Secciones
Síguenos en:
¿Tienen los profesores argumentos para negarse a las clases presenciales?
Regreso a clases en Medellín

Más de 400.000 estudiantes regresaron durante esta semana a clases en Antioquia.

Foto:

Jaiver Nieto Álvarez / ETCE

¿Tienen los profesores argumentos para negarse a las clases presenciales?

Más de 400.000 estudiantes regresaron durante esta semana a clases en Antioquia.

Expertos consideran que "se agotan" las excusas para evitar el retorno a las aulas.

El regreso a clases presenciales en los colegios del país ha estado marcado por recientes protestas de maestros, como las ocurridas en la ciudad de Bogotá, así como varias acciones judiciales como tutelas con las que sindicatos regionales de profesores han intentado suspender, algunas veces con éxito, las actividades en las aulas.

Sin embargo, desde varios sectores insisten en que los argumentos de los docentes para pedir que se regrese al trabajo en casa y vuelvan a cerrar los colegios parecen agotarse.

(Lea también: Más de 61.000 profesores en Colombia no se han vacunado)

“Muchos sindicatos de profesores llevan meses oponiéndose al retorno. El problema es que lo hacen acudiendo a temas que no deberían frenar la presencialidad. Por ejemplo, el plan de vacunación se encuentra muy avanzado y muchos docentes no han acudido a vacunarse. Y a esto se suman recientes informes que dan cuenta de que los colegios sí están habilitados para volver”, mencionó el analista en educación Ricardo Rodríguez.

Y es que la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), así como sus sindicatos afiliados, insisten en que no están dadas las condiciones para regresar a las aulas. De hecho, las tutelas interpuestas acuden a este argumento para buscar impedir el retorno.

(Lea también: Matrícula cero: tres proyectos de ley buscan que sea política de Estado)

De acuerdo con estas organizaciones, no son pocos los colegios sin acceso a agua potable, implementos de bioseguridad y personal de aseo y limpieza que puedan garantizar la salud en los entornos escolares.

Pese a ello, un reciente informe de la Contraloría de Bogotá encontró que el 94 por ciento de las instituciones educativas en la ciudad ya cuentan con protocolos contra el covid-19 y están preparados para la prestación del servicio presencial.

A esto se suma que, según mencionó a EL TIEMPO la ministra de Educación, María Victoria Angulo, "a nivel nacional, alrededor de un 15 por ciento de las instituciones requieren en estas semanas terminar los mejoramientos. Por su parte, el 85 por ciento de las sedes educativas ya se encuentra en condiciones".

(Lea también: Sena hará gran feria laboral con más de 30.000 vacantes para jóvenes)

Lo anterior quiere decir que todavía hace falta trabajar en las adecuaciones en las instituciones restantes, para lo cual es necesario acelerar la ejecución que Mineducación entregó a las 96 secretarías del país para tal fin.

No obstante, Francisco Cajiao, experto en educación, señaló: “Es cierto que hay muchas limitaciones en infraestructura y acceso a servicios públicos, especialmente en las zonas más pobres y aisladas. Pero lo grave es afirmar que hasta tanto no se resuelvan todos esos problemas no se puede regresar a clases. Significa que las poblaciones más frágiles están condenadas a la ignorancia por tiempo indefinido”.

Pero los sindicatos de maestros insisten en que no están las condiciones. Y muestra de ello, aseguran, son los casos de contagios de covid-19 presentados en varias instituciones en diferentes regiones del país.

(Lea también: Matrícula cero: estos son los requisitos para acceder al beneficio)

De hecho, nada más en Bogotá se han registrado 1.801 casos de covid-19 en colegios públicos, según informó la Secretaría de Educación, lo que representa el 18,2 por ciento de los testeos realizados.

Y si bien estos sí se han registrado (e incluso varias secretarías de educación han dado reportes al respecto), de acuerdo con organizaciones de colegios consultados por este diario, estos han sido mínimos.

Vacunación

De acuerdo con Cajiao, el avance en el plan de vacunación de los maestros debe servir para que “se acabe la disculpa de que los profesores se van a morir si van a las escuelas”.

A la fecha, el 85 por ciento de los maestros ya se han vacunado, según cifras del Ministerio de Educación. Sin embargo, el 15 por ciento restante, que representa a más de 61.000 docentes, sigue sin aplicarse la vacuna.

Ante esto, Fecode insiste en que “las demoras en segundas dosis, falta de claridad en la información y dificultades geográficas (colegios en zonas alejadas) han dificultado el acceso a vacunas. Resulta preocupante que ni el Ministerio de Salud ni el Ministerio de Educación manejen datos concretos de cuántos docentes y docentes directivos se han contagiado desde el inicio de la presencialidad, porque no llevan un registro”.

(Lea también: Fecode: 'Sin vacunación completa, profesores no deben a ir a clase')

Pese a ello, llama la atención que el ritmo de vacunación de este gremio en los últimos meses parece haberse estancado, dado que en un mes solo en docentes se pasó de 348.000 a 350.000 personas vacunadas.

Hay que aclarar que, incluyendo a personal administrativo y demás personas vinculadas con los servicios educativos, ya son 392.000 personas que han recibido al menos una dosis.

Efectos de mantener los colegios cerrados

Las consecuencias del prolongado cierre de los colegios (entre marzo de 2020 y julio de 2021) ya han sido ampliamente documentadas. Organismos como Unesco y Unicef califican esta como una “tragedia generacional” e incluso se ha llegado a hablar de países con una pérdida de más de dos años en los procesos de aprendizaje.

Concretamente en el caso colombiano, un análisis del Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana revela que el país podría perder hasta 50 puntos en las Pruebas Pisa, de acuerdo con estimaciones del Banco Mundial.

(Lea también: Icfes volverá a aplicar las pruebas Saber 3.°, 5.°, 7.° y 9.°)

A esto se suma que los resultados de las pruebas Saber 11 del Icfes en 2020 muestran que las brechas de conocimiento y desempeño aumentaron entre población urbana y rural, entre personas con acceso a conectividad y sin ella, entre colegios públicos y privados y entre estratos socioeconómicos.

Lo anterior sin contar con los efectos socioemocionales en los menores causado por el encierro, la posible vulneración de sus derechos dentro de los hogares, entre otras alertas dadas no solo por expertos sino por organismos internacionales.

REDACCIÓN EDUCACIÓN

Otras noticias

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.