¿Por qué los profesores se quejan de su sistema de salud?

¿Por qué los profesores se quejan de su sistema de salud?

Mientras los maestros alegan un pésimo servicio, operadores reclaman exceso en solicitud de citas.

Fecode

Concentracion de educadores frente al centro comercial Avenida Chile, en Bogotá.

Foto:

Carlos Ortega

Por: Camilo Peña Castañeda
09 de septiembre 2019 , 12:09 p.m.

La seguridad social de los educadores públicos siempre ha estado por fuera del sistema de salud y se configuró como régimen especial, es decir, no está sujeto a las EPS y tiene un presupuesto y cobertura diferentes. Lo mismo pasa con las Fuerzas Militares, la Policía y Ecopetrol. Pero en el caso particular de los docentes, la pregunta es sencilla: ¿funciona?

La respuesta tiene matices. Cada mes, los maestros de colegios públicos generan entre 2.000 y 2.500 quejas mensuales sobre la prestación del servicio, una cifra que para la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) refleja las fisuras de ese régimen especial, del que hacen parte 856.689 personas (entre profesores y sus familiares), a julio del 2019.

De hecho, los docentes, en busca de una mejor atención, han protestado durante años y denunciado demoras en las citas con especialistas y en la entrega de medicamentos. Incluso, ese fue el principal motivo para el paro nacional de los días 28 y 29 de agosto pasado, el cuarto en lo que va del 2019.

¿En dónde está el problema? ¿Falta presupuesto? Según María Victoria Angulo, ministra de Educación, el valor total de los actuales contratos con los operadores de salud asciende a un valor de 5,2 billones de pesos.

Una suma importante que sale de presupuesto nacional y que es entregado al Ministerio de Hacienda y termina en la Fiduprevisora, entidad que administra los recursos del magisterio para gestionar su sistema de salud, pensiones y cesantías a través del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio (Fomag).

Jaime Abril Morales, vicepresidente del Fomag, dice que además de esos recursos, “en salud, los profesores deben hacer un aporte. Por ejemplo, los pensionados dan el 12 por ciento de su mesada y el personal activo, el 4 por ciento”.

Nelson Alarcón, presidente de Fecode, aduce que las inconsistencias son generadas por la Fiduprevisora porque “no cumplen con la normatividad vigente (...). Desde hace casi cuatro años, esa entidad tiene una deuda superior a los 750.000 millones de pesos con los prestadores de la salud. Por esta razón, las dificultades crecen”.

Los problemas a los que se refiere el presidente de Fecode radican en que “los medicamentos deben ser entregados en un plazo máximo de uno o dos días, pero muchos prestadores duran hasta ocho días. Otro tema es el otorgamiento de las citas con especialistas. Hay términos específicos que dicen que se deben entregar en 20 días hábiles, pero hemos tenido casos en que se conceden cinco meses después. Tampoco nos autorizan procedimientos quirúrgicos”.

Citas y cirugías

La ministra Angulo le confirmó a EL TIEMPO dichas irregularidades. “Hemos detectado que no se entrega oportunamente la totalidad de los medicamentos formulados o no se realizan oportunamente los reembolsos. No se generan rápidamente las citas con especialistas (demoras de 3 o 6 seis meses). Y también evidenciamos demoras en la programación de cirugías”, explica.

La jefa de la cartera dice que estas dificultades se presentan en todo el país, con excepción de los departamentos de Caquetá y Putumayo, que son los más responsables en la entrega completa de medicamentos y la atención prioritaria de urgencias.

“Sin embargo, es importante advertir que en algunas regiones se presentan con mayor frecuencia situaciones particulares por la falta de especialistas y disponibilidad de suministro de medicamentos, circunstancias derivadas de la escasa oferta de estos servicios y que afectan no solo la prestación del servicio de salud del magisterio, sino de todo el sistema de salud del país”, reflexiona Angulo.

Adicional a esto, la Contraloría halló inconsistencias fiscales por más de 63.000 millones de pesos en el Fomag, y, además, determinó que no ve viable su sostenibilidad pues presenta un patrimonio negativo, debido a las pérdidas por más de 4,2 billones de pesos. “La Fiduprevisora dilata los procesos y eso genera una sanción por mora. Hoy se está creando una situación de déficit en nuestro fondo”, advierte Alarcón.


Contratos sin liquidar

Ante estas denuncias, el vicepresidente del Fomag explica que actualmente hay solo cinco contratos –firmados entre 2012 y 2017– sin liquidar, debido a que son procesos muy complejos.

“Por ejemplo, tenemos que depurar la base de datos de afiliados. Eso significa revisar si la población entre 2012 y 2017 falleció o sigue viva. Debemos establecer si hubo gente que estuvo multiafiliada durante esos cinco años, entre otros temas complejos”, señala Abril.

En este punto, la ministra de Educación afirma que, según los operadores, las deficiencias en el servicio obedecen a la falta de liquidación y pago de los anteriores contratos de salud.

“No podemos aceptar ese argumento de los operadores –dice Abril–. No existe desequilibrio económico y hay flujo de recursos como en ningún otro sector de salud porque pagamos en menos de 30 días (...). Además, entiendo que a los operadores que se les adjudicó el contrato acreditaron condiciones financieras”.

Citas médicas

Sobre las demoras en la solicitud de citas, los operadores afirman que deben ceñirse a un contrato, por lo que en ocasiones no se pueden atender la totalidad de los requerimientos de los profesores.

“En términos de citas, no somos ajenos a la deficiencia de especialistas que hay en el país (…). Mientras en un régimen normal un paciente pide en medicina especializada dos consultas al año, en el régimen de nosotros la media está en tres mensuales. Es monstruoso y revienta cualquier cosa. Mientras un paciente en medicina general en la EPS pide una consulta cada seis meses, en nuestro sistema son dos o tres mensuales”, expone el director de un operador de servicios médicos quien prefirió reservar su nombre.

Agrega que ese fenómeno se debe a que en el régimen de los docentes no existe la cuota moderadora, un mecanismo del régimen contributivo que obliga a los pacientes a pagar un dinero por consulta. “No existe la conciencia de la regulación, y si no se logra, lo que va a pasar es el colapso de ese sistema de salud”, advierte.

“Ellos creen que como son un sector específico debemos atenderlos de manera ilimitada y en el menor tiempo posible”, relata el director.

En cuanto a la demora en la entrega de los medicamentos, este director argumenta que no están obligados a entregar fármacos comerciales y menos sin registro del Invima. “Acá entramos en los primeros choques (…). Algunos docentes van a citas particulares y esos médicos les recetan fórmulas comerciales. Cuando ellos llegan, les damos medicamentos en denominación común internacional, es decir, genéricos”, agrega.

Nosotros no somos una EPS. El contratante nos dice: esta es la lista de operación de salud, entregue y supla servicios frente a este tema

Al igual que sucede en el régimen contributivo, el directivo señala que es obligación entregar medicamentos con registro Invima. “Si un docente nos solicita un fármaco sin ese requisito, no estamos en la necesidad de entregarlo”, sostiene.

El contrato de la Fiduprevisora con los operadores también excluye los tratamientos de infertilidad, estéticos o cosméticos, los procedimientos quirúrgicos realizados en el exterior, entre otros.

“Nosotros no somos una EPS. El contratante nos dice: esta es la lista de operación de salud, entregue y supla servicios frente a este tema. Que se queda corto frente a las necesidades de los docentes, no vamos a decir sí o no”, sostiene el director.

En cuanto a la entrega de recursos, la Fiduprevisora sostiene que se está cumpliendo con los pagos a los operadores, mientras que ellos dicen que “no fluye como dice el contrato, sino que es demorada. Por pliegos, nos deben pagar los primeros días del mes. Pero en agosto, por ejemplo, nos entraron los recursos el 28”. En este tema, Abril dice que la Fiduprevisora está al día con los contratos desde diciembre del año pasado. “La obligación contractual dice que los primeros 15 días del mes debemos pagarles a los operadores en las regiones, y los estamos haciendo. Hoy no hay un rezago de más de 15 o 20 días”.

Para el funcionario del Fomag, la oportunidad del pago depende de “la velocidad con que los operadores radiquen las facturas”.

Entre tanto, la ministra de Educación informó que la Fiduprevisora, con la información suministrada por las auditorías, iniciará procesos sancionatorios a los prestadores del servicio de salud.

Algunos testimonios

José Noguera, un profesor pensionado y quien trabajó en el Distrito durante 15 años, cuenta que tuvo que instaurar una tutela para que un especialista lo atendiera. "Hace dos años me realizaron una lobotomía del pulmón izquierdo y desde entonces debo tener controles con especialistas en neumología y oncología. En marzo de este año, mi oncólogo me ordenó un examen de medicina nuclear para determinar la causa de un engrosamiento de la pleura pulmonar. Sin embargo, aunque quedaron de llamarme para avisarme el día de la cita, nunca lo hicieron", relata el docente.

Carlos Ramírez, otro profesor, dice que su esposa, quién se encuentra en situación de discapacidad debido a secuelas de un accidente cerebrovascular, requiere de un chequeo constante con especialistas en hematología y neurología. "Sin embargo, conseguir estas citas es muy difícil porque no hay agenda y toca esperar hasta 20 días para agendarla", denuncia.

Ángel Pérez

Ángel Pérez, experto en educación

Foto:

Cortesía Ángel Pérez

Tres Preguntas a: Ángel Pérez, experto en educación

¿Cómo se podrían resolver los problemas del sistema de salud de los profesores?

Eliminando a los intermediarios que se presentan a las licitaciones para administrar los servicios de salud de los docentes en las regiones, sin experiencia y con escasos recursos técnicos, tecnológicos y dotacionales de salud. Ellos se quedan con una parte de los recursos y no lo hacen bien. En el caso de no lograr su eliminación, se requiere crear incentivos para que entidades como las cajas de compensación (Compensar, Cafam y Colsubsidio), con experiencia y conocimiento del sector, actúen como administradores de los servicios de salud para los docentes.

¿Considera que los maestros se deberían salir del régimen especial e ingresar al sistema de salud normal?

Estoy de acuerdo con acabar los regímenes especiales para la prestación de servicios de salud. Estos dividen los intereses de la sociedad y cada uno lucha por su partecita. Hay que mirar ejemplos exitosos. En otros países, como Canadá, la salud y la educación son un punto de encuentro y de unión de esas sociedades que funciona como un sistema único y público, que se administra con eficiencia y sin corrupción.

¿La Fiduprevisora es una entidad óptima para administrar los recursos de los maestros?

La Fiduprevisora tiene una institucionalidad construida durante muchos años que puede ser útil. Se requiere con urgencia repensar y mejorar su administración. Acá, también se requiere que la Supersalud actúe en los procesos de planeación de los servicios de salud de los docentes.

CAMILO PEÑA CASTAÑEDA
REDACCIÓN VIDA
EL TIEMPO
En Twitter: @penacamilo

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.