¿Lo pone nervioso el ‘día después’ de las universidades?

¿Lo pone nervioso el ‘día después’ de las universidades?

Para el rector de los Andes clases virtuales no acabarán con la universidad, pero la transformarán.

Alejandro Gaviria

Alejandro Gaviria, el rector de los Andes, dice que la pandemia ha demostrado que los investigadores deben ser también eficientes divulgadores de la ciencia.

Foto:

Claudia Rubio. Archivo EL TIEMPO

Por: María Isabel Rueda
25 de mayo 2020 , 11:35 p.m.
La educación virtual ha resultado la salvación de las universidades en era de pandemia. Pero ¿podría suceder al contrario? ¿Que termine acabando con las universidades tal y como las conocemos?

Creo que la virtualidad llegó para quedarse, pero no creo que vaya a sustituir plenamente las clases presenciales. Es importante hacer una distinción entre posgrado y pregrado. En posgrado, desde la perspectiva de una universidad como los Andes, la virtualidad, en mi opinión, va a ser dominante. Surgirá como una competencia global, tendremos que competir con universidades de todo el mundo. Creo que firmemente integrado a que la experiencia universitaria necesita presencialidad. Es lo que nos están demandando los estudiantes. Las interacciones por fuera del aula, las conversaciones con los compañeros, el trabajo práctico, el desarrollo del pensamiento crítico en el contexto global, todo esto necesita presencialidad.

Por todas esas razones, varios estudiantes han acudido a las universidades a exigir que les devuelvan parte de las matrículas, porque no les dieron este semestre lo que ellos compraron. ¿Cree que es justo ese reclamo?

Entiendo las razones de ese reclamo, María Isabel, pero fue un paso que tuvimos que dar obligatoriamente. Nuestros costos no han disminuido, y como todas las universidades, hemos tratado de congelar gastos no esenciales. En la Universidad de los Andes vamos a desahorrar 10 % del Fondo Financiero, para entregarles a los estudiantes alivios. Haremos una rebaja del 10 % de la matrícula para todos los que lo necesiten. La idea es que ningún estudiante deje de estudiar por razones financieras, pero si los estudiantes exigen que devolvamos el 50 % de la matrícula, eso no tiene sentido.

¿La Universidad de los Andes ha despedido a un solo maestro por no estar enseñando presencialmente?

No solamente no ha despedido a nadie, con una nómina de más de 800 profesores de tiempo completo, sino que tomó la decisión, hace aproximadamente dos meses, de mover todos sus contratos a término indefinido, para proteger a la comunidad.

(Balance de la pandemia: Así van los contagios y muertes por covid-19 en cada departamento)

El salón físico de clases no se va a acabar. Pero ¿se podría pensar hacia el futuro que el pregrado se haga ahí y el posgrado, virtualmente?

Creo que eso es lo que va a pasar. En posgrado nos moveremos más en educación virtual, pero en pregrado la presencialidad es importante. No creo que el campus universitario vaya a desaparecer. Lo mejor que tienen las universidades es una conversación permanente, por ejemplo, sobre cómo transformar la sociedad. Y eso necesita un diálogo uno a uno, con interacciones repetidas, en un espacio físico común. No creo que la virtualidad vaya a sustituir plenamente la vida universitaria.

La idea es que ningún estudiante deje de estudiar por razones financieras, pero si los estudiantes exigen que devolvamos el 50 % de la matrícula, eso no tiene sentido

Hay quienes expresan el temor de que, como pasó con los Uber, los Netflix, los Rappi, los Amazon, un día de estos aparezca un semimonopolio de esos, con una cantidad masiva de estudiantes y con economías de escala, que permita enseñar carreras completas, con profesores premios Nobel, por internet, a costos muy moderados. ¿Eso es ficción?

Es una amenaza real. Existen compañías como esas, incluso hay una que se llama Coursera; nosotros ya estamos trabajando con ella. Los Andes va a tener las dos primeras maestrías virtuales en español, en todo el mundo, sobre Ingeniería de Software con esta compañía. Van a impactar la educación superior, pero decir que la van a sustituir plenamente sería exagerar.

Muchos estudiantes ya se preguntan: ¿por qué seguir amarrados con una universidad colombiana, por prestigiosa que sea, cuando pueden graduarse virtualmente en las mejores del mundo, como Harvard, Oxford, Cambridge, etc.? Hoy prácticamente cualquier persona, desde cualquier parte del mundo, en cualquier idioma, puede estudiar lo que quiera…

Creo que ninguna universidad en este momento en los Estados Unidos, en español, brinda la calidad de la educación de las mejores universidades de Colombia. Seguimos siendo los mejores en enseñar materias de ingeniería, de economía, de administración, de antropología, de filosofía. Y, en todo caso, yo vuelvo e insisto en esto: el mundo está globalizado, pero lo que nos está enseñando la pandemia es la necesidad de tener políticas y pensamiento que miren las especificidades de nuestra realidad.

Entonces, ¿usted no está nervioso con ‘el día después’ de las universidades?

Sé que las condiciones no van a ser fáciles. Pero las mejores universidades de Colombia van a sobrevivir. Tendremos que conectarnos más con el mundo, entender mejor lo que está pensando la gente. Entender lo que quieren los jóvenes, sus ansiedades sobre el futuro, incluso sobre el rechazo de muchos jóvenes, que son las partes más problemáticas e injustas del modelo económico. En materia de investigación tenemos que conectar más con el país, salir del diálogo encerrado entre especialistas, entrar si se quiere en la refriega democrática.

No creo que el campus universitario vaya a desaparecer. Lo mejor que tienen las universidades es una conversación permanente (...), y eso necesita un diálogo uno a uno, en un espacio físico común

¿Es decir que la ciencia tiene que estar en el debate público?

Sí. Y es uno de los aspectos más interesantes que ha mostrado la pandemia. El investigador, el científico, tiene que ser al mismo tiempo un divulgador. Hay unas cosas que tenemos que cambiar ese ‘día después’. Si queremos que nos sigan tomando en serio, tenemos que transformarnos a nosotros mismos, no solamente dar cátedra de cómo transformar la sociedad. Soy optimista sobre el futuro de la universidad y del conocimiento.

(En otras historias del día: La increíble historia de cinco abuelitos que vencieron el covid-19)

¿Es cierto, pues ha habido alarmas, de que en el segundo semestre académico va a ver mucha deserción a nivel de las universidades?

Tenemos unas encuestas que arrojan un cálculo aproximado de que más o menos 20, 30 % de los estudiantes expresan inquietud de matricularse el próximo semestre.

Pero ¿por qué es esa inquietud?

Esperan clases presenciales o semipresenciales. Dicen que si la universidad va a ser plenamente virtual, considerarían esperar un semestre para volver a la vida universitaria que tenían. Es, si se quiere, una añoranza. Y yo creo que eso, María Isabel, hay que ponerlo en este contexto, porque la educación superior ya venía experimentando una crisis, ocasionada por factores demográficos, incluso por un bajón en la demanda, y también por un aumento histórico en las matrículas. Esa crisis, que venía de atrás, o sea, una caída en la demanda por la educación superior privada en este país, se junta ahora con la pandemia, y ha generado en todas las universidades una preocupación.

Universidades

Universidad de los Andes. Se resalta su innovación y su plan de sostenibilidad para reducir su impacto sobre el medioambiente.

Foto:

Archivo particular

¿Qué impresión le dejan a usted la furia, o la incomodidad o la tristeza con que algunas personas mayores de 70 años han interpretado que desde el Gobierno los mandaran a encerrar?

No me gustan el trato condescendiente ni las restricciones a su libertad que no estén basadas en la evidencia. Yo creo que los mayores de 70 años podrían salir a un parque, podrían caminar. Las medidas que protegen la salud pública, que han sido acertadas en general, tienen que empezar a respetar la autonomía y la libertad de los individuos. Tienen razón quienes reclaman un poco de espacio y libertad de movilidad para personas de 70, 80 años, para hacer actividad física, estar en contacto con la gente que quieren y que los quiere. Incluso hay estudios recientes que muestran que la vitamina D podría ayudar a combatir el coronavirus. No es entonces descabellado que puedan salir a caminar un rato.

(Le sugerimos leer: Universidades anuncian descuentos en matrículas por coronavirus)

El exministro Rudy Hommes invitó a los mayores de 70 a formar un movimiento de autodefensa...

Soy un soldado de la causa, y aunque no llego todavía a los 70, me puedo sumar. Ya tengo el camuflado listo.

Los Andes tiene un programa ambicioso de pruebas de coronavirus en poblaciones vulnerables. ¿Cómo van?

Nos ha ido muy bien, es un proyecto ambicioso de vigilancia activa. Creo que es la única universidad en América Latina que está involucrada en un proyecto como este. Ya firmamos acuerdos con Cabify y con Rappi. Tenemos acuerdos con varios hospitales, y son muestras aleatorias de población en riesgo, pero que no tienen síntomas. Esto será clave para entender la propagación del virus en la ciudad, y empezar a diseñar estrategias de salida, que permitan poner el énfasis donde tiene que ponerse. La meta son 100.000 pruebas.

Una pregunta sobre su futuro. La gente en Colombia ha venido conociendo a un Alejandro Gaviria distinto, no al que fue ministro de Salud, ni al economista, sino al inspirado humanista que hoy es rector de la Universidad de los Andes. Y no faltan quienes piensan en usted como un posible proyecto presidencial…

Tengo un compromiso con la universidad, María Isabel. Imagínese en semejante crisis, con todo esto que hemos hablado, ¿yo ponerme a hacer política? No tiene sentido. Creo, eso sí, en la democracia deliberativa. Tengo un optimismo que yo llamo axiomático de que las ideas pueden cambiar el mundo. Me gusta el debate público. Me gusta promover esta idea de que el conocimiento y lo mejor de las artes y la ciencia pueden ayudar a transformar la sociedad, debate a debate, artículo tras artículo, entrevista tras entrevista, y a eso es a lo que me quiero dedicar. La universidad, desde el conocimiento, aporta en un ámbito más estrecho, pero probablemente más productivo que la política electoral.

Las medidas que protegen la salud pública, que han sido acertadas en general, tienen que empezar a respetar la autonomía y la libertad de los individuos

Pero no descartamos que algún día, si bien no sea candidato, lo veremos apoyando a alguno…

Pues sí, en el fondo todos somos sujetos políticos. Fui ministro de Salud seis años. No puedo decir que algún día no vaya a apoyar a algún candidato, probablemente eso podrá pasar. Pero, por ahora, quiero estar concentrado en la universidad. Y vale la pena decir esto: como resultado de la pandemia, empezamos a ser más activos a la hora de divulgar conocimiento; hemos tenido más visitas, por ejemplo, a nuestra página de internet en las últimas cinco semanas que en los cinco años previos.

Ha habido escándalo porque el presidente Trump aceptó estar tomando hidroxicloroquina. ¿Usted, como exministro de Salud, la tomaría?

No la tomaría. La evidencia es absolutamente clara en que no tiene ningún efecto positivo profiláctico, como la está tomando el presidente Trump, y que incluso tiene cuestionamientos de seguridad para la salud. El presidente Donald Trump ha sido irresponsable, no solamente como negacionista de los problemas de la pandemia, sino porque ha promovido irresponsablemente, en contra de la ciencia, tratamientos sin evidencia.

(Lea también: ¿Por qué la OMS suspendió los ensayos clínicos de hidroxicloroquina?)

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.