El esfuerzo sostenido, la clave para lograr las metas

El esfuerzo sostenido, la clave para lograr las metas

Miguel Trujillo, autor del libro 'Haz que suceda', explica por qué abandonamos los proyectos. 

Metas de Año Nuevo

Superar las dudas respecto a lo que nos proponemos nos puede llevar al éxito.

Foto:

123RF

Por: TATIANA MUNEVAR - ESPECIAL PARA EL TIEMPO
27 de marzo 2019 , 10:11 a.m.

El 2019 aceleró su paso y en este momento es posible que usted ya haya abandonado la mayoría de proyectos que empezó en enero, entre los que seguramente estaban aprender un segundo idioma, hacer ejercicio o cambiar de trabajo.

Posiblemente, también tiró la toalla con alguna idea o emprendimiento que se trazó con mucho ánimo hace un par de meses, e incluso se aburrió de esa tarea de hacer un blog, vender productos a través de algún sistema multinivel o mejorar su presencia en redes sociales.

Si alguno de estos es su caso, preocúpese por su falta de compromiso, pero consuélese al saber que hace parte del 98 por ciento de las personas que, por lo menos en América Latina, no logran terminar con éxito las cosas que emprenden o se proponen, a pesar del ánimo y la disposición con la que las comienzan.

La cifra sale de las investigaciones hechas durante dos décadas por el colombiano Luis Miguel Trujillo, autor del libro 'Haz que suceda', que recoge sus experiencias como coach y conferencista desde México hasta Argentina.

¿Por qué cuesta tanto mantenerse en un proyecto? ¿Por qué las personas parecen sabotear sus propios emprendimientos? ¿Por qué eso que comienza como una buena idea termina siendo una cosa aburrida a la que no vale la pena invertirle tiempo ni esfuerzo?

De acuerdo con Trujillo, quien escaló el monte Lobuche ubicado en el Himalaya, frente al Everest, la respuesta está en dos palabras que casi nunca combinamos juntas, ni al hablar ni mucho menos al actuar, y en las que está la clave para sacar adelante cualquier proyecto. Se refiere al esfuerzo sostenido, en el que el autor basa una metodología de vida que lo ha llevado a dictar más de 500 conferencias en América Latina y el mundo ante todo tipo de audiencias.

Así lo cuenta en su libro en el que explica cómo salir del círculo de los incumplimientos personales, que tal vez son los más graves de todos, y entrar en el selecto grupo de quienes aprenden a cumplir sus metas.

'Haz que suceda' es uno de los libros más vendidos de los últimos tiempos en Colombia y otros países de la región. Su primera edición salió en agosto de 2011 y el pasado 13 de marzo se lanzó en Bogotá la decimotercera, que hace énfasis en prepararse antes de emprender los proyectos: si va a ser emprendedor, tome cursos de gerencia de proyectos; si el canal de ventas son las redes sociales, certifíquese en marketing digital antes de arrancar. ¿Para qué? Para que no llegue la duda y uno abandone.

EL TIEMPO conversó con Luis Miguel Trujillo.

La más grande de las creencias limitantes del latino es el autoconocimiento. El “yo me conozco y a mí el inglés no me entra”, “yo me conozco y no sirvo para cursos virtuales”.

¿Cómo llegó a la conclusión de que las personas no terminan lo que comienzan?

Llevo 20 años trabajando con grupos como educador experiencial, desarrollador de habilidades de trabajo en equipo y coach. Me di cuenta de que las personas que me consultaban hacían compromisos conmigo, y al volver a verlos en la siguiente sesión ya los habían abandonado. Al preguntarles por qué, siempre me daban las mismas razones. Eso es estadísticamente medible y así establecí cuáles son las creencias limitantes del latino y me dediqué a estudiar cómo quitárselas.

¿Cuáles son esas creencias?

He encontrado que la más grande de las creencias limitantes del latino es el autoconocimiento. El “yo me conozco y a mí el inglés no me entra”, “yo me conozco y no sirvo para cursos virtuales”. Siempre que doy una conferencia o hago una consultoría digo lo mismo: como seres humanos, les deseo con el alma que nunca se autoconozcan. Desde el lado personal, el autoconocimiento es una versión que la gente hace sobre su pasado para justificar algo en el presente.

Desde el punto de vista corporativo, he visto la facilidad con la que rompemos acuerdos. Hacemos una reunión y preguntamos al final si están todos de acuerdo y todos contestan que sí. Pero apenas salen por la puerta, el uno le dice al otro “eso no se va a poder”. Ahí aparece la duda y se acaba el esfuerzo.

¿Qué es el esfuerzo sostenido y en qué se diferencia de un esfuerzo normal?

Todo el mundo es capaz de hacer un esfuerzo, pero muy pocos hacen esfuerzos sostenidos. Para mí, la diferencia está en la duda, es decir, ese momento en que una persona dice que ya no puede, que le queda grande o que no sirve para eso. Es ahí donde debe entrar la metodología para lograr el esfuerzo sostenido.

¿Para qué sirve?

El esfuerzo sostenido no es opción, es selección natural. Solamente aquel capaz de mantenerse durante dos horas del día a lo largo de un año estudiando inglés al frente de un computador, hablará inglés al final del año. Eso es selección.

El esfuerzo sostenido es la diferencia entre vivir la vida por accidente o vivirla por diseño. Un ejemplo: el 99 por ciento de las personas viven su vida financiera por accidente, no por diseño, o sea, nunca han hecho cursos de finanzas personales.

El esfuerzo sostenido es tomar un curso de finanzas y eso puede hacer la diferencia entre buscar a dónde se fue el dinero o cada mes, por el contrario, decidir a dónde se va. Todas las personas pueden pasar de vivir la vida por accidente a diseñarla, a través de un esfuerzo sostenido.

¿Todos dudamos o hay personas que siempre terminan lo que emprenden?

Creo que a todos nos pasa, pues la duda es parte del esfuerzo. Hay gente que aplica de forma intuitiva las herramientas que enseño en el libro. Haz que suceda es una secuencia de herramientas aplicables, no es nada de motivación. Somos puro poder causativo en respuesta a preguntas como ¿fuiste o no fuiste?, ¿te quedaste o te saliste?, ¿hiciste o no hiciste?, ¿presentarse o no presentaste?

Mantenerse firme
  • Tener interés. Interesarse y generar interés en el reto que se tiene, algo que uno se puede obligar a tener. “El problema de mucha gente es que solo quiere hacer cosas que le gustan”. En opinión del conferencista, hay que aprender a hacer cosas que a uno no le gustan y volverlas rentables.
  • Buscar la herramienta. Mucha gente se enfrenta a un reto sin suficiente interés o con una herramienta a medias, dice Trujillo. Y, por supuesto, al final, cuando fracasan, ni siquiera saben por qué fracasaron. “Hay que tener herramientas adecuadas y completas para cumplir con los retos”, asegura.
  • Enfrentar el reto. Una instancia a la que se llega después de superar las dudas y que se consigue a través del esfuerzo sostenido del que habla el autor. “Aconsejo a todos que no se enfrenten a un reto sin el interés suficiente y sin la herramienta adecuada”, dice.
  • Mantenerse. La esencia del esfuerzo sostenido es la palabra ‘mantenerse’, algo que no es tan sencillo, dice Trujillo. “Hay que mantenerse a pesar de la burla del entorno, incluidos los amigos; a pesar del aburrimiento, que es parte del esfuerzo; a pesar del escepticismo interior, es decir, a pesar de que no creas en ti; a pesar de la falta de apoyo y de falta de reconocimiento”, señala.

TATIANA MUNEVAR
@tatimun
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.