El ‘boom’ de los espacios colaborativos en Bogotá

El ‘boom’ de los espacios colaborativos en Bogotá

El ‘coworking’ toma fuerza en la ciudad y ha transformado las dinámicas de trabajo en las empresas.

Edificio de We Work

El nuevo edificio de We Work en Bogotá, ubicado en la calle 81 con carrera 11, norte de la ciudad, cuenta con oficinas privadas, cocinas y una terraza.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Por: David Alejandro López Bermúdez
27 de octubre 2018 , 10:45 p.m.

Imagine que pudiera transformar su oficina, ¿qué haría? Si también piensa en espacios al estilo Google o en su casa, tenga en cuenta que ya puede asistir a este tipo de lugares en Bogotá.

La definición de comodidad puede ser algo relativo. Para algunos, el diseño del espacio de trabajo es fundamental, mientras que para otros, la flexibilidad en los horarios es más importante.

Lo cierto es que la forma de trabajar ha cambiado en los últimos años.

De hecho, el esquema tradicional de trabajar ocho horas diarias y descansar los fines de semana, o diseñar las oficinas con cubículos modulares individuales que no superan los diez metros, ha cambiado y le ha dado paso al mobiliario ergonómico, los espacios abiertos y las zonas de descanso.

En estos lugares, el ‘coworking’ (cotrabajo) ha sido la hoja de ruta para estructurar modelos de negocio en la ciudad que les permiten a las personas compartir espacios mientras trabajan. En Bogotá hay 53 sitios de este tipo, de los 122 que hay en Colombia según el portal web CoWorker, una plataforma que conecta a personas y espacios de trabajo colaborativo en 157 países.

La revista ‘Deskmag’, especializada en ‘coworking’, señala que se ha incrementado el número de los espacios colaborativos en el mundo: en el 2011 había 1.130 y en el 2017, 13.800. Además, la encuesta global de ‘coworking’ 2018 concluye que ha aumentado el número de oficinas privadas dentro de estos sitios y se han introducido nuevas áreas para tomar bebidas, como los ‘cofee spaces’.

Aunque se ha popularizado la idea de que el ‘coworking’ es un modelo exclusivo de la nueva generación o de los emprendedores, varias empresas y multinacionales han optado por cambiarse a esta forma de trabajo. “Colombia es uno de los líderes en la región en temas de innovación, transformación digital y emprendimientos TIC. Estás tres verticales se apoyan en el ‘networking’ y en el desarrollo de proyectos que se alojan en espacios coworking”, explica Edward Ramírez, fundador de la aceleradora de emprendimientos Partners for Startups.

A la ciudad han llegado empresas internacionales para estructurar este modelo, como We Work, que tiene cuatro oficinas en el país (tres en Bogotá y una en Medellín). Aunque sus servicios no solo se basan en el ‘coworking’ porque también alquilan salas de juntas y oficinas privadas, han creado un concepto en el que relacionan la idiosincrasia con el espacio. “En Colombia nos gusta sentirnos parte de una comunidad, por lo que para nosotros es importante brindar las condiciones para que las personas interactúen entre ellas”, indica Mauricio Ucrós, gerente de asuntos públicos para We Work Colombia.

También, Spaces, una compañía nacida en Ámsterdam en el 2008 y que hace parte de International Workplace Group (IWP), abrió sus puertas en la ciudad para llevar su idea de espacios colaborativos, basada en la redefinición de los estilos de vida. “Nuestro sello diferenciador se basa en una cultura que va más allá de la logística empresarial, con el objetivo de crear una comunidad de personas interesantes que se dedica a cosas fascinantes”, indica Érica Zapata, jefe de operaciones de ‘marketing’ para Latinoamérica de Spaces.

Estos lugares les permiten a las compañías estructurar su modelo de negocio con alianzas que facilitan la interacción con otras organizaciones, como Another Company, empresa que crea estrategias de relaciones públicas y cuyas sedes quedan en varios We Work en el mundo, entre ellos Bogotá. “El espacio es un concepto diferente. Allí hemos podido conocer más personas y hacer ‘networking’ ”, dice Yandra Orsini, ejecutiva de cuenta sénior de la empresa.

También se han estructurado emprendimientos colombianos basados en el ‘coworking’. Por ejemplo, Lab1, un laboratorio de innovación en el barrio la Soledad que tiene un espacio destinado al trabajo colaborativo a manera de un ‘café de negocios’. De igual forma, está El Nido, un nuevo espacio del norte de la ciudad cuyo modelo de negocio está basado en el mutualismo, es decir, una asociación de varias ‘startups’. Hace un año y cuatro meses, Fabrizio González, el gerente, optó por “abrir las puertas” de este lugar, y el asunto funciona cada vez mejor.

¿Qué es el ‘coworking’?

El ‘coworking’ (cotrabajo) es una forma de trabajar entre empleados, emprendimientos y compañías, compartiendo el mismo espacio. Este concepto empezó a tomar fuerza en 1995, cuando se fundó la C-base en Berlín, una red de personas que discuten sobre temas de datos, 'software' y 'hardware'. Este es considerado un antecedente claro. Sin embargo, los espacios se materializaron en el 2005, cuando Brad Neuberg fundó una organización sin ánimo de lucro que prestaba servicios de wifi gratuito, meditación y almuerzos compartidos. El espacio cerró y un año después se trasladó a Hat Factory, para convertirse en el primer espacio colaborativo llamado ‘coworking space’.

DAVID ALEJANDRO LÓPEZ BERMÚDEZ
Escuela de periodismo de EL TIEMPO
En Twitter: @lopez03david

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.