La tecnología, una maestra / De tu lado con Alex

La tecnología, una maestra / De tu lado con Alex

Más allá de hacernos inteligentes o mejor informados, nos enseña algo que no nos hemos percatado.

Insomnio tecnológico

El celular revolucionó la manera como interactuamos con el mundo entero.

Foto:

123RF

Por: Alexandra Pumarejo
14 de agosto 2018 , 11:24 p.m.

Creo que nadie discutiría que la tecnología nos ha facilitado sustancialmente la vida.

Ahora podemos tomar fotos y videos de cada viaje o cada sonrisa de nuestros seres queridos sin cargar con un mamotreto de cámara. Podemos ver a nuestros abuelos envejecer o a nuestros sobrinos crecer por Facetime o Skype, así vivamos a millones de millas separados.

Twitter nos mantiene actualizados sin la necesidad de comprar todos los periódicos del mundo. Facebook nos acerca a los amigos del pasado que pensábamos jamás íbamos a volver a ver, al igual que nos mantiene dateados de la vida erótico-sentimental de nuestros conocidos y hasta desconocidos. Hay aplicaciones para perder peso, para mejorar la memoria, para meditar, para monitorear los bebés en la barriga, para levantar novio y hasta para ser infiel. Hay una aplicación para cada deseo, cada antojo, duda o aflicción. La tecnología cada día revoluciona nuestras vidas de maneras inesperadas. Netflix cambió la manera como vemos televisión.

El celular revolucionó la manera como interactuamos con el mundo entero. Google maps, Waze o cualquier otra variación como estas nos evitan perdernos cuando viajamos al exterior o incluso navegando por nuestra propia ciudad. Ya nuestros hijos prefieren comer con el computador enfrente, porque este no les hace preguntas difíciles de sus amigos ni sobre sus futuros. Pero yo diría que lo más importante que nos está enseñando la tecnología es algo que la mayoría no nos hemos percatado.

En la medida en que esta va avanzando, más nos enfurece y nos desespera tener que esperar o estar desconectados. Mantener la paciencia en este mundo tecnológico que supuestamente nos debe dar todas las respuestas y soluciones a nuestra exacta medida es una virtud que muy pocos poseemos.

No tener internet en la casa es una tragedia de proporciones abismales; no poder postear nuestro minuto a minuto en Instagram porque no nos funciona el wifi es causal de perder la cordura; no tener acceso al correo 24 horas al día saca de quicio hasta al jefe más dulce. No poder ver las fotos de las vacaciones de nuestros amigos en tiempo real nos puede amargar exponencialmente las nuestras.

Sinceramente, pienso que más allá de hacernos más inteligentes, mejor informados o permanentemente conectados, la tecnología es una maestra. Nos está enseñando que nos puede facilitar la vida, pero no nos puede remplazar vivirla. Nos puede acercar a nuestros seres queridos, pero jamás remplazara el amor. A pesar de agilizar todos los procedimientos, el día seguirá teniendo las mismas horas. Y aunque trate de enseñarnos tantas cosas, si no aprendemos paciencia obtendremos más conocimientos pero seremos cada día menos sabios.

ALEXANDRA PUMAREJO@detuladoconalex

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.