‘Sonreír te puede ayudar a obtener un trabajo’

‘Sonreír te puede ayudar a obtener un trabajo’

Así lo asegura Camila Devis-Rozental, especialista en teorías de aprendizaje y desarrollo social.

Mujer sonriente

Sonreír, saludar, ser empático con el otro son habilidades que funcionan en el ámbito laboral.

Foto:

AFP

21 de septiembre 2018 , 10:20 a.m.

Sonreír, escuchar a alguien con atención o tratar a los demás con respeto son algunas actitudes que, aunque usted no lo crea, podrían ayudarle a graduarse de su carrera universitaria y tener mejores prospectos a la hora de conseguir un trabajo. ¿Por qué?
¿Qué tiene esto que ver?

El punto es que estas actitudes o cualidades hacen parte de la inteligencia socioemocional, un concepto que explora Camila Devis-Rozental, especialista en teorías de aprendizaje, en su libro Developing Socio-Emotional Intelligence in Higher Education Scholars.

Según Devis-Rozental, quien además tiene un doctorado, el impacto de la inteligencia socioemocional es que permite humanizar la educación superior y así transformar a las personas.

“Personas que desarrollan su inteligencia socioemocional durante la educación superior se gradúan con mejores aptitudes para conseguir un trabajo. Hoy en día, muchas empresas están más interesadas en lo que acá (Inglaterra) llaman soft skills, que son capacidades como trabajar en equipo, tener iniciativa, ser resiliente, saber hablar en público o tener empatía. Todas esas cualidades forman parte de la inteligencia socioemocional, y aunque deben desarrollarse desde el nacimiento, nunca es tarde para hacerlo y lograr ser más felices”, puntualiza Rozental, profesora e investigadora de la Universidad de Bournemouth.

Devis, que nació en Bogotá pero vive desde hace 24 años en Poole (Inglaterra), es una asidua creyente de que valores como el autoentendimiento y la resiliencia, entre otros, ayudan a manejar “efectivamente nuestra vida interior y exterior”.
Devis-Rozental explicó cómo la inteligencia socioemocional puede impactar en diferentes ámbitos de la vida, especialmente en la educación superior.

“Para mí, la inteligencia socio-emocional es la habilidad de integrar sentimientos, intuiciones y entendimiento para captar, comprender, manejar, aplicar y expresar nuestras emociones. La manera de explorar y manejar nuestras relaciones sociales en el momento y el contexto adecuados, con el debido propósito y con la persona indicada, con el fin de mejorar nuestra vida interior, nuestras relaciones con los demás, nuestra calidad de vida redunda en un impacto positivo en nuestro medio- ambiente”, aseguró.

Explica que algunas áreas de la inteligencia socioemocional son: autoestima, motivación, capacidad de manejar las emociones y autoentendimiento, entre otras.
“Es algo que todos llevamos en nosotros, pero que se nos ha olvidado. Sonreír cuando saludas, tratar a los demás como te gustaría que te trataran o escuchar a alguien con atención, como te gustaría que te escucharan a ti, puede cambiar tu experiencia inmediatamente”, explica la profesora.

Manejar las emociones negativas

Ojo, la especialista señala que existen algunas personas que no cuentan con la inteligencia socio-emocional, porque utilizan esas cualidades de manera negativa.
“Alguien que aunque sea muy seguro de sí mismo, buen orador, con carisma y don de gentes, utiliza esas cualidades para hacer daño o sin tomar en cuenta cómo sus decisiones afectan a los demás no es capaz de interiorizar ese concepto.

Pero no se trata de descartar las emociones negativas, dice la especialista en su libro, sino saberlas expresar. “Las emociones negativas no son malas. Hay que expresarlas, manejándolas de una forma adecuada. Es decir, está bien ponerse bravo porque alguien te trató mal y decírselo de una manera asertiva. No está bien ponerse bravo y pegarle a alguien o colgarle el teléfono. La idea es manejar, no controlar”, comenta.

La pregunta entonces es si la inteligencia socioemocional es determinada o se puede desarrollar. “La inteligencia socioemocional no es fija, se puede desarrollar, pero hay que saber del tema y querer hacerlo. Aquellos que trabajan con niños tienen que preservar y desarrollar su inteligencia socioemocional. Es un proceso que empieza con la profesora, ensenándole y modelando el comportamiento a los menores, esto tendrá un efecto en sus familias y eventualmente en su comunidad. Así que poco a poco tendremos una comunidad en la que las emociones y las relaciones interpersonales son importantes y válidas”, dice la educadora.

La especialista, que hizo un posgrado en educación para adultos, tuvo que replantear su vida en 2005, cuando una reacción alérgica a un remedio le perjudico el sistema nervioso y la dejó en silla de ruedas.

El texto ‘Developing Socio-Emotional Intelligence in Higher Education Scholars’ se puede conseguir en Amazon o en www.palgrave.com y www.springer.com donde los envían sin cobro alguno. El libro se puede comprar como ebook o carátula dura.

REDACCIÓN EDUCACIÓN

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.