que contempla es la terminación anticipada por incumplimiento.

¿Cuánto tiempo tomará terminar las obras que están retrasadas?

El atraso fue lo que nos entregó el gobierno anterior. A diciembre no vamos a alcanzar a quedar al día, pero esperamos que haya un horizonte en tiempo real.


CAMILO PEÑA CASTAÑEDA
REDACCIÓN EDUCACIÓN
campen@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.