Pompas de jabón / En defensa del idioma

Pompas de jabón / En defensa del idioma

Solo en la literatura de calidad y en el arte todo, los eufemismos son riqueza.

En defensa del idioma

En defensa del idioma.

Foto:

Archivo Particular

Por: Jairo Valderrama V.
06 de mayo 2020 , 04:19 p.m.

Algunos ilusos creen que hablar como las personas de mayor poder, fama o notoriedad permitirá también asumir esos papeles sociales. Este proceso, por supuesto, es inconsciente y responde a la presión silenciosa de casi todos los grupos humanos (grandes o pequeños), y con ello quizás algún frustrado aspire (de forma ilusa, claro) a cubrir esas carencias en el entorno, a destacarse como el funcionario aplaudido o a ser reconocido, como si fuera un reguetonero asediado por la mujeres y creador de las letras de unas canciones que borrarían la historia de la poesía. En definitiva: Quien no cultiva un estilo propio está condenado a imitar las ridiculeces ajenas.

Por enésima vez: el lenguaje es el reflejo del pensamiento. Y si poco a poco se van adoptando los mismos estilos, las maneras iguales, los discursos repetidos y las apariencias unificadas, sin importar que ni siquiera se entiendan las ideas que se propagan, entonces el rebaño humano está creciendo, aunque cada borrego imagine que va por su propio rumbo: ¡Beeee, beee…!

(Le puede interesar: En defensa del idioma: morir es 'morir')

Es muy obvio que una persona sin los fundamentos intelectuales suficientes será más vulnerable a que se le inocule un cúmulo de términos en un orden específico y sin que sepa a ciencia cierta cuál es la carga significativa que entrañan. Además, inclusive aprende de memoria definiciones encasilladas y va acumulando respuestas prefabricadas ante cualquier interrogante con el que pretendan remover sus “bases”.

Esa actitud férrea, que rechaza cualquier postura distinta y sin la posibilidad de examinar argumentos razonados, es el germen indiscutible del fanatismo. Les aterra descubrirse equivocados.

Toda equivocación, sin embargo, cuando se es consciente de esta, es la semilla del conocimiento. De ahí que la epistemología, la base de ese conocer, debe tener tal consistencia que todo pilote, ladrillo o columna que se fije en esta jamás pueda tambalear. En el terreno fangoso, en cambio, todo se hunde, todo se derrumba. Si las premisas (bases) están agrietadas, aparecen entonces las pompas de jabón, esas palabras que no requieren base alguna para sostenerse, porque flotan, pero que jamás permiten un contacto debido a que en el instante desaparecen; son solo ilusiones.

Y cada quien dirá si algunos usos son afectados. Antes se informaba a alguien o se le enviaban datos, ahora dicen “te comparto”, como si cada quien fuera solo un objeto que se da a otros. No hace mucho tiempo, uno llamaba o escribía a alguien para mantener o iniciar cierta comunicación, pero hoy se necesita que “nos contactemos” o “contactarnos”.

(Lea también: Cómo usar las comillas / En defensa del idioma)

Años atrás, se apostaba en los casinos, ahora “apuestan” cuando confían en un proyecto; a los eficientes les dicen “proactivos”, a los hechos contundentes y casi entrometidos en el dinamismo social les dicen “disruptivos”; al control o dominio se les califica como “empoderadamiento”, y quien lo logra ya está “empoderado”.

Y para impresionar, o hacer el ridículo, en los informes, discursos o intervenciones públicas hay que incluir en el nuevo lenguaje (tan resistente como las pompas de jabón) las palabras “resiliencia”, “asertivo” (solo cuando alguien dice lo que uno quiere de manera oportuna y por conveniencia) o “recepcionar” (que significa recibir ondas de transmisión), que usan con un forzado significado.

Eso sin haber citado “reinventarse”, como si lo inventado pudiera inventarse otra vez, y lo ordenan en la segunda persona, “debes reinventarte”, como si el papá y la mamá no se hubiesen encargado de ello.

Por su parte, “repensar”, otra trillada y artificiosa palabra, solo guarda la intención de indicar que debe borrarse todo aquello que se ha creído hasta ahora, para formatear así las nuevas instrucciones en el pensamiento. Y con el calco del inglés (omitiendo preposiciones que sí deben usarse en español), aparecen traducciones chuecas como “debemos pensar una Colombia distinta”, que son replicadas por los amaestrados loros advenedizos: Es necesario recordar que “pensar” es un verbo intransitivo en ese sentido; es una acción propia; es mejor: “debemos pensar en una Colombia distinta”.

Otro truco es la ambigüedad de los “precios especiales”. ¿Qué querrán decir con “especial”?: ¿“especialmente costoso”?; ¿“te doy un precio especial” se interpreta como “no te cobraré tanto”? Luego viene ¿“por qué no se prueba la prenda”?, en vez de “mídase la chaqueta, el pantalón, la camisa…”. En los establecimientos comerciales ya no se paga, sino que se “cancela”.

Cuando no se sabe lo que se está diciendo, por supuesto que no se está pensando. Por eso, solo en la literatura de calidad y en el arte todo, los eufemismos son riqueza. En cambio, en la cotidianeidad, son ridiculeces… ¡y falsedades!

Con vuestro permiso.

JAIRO VALDERRAMA V.
Universidad de la Sabana

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.