Papás que educan con conciencia de género

Papás que educan con conciencia de género

El rol paterno se ha vuelto más sensible e involucrado con la crianza y las tareas del hogar. 

Padre soltero

Además de criar hijos varones más conectados con cuestiones hogareñas, los padres buscan transmitirles valores como la igualdad (73 %), la tolerancia y el respeto por las diferencias (53 %).

Foto:

123RF

15 de agosto 2018 , 11:06 p.m.

Hay un reformulación del lugar del padre en lo cotidiano. Lo que observo en los últimos tiempos es que hay un mayor interés en la cuestión de género –dice el psicólogo Luciano Lutereau, autor del libro Más crianza, menos terapia (Paidós)–. 

Para empezar, hay un acercamiento de los padres a las hijas. Muchos las acompañan a las marchas de #NiUnaMenos o a las de las de legalización del aborto. Sin duda, los debates actuales movilizan las estructuras psíquicas inconscientes, como el machismo. La cuestión de género es un paso en este tipo de crianza más comprometida.

Un estudio de la consultora Trendsity habla sobre las nuevas paternidades con perspectiva de género. Allí destacan que las conquistas conseguidas por las mujeres en los últimos tiempos provocaron cambios en el posicionamiento de los varones y que estos, a su vez, trajeron cambios significativos en la educación de los hijos en relación con el género, como criar varones más comprometidos con las tareas hogareñas.

“El estereotipo del hombre asociado a la masculinidad hegemónica es hoy fuertemente cuestionado. Nos encontramos con nuevas masculinidades que poseen roles más sensibles, presentes, involucrados con la crianza y más conectados con la familia y el hogar”, aseguran las directoras de la consultora, Mariela Mociulsky y Ximena Díaz.

En este sentido, el empresario Diego Siekiera sostiene que su hijo Félix, de cuatro años, lo busca más a él que a su mujer para cuestiones relacionadas con la casa. “Soy obsesivo de la limpieza, y con Félix limpiamos, cocinamos; nos gusta compartir ese tiempo en casa. Él me busca más a mí para cuestiones hogareñas que a la mamá. En casa, todos hacemos todo, se encarga el que puede o llega antes, no tenemos roles preestablecidos”.

Este no es un caso aislado, responde a una lógica que empieza a instalarse y puede moldear un nuevo inconsciente colectivo. “A nivel social, surgen representaciones de nuevas masculinidades que logran cruzar fronteras de género tradicionales. Por ejemplo, hombres que ejercen su paternidad más comprometida y sensible con el cuidado de los otros a través de la presencia en la crianza, en las tareas domésticas y la atención de las necesidades de su pareja. Sin embargo, ese modelo convive con una representación tradicional del varón, y ambos están en tensión”, plantea Eugenia Tarzibachi, directora de Gendersity, de Trendsity.

Según Lutereau, esta tensión responde al hecho de que esta es una generación en transición, educada con valores tradicionales y que busca transmitir los nuevos. “Los efectos de esta crianza se van a ver más adelante. Los niños educados con esta perspectiva serán los que terminen de conformar la generación bisagra, la que logre cambiar las cosas”, asegura.

“En casa no hay género que influya en las emociones. Yo puedo llorar y emocionarme más que mi mujer, sobre todo cuando se trata de música, que es nuestro gran cable a tierra –dice el productor musical Sebastián–. Para mis hijas, los hombres se emocionan, y esto no es raro. En todo lo que hacemos en familia, la conciencia de género se refleja. Por suerte, quedó lejos la idea de que el trabajo duro es solo para el hombre y la emoción y la sensibilidad, para la mujer”.

En lo que tiene que ver con varones que dejan aflorar las emociones, Lutureau explica: “La crianza tradicional ofrecía una clara distinción entre emociones, que caían del lado materno, y cuestiones más estructurales o rígidas, que caían del lado paterno. Pero este tipo de crianza viene a modificar los lugares tradicionales de lo femenino y lo masculino”.

Además de criar hijos varones más conectados con cuestiones hogareñas, también los padres buscan transmitirles valores como la igualdad (73 %), la tolerancia y el respeto por las diferencias (53 %), la sinceridad (47 %) y la bondad (44 %).

Las emociones, que sobre todo en los hombres suelen ser objeto de censura (en general se les pide a los niños pequeños que repriman el llanto cuando se lastiman o se enojan) son una parte importante de este tipo de crianza basada en la perspectiva de género.

LA NACIÓN (ARGENTINA) / GDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.