'Lo más difícil fue aislar la violencia del movimiento estudiantil'

'Lo más difícil fue aislar la violencia del movimiento estudiantil'

Dolly Montoya, rectora de la U. Nacional, habla sobre el déficit y el programa Generación E.

Dolly Montoya, rectora de la Universidad Nacional

Dolly Montoya es la primera mujer en llegar a la rectoría de la U. Nacional; su número es el 44 en el listado de todos los que han pasado por ahí.

Foto:

Abel Cárdenas / Archivo EL TIEMPO

Por: Simón Granja Matias
11 de mayo 2019 , 08:57 p.m.

Dolly Montoya será recordada como la primera mujer que llega a la rectoría de la Universidad Nacional. Ya pasó un año desde que asumió ese desafío titánico y han sido grandes los retos que ha tenido que afrontar. El mayor, como ella lo reconoce, ha sido la movilización estudiantil nacional que duró tres meses.

¿Cómo maneja la complejidad de su cargo?

Es que además nada sirve, todo el mundo se queja, todas las semanas hay un chicharrón diferente. Y yo les digo, a mí la verdad me resbala la crítica y me resbala la adulación, yo estoy con mi conciencia. Haciéndolo en la línea que debe ser para los jóvenes. Y si eso me cuesta el puesto, pues no me importa. Pero yo no me estoy fijando si tengo imagen política o no, me tiene sin cuidado, lo importante es cómo sembramos para que el barco vaya hacia el mejor camino. Y al final llegarán otros que seguirán.

¿Cómo le ha ido este año en la rectoría?

Ha sido un año muy duro. Yo creo que lo más difícil fue un movimiento estudiantil muy largo. Cuando nosotros llegamos, los estudiantes llevaban tres reuniones. Preguntamos cuál era el propósito y todavía no tenían una agenda. Entonces lo que hicimos fue una reunión con las universidades y de ahí sacamos un decálogo de necesidades.

De lo que ha hecho, ¿qué es de lo que se siente más orgullosa?

Haber logrado aislar la violencia del movimiento estudiantil, me parece que fue un trabajo muy duro. Se logró que los líderes estudiantiles rechazaran la violencia, no importa de dónde viniera, si del Esmad o de los mismos estudiantes. También, haber arrancado y tener listo el programa de transformación digital, entre otras cosas.

¿Por qué fue tan duro el movimiento?

Estábamos acostumbrados a que cuando había un movimiento se cerraban las universidades y todo el mundo se iba de vacaciones, pero esta vez nos inclinamos por otra estrategia: no cerrar. Siempre hay grupos que aprovechan y cuando nos radicalizamos desde la rectoría y cerramos, les facilitamos que capturen a los muchachos, entonces por eso nos propusimos tener la universidad abierta, dialogante. Enviamos comunicados constantemente haciendo un llamado a la paz. Tuvimos muchas presiones externas y también internas para que cerráramos.

¿Qué presiones externas?

De todo tipo, de parlamentarios, de opinión pública... Nos decían que éramos débiles, que cerráramos la universidad, que por qué permitíamos esas cosas, que los estudiantes estaban avasallando las calles. Esa presión externa fue dura.

¿No cerrar la universidad fue apoyar al movimiento estudiantil?

Exactamente, porque fue apoyar el diálogo. Solo cerramos cuando había violencia y quedaba expuesta la comunidad. Pero fue una tarde, un día, no de manera permanente. Y nosotros tuvimos a 3.000 estudiantes en una reunión nacional, dormían y comían aquí durante casi una semana. En su momento, yo le dije a la Alcaldía, “podemos hacer dos cosas, o los 3.000 muchachos están en las calles o están en la Nacional dialogando en los auditorios, ¿qué prefieren? Así que ayúdenos”.

El Fiscal dice que grupos ilegales están infiltrando las universidades y están reclutando a jóvenes... ¿Tienen una estrategia para evitar esto?

Nuestra estrategia es cultural. Desde que los estudiantes entran a la universidad, que se hace la reunión con los padres de familia, los convencemos de que es a través del diálogo como podemos resolver los conflictos, que no es con las armas. Si nosotros logramos seguir con estas campañas, seguramente esos grupos quedarán aislados. No digo que lo hayamos hecho todo, es un trabajo a fondo, pero de eso se trata: de hacer ciudadanos integrales que sepan hasta dónde llegar.

¿Es suficiente?

Mire, la autonomía es el ejercicio responsable de la libertad y yo considero que la libertad es la capacidad que tiene un ser humano de elegir y no que elijan por él. Entonces, si logramos seguir trabajando en esta parte cultural y en la formación de ciudadanos, cada vez van a hacer elecciones que sean más importantes para sus vidas, se detendrán a mirar cómo trascienden para ser agentes de cambio ético. No se combate con guerra, se combate logrando que los jóvenes aprendan a elegir y que la opción que tomen tiene consecuencias.

El Gobierno se comprometió con 4,5 billones de pesos más para la educación superior pública después de las movilizaciones. ¿Esos recursos ya se han empezado a ver?

Se estableció una mesa de seguimiento, lo que se distribuyó fue lo de inversión, que, como habíamos dicho, no resuelve el problema porque el incremento de nómina nos sigue superando. Tenemos 1.500 doctores, el mayor peso en producción. La calidad cuesta. El resto, negociarlo. Hasta ahí va.

¿Y los recursos de las regalías?

El Ministerio y Colciencias han ayudado mucho para que los gobernadores aporten, pero estamos a punto de las elecciones regionales, por eso también hay que tener los proyectos listos. Toca trabajar con los que queden. Porque nosotros no nos alineamos ni con partidos políticos ni con religiones, estamos alineados con la comunidad y el bien general de la sociedad.

Pero esos 4,5 billones se empezarán a ver...

Todo va en camino, lo que ha llegado es lo de inversión, el IPC más cuatro puntos. A nosotros nos llegó un poco menos de lo histórico, y la distribución tuvo muchas dificultades porque esto confronta a las universidades, sobre todo a las grandes con las pequeñas porque no se mira la producción, cuál es el impacto en los territorios, sino que a la hora de la verdad nos tratan como si fuéramos iguales. No alcanzamos a pagar, por ejemplo, el incremento salarial. Sí respiramos, no es tan profundo el hueco, pero seguimos en déficit.

Ahora vienen las elecciones, y les toca nuevamente moverse con los gobiernos regionales...

Eso va a ser siempre así, aunque no debería. Deberíamos tener unos presupuestos y el que quiera crecer que crezca a su costo. Pero es así. Con cada gobierno es un movimiento, cada vez que en el Senado se mueve una ley nos toca a todos movernos, es un nivel de incertidumbre terrible, así no puede estar la educación pública. La educación pública debe estar como los países desarrollados, se sabe cuánto es y ya.

Generación E reemplazo Ser Pilo Paga, ese programa con el que tenían tanto descontento las universidad públicas. ¿Es mejor?

Lo que pasaba fundamentalmente es que las universidades privadas cobraban lo que querían y a las públicas no se les daba nada. Entonces, con este programa se reconoció un monto de cuánto nos cuesta un estudiante, que son 10 millones, y se hizo una tabla por universidades y con base en eso se está pagando a los estudiantes con mejor rendimiento. Entonces se sigue apoyando la educación privada, pero no al ritmo que venía desestabilizando a la educación pública. Igual, me parece que esos son recursos públicos, no tendrían por qué ir a los privados, pero de todas maneras la pelea no es entre públicos y privados, es por la calidad de la educación.

Las matrículas en educación superior han caído un 7 por ciento, ¿por qué?

Sí, yo siento que eso sucede por la situación del país. No es la gente que necesita estudiar la que puede hacerlo, sino aquellos que pueden pagarla. Entonces nosotros, por ejemplo, tenemos que el 36 % de los estudiantes que se presentan a la Nacional si no pasan se quedan sin universidad, es su única alternativa.

En su campaña para la rectoría tenía varias propuestas de apoyo a la paz. ¿En qué va eso?

En el proyecto de desarrollo de paz en los territorios tenemos algo muy importante y es que firmamos un convenio con la JEP, con la Comisión de la Verdad y con la Unidad de Búsqueda de los Desaparecidos para darle fuerza académica al proceso de paz. Que se haga de manera responsable y con más fuerza y que no retrocedamos a la polarización y a la guerra. Estamos muy comprometidos con estas organizaciones porque nosotros sí creemos en la paz.

¿Han tenido apoyo del Gobierno en estos temas, como el de la JEP?

No hay un proyecto de Gobierno Nacional que apoye la JEP, esta es una iniciativa propia que trabaja por garantizar la paz, la no repetición y de cambiar el lenguaje de la violencia por el de la paz y de la ciudadanía. Cuando nos quedamos en el lenguaje de las víctimas y los victimarios, los ganadores son los polarizadores.

¿Cuál es ahora su caballo de batalla después de este primer año?

El plan se construye a cuatro ideas rectoras. Nosotros tenemos claro cuáles son las transformaciones que debe hacer la universidad; entonces debemos dejar bien sembradas las semillas, que nadie las pueda arrancar para ir en esa directriz que incluso ya iba en el plan del 2030. En este periodo trazamos las carreteras, los caminos por los cuales va a trabajar la institución para ese año.

SIMÓN GRANJA MATIAS
Redacción Domingo
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.