‘La información de calidad ayuda a contrarrestar miedos’

‘La información de calidad ayuda a contrarrestar miedos’

Reflexión sobre la comunicación social hoy, cuando la carrera llega a 70 años en la U. Javeriana.

‘La información de calidad ayuda a contrarrestar miedos’

Marisol Cano Busquets es egresada de la Javeriana y ha sido docente universitaria por más de 20 años.

Foto:

Universidad Javeriana

Por: Mauricio Galindo
28 de agosto 2019 , 09:22 p.m.

“La web solo tiene 30 años. El teléfono inteligente, 12. Y en ese lapso cambiaron todas las reglas de juego de la interacción humana”. Así describe el momento actual Carlos Cortés, director de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Javeriana. La carrera cumple 70 años, justo cuando los profesionales del área encaran estos cambios bruscos.

Un programa que nació como Escuela de Periodismo en 1949, y hoy apunta a diversos énfasis, como Publicidad, Producción Editorial, Producción Audiovisual, Producción Radiofónica y Comunicación Organizacional. Y la evolución continúa, y se prepara una carrera en Ciencia de Datos, de la mano de las facultades de Ingeniería, Ciencias y Ciencias Económicas.

Al celebrar las siete décadas del primer programa en comunicación del país y tercero de América Latina, la decana de la Facultad de Comunicación y Lenguaje, Marisol Cano Busquets, reflexiona sobre el momento actual de la comunicación.

¿Cómo se ve, desde la academia, el cambio actual de la comunicación?

Este momento tiene grandes oportunidades y grandes beneficios. A nosotros, que como estudiantes hicimos el énfasis profesional en Comunicación para el Desarrollo, nos preocupaba cómo podía haber, también desde la comunicación y desde el pensamiento del nuevo orden internacional de la información, sociedades más igualitarias, menos jerarquías, menos monopolios; que las voces entraran en un diálogo público en los mismos niveles de posibilidades. No quedar silenciado por no tener la oportunidad de entrar a un medio. La época actual es muy interesante porque hay una emergencia de voces que ponen en el debate público gran cantidad de posiciones muy valiosas, se crean redes, movimientos que van por unas luchas que en otras épocas estuvieron silenciadas porque no podían entrar a los medios. Ahí hay un valor enorme del momento que vivimos. Tú te empoderas de unas tecnologías, tienes una voz y puedes poner esa voz en la esfera pública.

Pero está la otra cara. Todas esas corrientes de crecimiento de discursos del odio; esa confrontación, ese lenguaje tan pobre y también tan violento. Una comercialización exacerbada, donde todo se va midiendo por clics. ¿Qué logra uno decantar en esa esfera pública digital para poder tener diálogos más informados, mejores debates, mejor participación en ese debate? No es fácil.

¿Hay forma de contrarrestar esos fenómenos?

La forma en que se van dando los diálogos apela mucho a lo emocional, a reforzar tus prejuicios. Soy una convencida de que, desde la academia, uno puede, en interacciones muy potentes con la sociedad, con las políticas públicas, con la formación desde el colegio, con las familias, contribuir a mejorar el pensamiento y la alfabetización digital. Cuando recibo a los estudiantes, les transmito ese reto de constituirnos en ciudadanos de la era digital. Cómo interactúo en la esfera pública digital, y cómo debo cuidar esa interacción, en términos de cómo me expreso, qué tipo de interacciones tengo. Con quién me relaciono. Cómo me comporto desde una ética pública.

El escenario universitario debe propiciar las preguntas sobre qué es eso que no está funcionando para el ciudadano, para la sociedad o para la casa común, como nos gusta decir en la Javeriana. No se pueden ver como normales los discursos del odio en la esfera digital porque sí, porque se dan y no podemos hacer nada. Pensemos qué respuestas podemos tener.

¿Y el desafío de las noticias falsas?

Lo debatíamos hace unos días. Hay corrientes que lo miran –como el caso del mismo presidente Duque– de una manera muy punitiva: quién es el que está poniendo a circular noticias falsas... ¡castiguémoslo! ¿No será más interesante ir construyendo círculos que se puedan expandir, donde está la información en la que uno puede confiar? Con pensamiento crítico, preguntas, se mira dónde hay una información de calidad. Y la información de calidad ayuda a contrarrestar miedos. Ahí la universidad tiene un papel superinteresante. No se trata de esperar a que la universidad sepa cuál es la respuesta, porque no va a haber una respuesta. Alguna pequeña verdad que uno tenga es la de hoy, pero no la de mañana o la de pasado.

¿Cómo está el interés de los jóvenes en la comunicación?

Hay un interés creciente, porque la comunicación está en todos los ámbitos de la sociedad. Hay un interés muy fuerte en contar historias de manera muy creativa, creando con la tecnología... todo el tema de animación; lo que puede haber detrás de la realidad virtual, de la realidad inmersiva. Ahí hay una vertiente muy importante que tiene posibilidades enormes de crear y de narrar.

Hay un interés –con una preocupación– impresionante por el periodismo. Porque se hace muy buen periodismo hoy en el mundo, circulando en los medios tradicionales –o medios de referencia como prefieren decir otros–. Pero también en otros nuevos medios o emprendimientos mediáticos. Un periodismo increíble, que es valiente, que investiga, que se mete con todos los poderes. Cuando uno piensa en los cronistas contemporáneos latinoamericanos, son muy potentes y muy leídos. Cuando se busca en medios de referencia o en nuevos medios o en medios independientes lo que a cada cual le gusta (ya no es como antes, que era el mass media, sino más my media), entonces, de The Guardian me gusta esto, pero de El País me gusta esto, y de este articulista... y armo algo muy potente para mí.

Y el interés es de muchachos muy comprometidos, muy lectores, muy intelectuales, muy preocupados por la sociedad, por el lenguaje. Muy apasionados. Pero tienen la preocupación de cierta pauperización, aunque saben, también, que hay posibilidades de trabajar en redes, colectivos que generan oportunidades interesantes. Los veo muy creativos también en publicidad, sabiendo que hay crisis en las agencias tradicionales.

Y ese interés de los jóvenes, ¿en qué aporte se puede traducir?

Hay (y sucedía también en nuestra época) un país llamado a reconciliarse, y la comunicación entra a aportar a la reconciliación en los territorios, desde el trabajo en comunidad, en estrategias, en la acción en escenarios como bibliotecas públicas u organizaciones sociales.

¿Qué relevancia tienen los comunicadores?

Se reconoce un saber, desde la necesidad de empresas, o de organizaciones sociales o entidades públicas, de cómo comunicar mejor. Hay una mayor conciencia de que hay que comunicar mejor, y que comunicar mejor es difícil. Requiere interpretar muy bien el momento de una organización; en qué contexto estoy yo, qué se está moviendo en ese contexto, qué puede ser problemático. Se requiere, también, diferenciar públicos.

Cuando hay una interacción, qué me dice, más allá de los que aún están interesados en que todo sea más clics o más ‘me gusta’. Eso marca unas necesidades desde la producción, pero también de cómo interactúas con la sociedad, y ahí el comunicador se vuelve muy importante.

MAURICIO GALINDO
Twitter: @galmau

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.