Regreso a clase gradual, bajo estrictos protocolos

Regreso a clase gradual, bajo estrictos protocolos

No todos los colegios retornarían a las aulas el 1 de agosto. Decisión final, en manos de alcaldes.

AUTOPLAY
Citynoticias en vivo: Definido el retorno progresivo a clasesSe busca combinar el trabajo en casa con sesiones presenciales. Siga la emisión de las 8 pm.
Alumnos vuelven a clases

Juan Pablo Rueda Bustamante. Archivo EL TIEMPO

Por: Mateo Chacón Orduz
15 de junio 2020 , 01:05 a.m.

Con la publicación de nuevos lineamientos, el Ministerio de Educación anunció los protocolos y orientaciones que servirán para el regreso a las aulas en colegios tanto públicos como privados. Adecuaciones físicas, participación de los padres de familia, distanciamiento social, medidas de higiene y desinfección, entre otras, son parte de un extenso documento de 60 páginas que busca responder a las recientes inquietudes de diferentes sectores ante el modelo de alternancia.

(Lea también: El retorno presencial a las aulas será acordado con los padres).

Las directrices establecen, punto por punto, las acciones que deben tomar directivos, docentes, padres de familia y entidades territoriales para garantizar no solo la salud de toda la comunidad, sino también la calidad del servicio educativo. Esto teniendo en cuenta que el retorno a clases presenciales será un proceso gradual que obedezca a las necesidades y condiciones propias de cada región e institución en particular.

Así lo explicó la ministra María Victoria Angulo: “Sabemos que lo más importante para las familias y la comunidad educativa es la seguridad de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Por eso, el sector educativo debe fortalecer los aprendizajes en el estudio en casa y en paralelo avanzar en lo pedagógico, en la valoración de aprendizajes y en la preparación de condiciones de bioseguridad para la comunidad educativa ante la pandemia del covid-19”.

(Lea también: ¿Qué diferencia a las universidades del país de las mejores del mundo?).

Cada decisión tomada por los establecimientos educativos tiene que estar avalada por las autoridades locales. Se tendrán en cuenta diferentes variables, como la evolución de la pandemia en determinado territorio y la capacidad de los colegios para atender en las aulas a los estudiantes guardando las medidas de bioseguridad.

Esto implica un gran esfuerzo para las instituciones, que deberán hacer los respectivos ajustes pedagógicos, académicos, físicos y administrativos para funcionar reduciendo el riesgo de contagio.

Para ello se abre la posibilidad de hacer cambios en la jornada escolar, es decir, implementar horarios de entrada y salida diferenciales para evitar las aglomeraciones.

(Lea también: La dura apuesta de las universidades por innovar).

“En simultáneo con la adecuación de la jornada escolar, el equipo directivo del establecimiento educativo debe hacer ajustes a la organización de los grupos en cada curso y grado, e implementar de ser necesario nuevos horarios para desarrollar actividades pedagógicas, a partir del número de docentes, niños, niñas y jóvenes que pueden participar del servicio presencial”, señala el documento.

La norma especifica que no se permitirá el regreso de docentes o personal administrativo de más de 60 años. En el caso de establecimientos que atienden a la primera infancia, en ningún momento se permitirá el ingreso de menores de 2 años de edad.

Será importante verificar que ningún estudiante o trabajador que asista de manera presencial tenga alguna comorbilidad que ponga en riesgo su salud.

(Lea también: Rechazo a columna universitaria que compara a feminismo con nazismo).

Al ingreso a las instalaciones se debe hacer el registro en una planilla de cada uno de los asistentes, quienes pasarán por un proceso de desinfección de su calzado y manos, y se les tomará la temperatura. Los familiares de los niños no podrán ingresar.

En todo momento se debe garantizar el distanciamiento social a la entrada, salida y en el interior de las instalaciones. En cuanto al transporte escolar, esta distancia debe ser de mínimo un metro entre pasajeros, lo que implica tan solo un menor por fila.

Tanto estudiantes como el personal de los colegios deberán usar tapabocas de manera permanente. Así mismo, se pide a los padres y cuidadores que los menores cuenten con todos sus útiles escolares, dado que se evitará prestar estos elementos. Tampoco se podrán llevar objetos desde casa como juguetes. De igual manera, se implementarán horarios de lavados de manos cada tres horas.

(Lea también: La joven genio mexicana que rompió paradigmas en Harvard).

Para cumplir estas medidas, las instituciones deberán hacer las respectivas adecuaciones, y la adquisición de elementos de aseo y bioseguridad. Ante eso, el ministerio informó que llegó a un acuerdo con el Ministerio de Hacienda para la asignación de recursos para la compra de implementos en el caso de colegios oficiales.

Los establecimientos educativos también deberán realizar la desinfección diaria de diferentes espacios como salones, pasillos y baños, así como puertas, pupitres o cualquier otro elemento de uso común.

Entre los demás aspectos incluidos en la normativa se encuentran la revisión de los contenidos académicos para nivelar el proceso de aprendizaje de cada menor, el tratamiento a los casos positivos y sospechosos de covid-19, el consumo de alimentos, entre otros.

¿Si los padres no quieren llevar a sus hijos a clase?

Cabe recordar que el modelo de alternancia no implica el regreso masivo a clases de toda la población estudiantil, sino que se debe combinar con el trabajo en casa. Toda decisión deberá ser concertada con los padres de familia, y los colegios no podrán imponer el regreso a clase de sus estudiantes.

Esto implica que las instituciones tendrán la responsabilidad de implementar estrategias para garantizar la continuación de los estudios de quienes permanezcan en sus hogares por medio del trabajo en casa, es decir, educación virtual, guías, programas de radio y televisión, y otras metodologías utilizadas en los últimos meses.

¿El 1 de agosto se inician las clases presenciales?

El retorno a las aulas no se realizará de manera masiva. Las instituciones tienen hasta el 1 de agosto para preparar todas las medidas y formular estrategias para la presencialidad.

Sin embargo, el retorno a las aulas estará condicionado por el estricto cumplimiento de las medidas sanitarias, así como la situación de la pandemia en cada región. Así las cosas, serán los alcaldes los que tendrán la última palabra al respecto.

Habrá colegios que puedan empezar operaciones en las primeras semanas de agosto y otros que, por diferentes factores, deban aplazar la medida y continuar con trabajo en casa.

‘No enviaremos a nuestros hijos a clase’

Tres preguntas a Carlos Ballesteros, presidente de la Confederación Nacional de Padres de Familia.

¿Cómo reciben los padres de familia estos lineamientos?

Son protocolos elaborados desde aspectos científicos, como debe suceder. Pero tienen varios problemas. Nos preocupa un aspecto de fondo y es que técnicamente les entregan toda la responsabilidad a los entes territoriales, rectores y padres de familia. El Gobierno central se lava las manos, y ese es un aspecto que hay que revisar.

A esto se suma que los recursos se apropian solo para el sector oficial, pero a colegios privados no se les da ningún recurso para la compra de tapabocas y demás implementos. Y el problema con eso es que estas instituciones tampoco están pasando su mejor momento económico y requieren ayudas para hacer las adecuaciones.

Los padres no tenemos que asumir ningún gasto que tenga que ver con la compra de elementos de bioseguridad. Si no tenemos cómo pagar la pensión y estamos endeudados, ¿cómo vamos a asumir costos adicionales?

¿Los deja más tranquilos el tema de la participación de los padres?

Sí y no. Los lineamientos hablan de un retorno gradual y la última decisión recae en los alcaldes y los rectores. Nosotros como padres debemos informar a los colegios si queremos enviar a los niños, y no nos pueden obligar.

Pero no se dice de manera clara cuál es la estrategia pedagógica para atender a los menores que no regresen, en el entendido de que el plantel docente debe atender tanto la presencialidad como el trabajo en casa. En esas condiciones, nos preocupa la continuidad del proceso de nuestros hijos.

¿Insisten en pedir que no se regrese a clase?

Hemos hablado con un elevado número de padres y dicen que prefieren la vida de sus hijos a que aprueben el año. No vamos a regresar hasta que no se den las condiciones, y eso incluye que los más de 2’200.000 menores que estudian en colegios privados cuenten con las garantías suficientes.

MATEO CHACÓN ORDUZ
Redacción Educación.
dancha@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.