Sexo en el colegio: ¿un tema que necesita regulación?

Sexo en el colegio: ¿un tema que necesita regulación?

El debate a propósito del caso de los dos estudiantes que habrían sido expulsados por esa conducta.

Colegios colombianos sí pueden prohibir el sexo en aulasColegios colombianos sí pueden prohibir el sexo en aulas
colegio

123RF

Por: Vida
12 de septiembre 2018 , 09:55 p.m.

Tener sexo dentro de las instalaciones de un colegio no puede ser motivo de expulsión. Este fue el pronunciamiento de la Corte Constitucional sobre el caso de dos estudiantes de una institución militar, quienes fueron así sancionados, luego de que las directivas del colegio encontraran un video que probaba aquella conducta.

Para el alto tribunal, la expulsión es una sanción desproporcionada teniendo en cuenta que ese comportamiento, si bien puede ser reprochado por manuales de convivencia, hace parte de la esfera íntima de las personas y no afecta a terceros.

La Corte ordenó a la institución reintegrar a los estudiantes y reiniciar el proceso disciplinario en su contra, pero respetando sus garantías y vinculando a sus familias, asesores en psicología y trabajo social.

El tema ha suscitado una discusión sobre las regulaciones y límites de colegios y estudiantes. Para Fernando Vita, rector del colegio Leonardo Da Vinci y representante de Uncoli (Unión de Colegios Internacionales), “la sexualidad hace parte del ser humano y de su privacidad; cada quien debe llevarla de manera individual”.

El educador opina que los manuales de convivencia de los colegios tienen en cuenta temas relacionados con el manejo diario de una comunidad, “pero bajo ningún motivo se entran a tocar cosas que están por encima de la ley y cosas que entren en la esfera del desarrollo persona, que pertenecen a la intimidad. Esto no debe estar regulado por un manual de convivencia”.

Sin embargo, considera que “a los muchachos debemos enseñarles a que tomen decisiones inteligentes. Uno no puede decir si está bien o mal si tienen relaciones sexuales en uno u otro sitio. Cada ser debe escoger en qué momento la sexualidad lo lleva hacia adelante. Pero definitivamente, un aula de clase no es el lugar adecuado. Pero esto no debería convertirse en un debate académico, no es un debate académico”.

Violación de derechos y salud mental

El psiquiatra infantil Álvaro Franco considera que el fallo es muy apropiado porque, según él, la institución educativa “lo hizo todo mal” y es la principal responsable de la violación del derecho a la intimidad. Y aunque aclara que el encuentro sexual entre los dos estudiantes pudo tratarse de un acto inapropiado dentro de la institución educativa, correspondía a un acto íntimo que debió haber sido respetado.

Franco también cree que el colegio actuó de manera equivocada al expulsar a los estudiantes en lugar de emplear una estrategia pedagógica correctiva con los estudiantes, enfocada en la formación en valores: en este caso, los valores de la intimidad y el respeto. Dos conceptos que, según el experto, se deben inculcar desde las más tempranas edades para que los niños entiendan que la sexualidad es un acto íntimo.

Uno no puede decir si está bien o mal si tienen relaciones sexuales en uno u otro sitio. Pero definitivamente, un aula de clase no es el lugar adecuado.

Para Claudia Sandoval, psicóloga clínica y miembro del Grupo Opciones -una organización que trabaja en la prevención y el abordaje terapéutico de víctimas de violencia sexual- las familias, los jóvenes y la institución deben estar articulados en el manejo de esta situación. Los adolescentes necesitan orientación: “Esta es una oportunidad de aprendizaje. Es necesario conversar con ellos sobre cuáles son las implicaciones de su sexualidad, hay preguntarles cómo se están cuidando, qué expectativas tienen y qué saben sobre tener una sexualidad protegida, responsable”.

Ahora que los estudiantes se reintegrarán en el centro educativo, es clave tener una discusión abierta con sus compañeros, teniendo en cuenta que existió (o existe) una grabación. Según Franco, es muy probable que estos estudiantes puedan ser objeto de matoneo escolar y desprestigio, por lo que es fundamental enfocarse en la reparación del daño y en una intervención en la salud mental entre los estudiantes.

Según Franco, el colegio debe ser el responsable de reparar los daños: “Debe pedir excusas porque fue el que les violó el derecho a la intimidad, al respeto y a la educación. Debe reparar en cuanto a los gastos de tratamientos psicológicos que requieran los estudiantes por los daños que sufrieron y debe reflexionar sobre cómo debe actuar frente a estas situaciones”, explica.

Sandoval insiste en la importancia de trabajar con todo el grupo: “(el video) es una manera de vulnerar su intimidad, de maltrato emocional. Por lo tanto, cualquier información que haya debe eliminarse. Esto debe estar claro: no puede permitirse que esta información se comparta porque puede generar un efecto emocional terrible en la pareja. Todos deben tener la responsabilidad de que esta información no se debe pedir ni compartir”.

La experta considera que esto es una experiencia para el colegio para preguntarse qué falta meter en el manual de convivencia. Situaciones como estas deberían estar claras y suficientemente difundidas entre la comunidad educativa.

VIDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.