Educación: los retos y oportunidades que deja la pandemia

Educación: los retos y oportunidades que deja la pandemia

Expertos aseguran que el modelo educativo debe replantearse al regreso a clases.

Educación presencial en colegios

Expertos dicen que lo virtual no reemplazará lo presencial al regreso a clases, pero se debe fortalecer.

Foto:

Jaime Moreno - EL TIEMPO

Por: Mateo Chacón - Redacción Educación
02 de mayo 2020 , 10:46 p. m.

Desde antes de la llegada del coronavirus a Colombia, la educación del país se veía enfrentada a retos de enorme proporción. Ahora, con la llegada del covid-19 y los cambios que la emergencia trajo consigo, expertos plantean un panorama aún más retador, lleno de oportunidades, pero también de necesidad de transformaciones urgentes.

La declaración de emergencia sanitaria por parte del Gobierno obligó a millones de estudiantes, colegios, jardines infantiles, instituciones de educación superior (IES), padres y maestros a continuar con sus actividades desde casa. Todo esto permeado por un entorno económico visiblemente afectado, así como la implementación obligada de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) para seguir operando.

“No sé si la pandemia nos va a obligar a cambiar la educación, pero sí nos enseñó que es nuestro deber hacerlo. Evidentemente no puede continuar igual que antes, porque quedó demostrado que ante un evento de esta magnitud el país no estaba preparado. Pero también la emergencia plantea retos a los que la educación se debe adaptar para poder enfrentarlos”, asegura Francisco Cajiao, experto en educación.

Este y otros expertos consultados por EL TIEMPO señalan que, ya sea que se trate del sector público o el sector privado, educación preescolar, primaria, básica, secundaria o universitaria, todos los involucrados en el sector deben prepararse para ser protagonistas de una fuerte sacudida, en especial en tres puntos principales: uso, apropiación y cobertura de la tecnología; un cambio en la forma en la que se entiende y se presta el servicio de la educación, y atender el impacto económico de la pandemia.

Paso adelante a lo virtual

Tal vez el mayor impacto en el sector fue el paso a lo digital. Con el cierre de centros educativos para prevenir el contagio, todo el modelo se volcó a la virtualidad. Una situación que se encontró con un limitante: el acceso a la tecnología.

“La pandemia nos mostró el enorme atraso que tenemos en el uso de las tecnologías. Hemos hablado en los últimos años de las TIC, pero lo que vemos es que no estábamos listos para usarlas de manera intensiva. Hay un tema de desigualdad. Muchísima gente no tiene ni herramientas ni conectividad”, señaló Cajiao.

Para el padre Harold Castilla, rector de la Uniminuto, con la pandemia, la educación ya no se puede ver desligada de la virtualidad: “Un escenario para la educación a mediano y largo plazo es que las TIC van a generar un fuerte impacto. Pero se requiere que desde todos los actores se dé una mirada a la virtualidad como proyecto de desarrollo para la educación. La tecnología no es una alternativa, sino una necesidad”.

Las cifras así lo demuestran. De acuerdo al último censo del Dane, solo el 43 por ciento de las personas del país tienen acceso a internet fijo o móvil. De acuerdo con el Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana, el 17 por ciento de los estudiantes universitarios de IES privadas no tienen ni computador ni internet; en las IES públicas, la cifra es del 29 por ciento.

En el caso de la educación de menores de edad, 48 por ciento de los rectores de colegios públicos y 12 por ciento de privados consideran que sus docentes no tienen habilidades técnicas ni pedagógicas para educación virtual.

Nunca el país se había enfrentado a la obligatoriedad de estos modelos. Mientras el sector público se reforzó con aplicativos como Aprende Digital, del Ministerio de Educación, o el seguimiento a los más pequeños por medio del trabajo telefónico de las madres comunitarias del ICBF, el sector privado y la educación superior dependían más de su propia infraestructura y creatividad para seguir enseñando desde casa.

Los resultados han sido buenos o malos, según cómo se mire. Muchos estudiantes han logrado continuar su aprendizaje sin mayor inconveniente (aunque con críticas al considerar que el modelo virtual no sustituye por completo lo presencial). A otros les ha costado al no tener internet o computadores. Otros, sencillamente, no han podido continuar.

En esto, los expertos coinciden en que el país debe mejorar su infraestructura y generar oportunidades para garantizar el acceso a la tecnología, un trabajo articulado en el que la participación del sector privado y diferentes entidades gubernamentales será necesaria.

La apropiación de estas herramientas es esencial, en especial en el cuerpo docente. Así lo cree Carlos Ballesteros, presidente de la Confederación de Asociaciones de Padres de Familia: “Se requiere que estén verdaderamente preparados para enfrentarse a un mundo virtual, porque los muchachos, los estudiantes, sí manejan bien estas herramientas”.

Para Cajiao, por su parte, ya se dio un primer paso en esa dirección: “La educación básica, no tanto la universitaria, no estaba usando estas tecnologías porque había cierto rechazo. Esta emergencia nos quitó el miedo. Se viene un cambio muy interesante”.

Cambio de paradigma

Las transformaciones que derivan de la disrupción del covid-19 en la educación no deben terminar en la virtualidad. Esta es la conclusión a la que llegan analistas no solo del país, sino de varias partes del mundo.

Recientemente, Phil Christman, profesor de la Universidad de Míchigan en Ann Arbor, como parte de un análisis de varios docentes sobre la pandemia en The Chronicle of Higher Education, señaló que debía eliminarse la calificación numérica para pasar solo a los conceptos de aprobado y reprobado.

Esto ya es una realidad, por ejemplo, en la Universidad de los Andes en la actual contingencia. Algunos creen que este es el modelo que debe aplicar en todas las ramas de la educación al finalizar la pandemia.

Así lo ve Cajiao: “Tenemos que revalorizar una idea interesante: hay que salir adelante juntos. Hay que quitar esa idea competitiva de cada estudiante de mostrar que es el mejor. El problema es cuando la gente estudia para pasar el año o sacar calificaciones y no para aprender. La buena educación se logra cuando hay el compromiso de aprender”.

Si bien esta idea todavía genera divisiones, hay mayor consenso en un punto: generar cambios curriculares, empezando por la reducción de asignaturas hasta poner más atención al contenido social.

Walter Abondano, presidente de la Asociación Colombiana de Educación Privada (Asocoldep), señala que “desafortunadamente, la educación sigue fallando en algo: no hemos sido capaces de formar una generación de gente honesta”.

Por su parte, el rector de la Uniminuto cree que las instituciones no están formando los profesionales que necesita el país: “Si algo nos enseñó esta pandemia, es que no podemos dejar de lado el valor social de la educación. ¿Cuál va a ser el talento humano que realmente las instituciones van a formar en un contexto en el que se cuestiona la manera de entender y vivir el mundo? Esto implicará cambios en los contenidos”.

Pero, entonces, ¿cómo sería ese cambio en los contenidos? De acuerdo con expertos, una de las estrategias implicaría una reducción en la cantidad de asignaturas que se dan en los colegios para reforzar algunas competencias puntuales.

“Queda demostrado que tenemos que reforzar la ciencia, que sin ella no podemos vivir ni superar lo que se nos viene encima de cualquier tipo, como una pandemia, una recesión, el cambio climático o la digitalización”, señaló Abondano.

Cajiao va más allá: “No se puede trabajar alrededor de 14 o 15 asignaturas como sucede actualmente. Debe haber una transformación en el currículo, crear uno orientado a la comprensión de problemas más que al agotamiento de temas”.
Sin embargo, para que todo esto se dé, se requieren cambios en la normativa nacional; un punto que el experto ve necesario, aunque lejano.

Lucha por sobrevivir

El sector privado podría ser el principal afectado de la emergencia. El Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana señala que las admisiones en universidades privadas cayeron 13 por ciento entre 2016 y 2017. Si bien en los últimos dos años hubo una ligera mejoría, el panorama para el segundo semestre de 2020 es desalentador.

Estimaciones del gremio de colegios privados señalan que más del 25 o el 30 por ciento de las instituciones pequeñas del país (entre colegios y jardines infantiles), de entre 100 y 400 estudiantes, van a tener que cerrar para el año entrante.

“Los colegios privados atraviesan por una situación económica difícil y muchos van a tener que cerrar. Esto afectará a los niños, que ahora deberán buscar un nuevo colegio, y tal vez no haya cupos suficientes en instituciones privadas y tampoco capacidad en el sector oficial para atender esa demanda. La falta de oferta aumentaría los índices de deserción escolar”, señala Abondano.

Los padres y los estudiantes también se vieron afectados económicamente por la pandemia. Se estima que cerca del 80 por ciento de los padres de familia han dejado de pagar pensión desde el mes de marzo. Un duro golpe, si se tiene en cuenta que este sector sobrevive únicamente de los pagos de pensión y matrícula de aproximadamente 1’950.000 estudiantes.

En cuanto a la educación superior, la caída en matrículas, además de afectar económicamente a las instituciones, implicaría una reducción en el número de estudiantes graduados.

MATEO CHACÓN
Redacción Educación
@EducacionET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.