¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Educación

Día del Maestro: este es el difícil panorama de los profesores en Colombia

Foto:

Reproducir Video

Pocos educadores, dificultades para los ascensos y un mal servicio de salud aquejan a los docentes.

Este 15 de mayo se celebra el Día del Maestro. Según las cifras del ministerio de Educación, hoy en el país hay unos 470.000 profesores, los cuales son los encargados de dar clase a los casi 10 millones de niños, niñas y adolescentes vinculados al sistema educativo.
Y pese a que se trata de una función vital para la sociedad (de ellos depende casi la totalidad de las personas que serán la fuerza laboral y los futuros adultos del país), la verdad es que la profesión docente en Colombia vive un panorama que no es el mejor.
Solo por poner un ejemplo, de acuerdo con una investigación del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana, quienes estudian programas relacionados con licenciaturas y ciencias de la educación, es decir, quienes se preparan para ser docentes, son los que obtienen los resultados más bajos a nivel global en las pruebas Saber Pro, tomando como base los resultados del 2019, cuando los alumnos de carreras pertenecientes a ciencias de la educación sacaron en promedio un puntaje global de 138 sobre 300 posibles, nueve puntos por debajo del promedio nacional de ese año, que fue de 147.
Al respecto, Diego Sánchez, coordinador general en la Fundación empresarios por la Educación, y director del Observatorio de Gestión Educativa, señaló: “Tenemos que, como sociedad, el Gobierno también, mira cómo hacer, primero, para atraer a los mejores estudiantes de colegios para las licenciaturas. Hoy lo que pasa es que los mejores estudiantes prefieren otras carreras, y los docentes, que son la fuerza de conocimiento del país, terminan siendo muchas veces no los más capacitados”.
Y agregó: “Pero también debemos replantearnos la pertinencia de la formación que reciben los docentes, prepararlos de la mejor forma, porque hay un dato que es clave, reconocido por la Unesco y otras organizaciones: el principal factor del éxito académico de los estudiantes son los profesores, y el segundo los directivos docentes”.
A esta problemática se suma otra: si se le compara con otros países de la Ocde, la población docente del país es más vieja que el promedio internacional, lo que demostraría problemas a la hora de generar un relevo generacional en los maestros: el 34 por ciento de los docentes en Colombia tienen 50 años o más, lo que significa que el país “tendrá que renovar alrededor uno de cada tres miembros de su fuerza laboral docente durante la próxima década”, sostiene el informe de la Javeriana.

Debemos replantearnos la pertinencia de la formación que reciben los docentes, prepararlos de la mejor forma

Precisamente el tema de la calidad y la formación docente ha sido clave en múltiples conversaciones, como la que sostuvo el mes de marzo la federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) con el presidente Gustavo Petro.
Pero en dicha reunión se llamó a discutir también sobre la financiación del sistema educativo, que también es un problema para los docentes. De acuerdo con el Ministerio de Educación, actualmente el sistema educativo de preescolar, básica y media tiene un déficit que rodea los 2 billones de pesos.
Este déficit ha impedido, entre otras cosas, garantizar los ascensos de los maestros, quienes por ley deben pasar por un proceso de antigüedad y formación para poder ascender en el escalafón docente. Muchos han realizado dicho proceso, pero por falta de recursos, estos ascensos se han visto frenados.
Se espera que esto se solucione mediante la reforma al Sistema General de Participaciones, la mayor fuente de recursos del sistema y de donde se desprende el salario de los maestros.
Esta falta de recursos no solo ha afectado los ascensos, sino también los nombramientos, lo que lleva a que actualmente en el país el 33 por ciento de los docentes (uno de cada 10) sean provisionales y no de planta.
Esto impacta en la calidad, dado que los provisionales suelen estar menos preparados que aquellos de planta. De acuerdo con otro informe del LEE el 72,3 por ciento de los docentes provisionales solamente cuentan con un título universitario profesional, mientras que el 11,8 por ciento son solo bachilleres o ni siquiera terminaron su colegio. En cambio, de este sector de los maestros apenas el 15,7 por ciento tiene posgrado.

Una radiografía de los maestros en Colombia

Una delegación de profesores vallecaucanos viajará en buses hacia Bogotá para la gran marcha del martes.

Una delegación de profesores vallecaucanos viajará en buses hacia Bogotá para la gran marcha del martes.

Foto:Claudia Rubio / El Tiempo

De acuerdo con los datos de Mineducación, en el sector oficial está el grueso de los maestros del país, que este año suman 329.019 personas. Ellos se dividen, por nivel de formación, así:
- Bachiller: 1,75 por ciento
- Técnico o tecnólogo: 0,22 por ciento
- Normalista superior: 5,01 por ciento.
- Profesional o licenciado: 38,21 por ciento.
- Posgrado: 54,78 por ciento
- Sin título: 0,3 por ciento.
Según el DANE, en 2021 había 471.457 docentes y directivos docentes de educación preescolar, primaria, secundaria y media. De estos, 158.345 (34 por ciento) son hombres y 313.112 (66 por ciento) son mujeres. En términos de sector educativo, 326.188 pertenecen al sector público y 145.269 al sector privado. Así mismo, 125.325, la distribución por zona arroja que (26,58 por ciento) trabajan en la zona rural, mientras que 346.132 (73,42 por ciento) trabajan en la zona urbana.
Si se le compara con el panorama internacional Colombia presenta importantes deficiencias en lo que respecta a la inversión en el profesorado, así como en la renovación de la planta docente.
Sin ir más lejos, el informe Panorama de la educación, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), muestra que en el país hay alrededor de 25 estudiantes por cada docente en primaria, misma cifra que se repite en secundaria. Esto contrasta con el promedio de la Ocde, que es de 15 y 13, respectivamente.
Esta diferencia es significativa en comparación con países considerados como aquellos con mejores sistemas educativos, como Finlandia, donde la proporción es de 13 alumnos por maestro en primaria y 14 en secundaria. Lo anterior resulta relevante dado que se considera que el promedio de alumnos por profesor es un indicador de cómo se distribuyen los recursos destinados a la educación, en otras palabras, de cuánto y cómo invierten los gobiernos sus recursos en el sector.
Además, existen estudios que demuestran que un número menor de alumnos por clase puede beneficiar a determinados grupos de estudiantes, como los que proceden de entornos desfavorecidos. Y es que de acuerdo con el reciente estudio de la Ocde Docentes y líderes escolares como profesionales valiosos (Talis, por sus siglas en inglés), el 76 por ciento de los docentes del país trabaja en colegios con al menos 30 por ciento de estudiantes con desventajas socioeconómicas. Esto es más del triple del promedio de la organización, que es del 20 por ciento.

Buena reputación de los profesores

Si bien es posible escuchar a menudo quejas respecto a “adoctrinamiento” por parte de los profesores, en especial de colegios oficiales, así como otras quejas respecto a su desempeño, la verdad es que los maestros cuentan con buena reputación frente a la población.
Así lo muestra la Gran Encuesta de Opinión en Educación hecha por la Fundación Empresarios por la Educación y Cifras y Conceptos, según la cual 69 por ciento de los colombianos califica como “muy bueno” el conocimiento que tienen los docentes sobre las asignaturas que imparten a sus hijos.
Sin embargo, con respecto a la calidad y la forma en que enseñan, llama la atención que el 51 por ciento de los colombianos considera que los docentes deberían ser evaluados por los logros alcanzados por sus alumnos.

Los problemas de vieja data

Ahora bien, más allá de cualquier discusión política, existen ciertos aspectos que Fecode y los maestros en general han destacado como problemas para ejercer su profesión, las cuales han sido algunas de las causas de los paros de maestros durante años.
Y quizá el punto principal acá es el del sistema de salud. Para entender mejor dichas dificultades, es necesario primero entender cómo funciona la salud de los maestros. Al igual que en una empresa privada, los profesores hacen un aporte a su salud y el Gobierno, como su empleador, hace lo propio en los mismos porcentajes establecidos por ley. Dicho dinero cae en una bolsa común: el Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio (Fomag), que cuenta con 817.288 afiliados, entre docentes, directivos docentes y sus familiares.
El Fomag es el fondo que reúne no solo los recursos de la salud del magisterio, sino también de las demás prestaciones, como los aportes a pensión y cesantías. La Fiduprevisora, una entidad privada, es la que administra esta bolsa conforme al contrato de fiducia mercantil suscrito con el Gobierno Nacional.
De acuerdo con Fecode, es en este punto donde radica gran parte de las inconformidades y problemas. Y es que el sindicato en reiteradas oportunidades ha expresado que Fiduprevisora no administra de manera adecuada los recursos. De hecho, en el mencionado paro de 2019, la Contraloría General de la República señaló que habría para esa fecha un presunto detrimento patrimonial en el Fomag por 4,2 billones de pesos.
Según informó Fecode a EL TIEMPO, el déficit acumulado actual en el Fomag asciende a 3,5 billones de pesos. Todo esto se ha traducido en uno de los servicios de salud peor calificados del país, con tres veces más quejas por cada 1.000 afiliados que el sistema de salud de los demás colombianos.
Pero esto no es lo único, explica William Velandia, secretario general de Fecode: "Hoy tenemos dificultades con la planta docente que sigue siendo insuficiente, con una sobrecarga laboral a los maestros, las falencias de la infraestructura educativa, la dotación, y demás situaciones que hoy afectan las escuelas y que dificultan nuestra labor docente".
REDACCIÓN EDUCACIÓN

Más noticias en eltiempo.com

icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO