Estudio muestra frenazo en matrículas en educación superior en 2017

Estudio muestra frenazo en matrículas en educación superior en 2017

En cambio, las inscripciones crecen. Entre las causas, expertos señalan costos y la emigración.

Estudiantes

Desde 2013 no había una reducción en la matrícula de estudiantes en instituciones de educación superior.

Foto:

Oscar Berrocal

Por: Camilo Peña Castañeda
03 de mayo 2019 , 08:51 a.m.

La tendencia de tener cada año más estudiantes de educación superior matriculados en un primer curso, que se mantenía de manera ininterrumpida desde 2013, se detuvo en el 2017, según las cifras más recientes del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior.

Ese año se matricularon 487.511 estudiantes, un 7 por ciento menos que en el 2016, cuando fueron 529.534, contando tanto el sector público como el privado en todas las modalidades de estudio. Esta es la segunda vez que se presenta ese comportamiento en 10 años. La anterior fue en 2013, cuando cayó a 354.336, unos 30.000 menos que en 2012 (con 384.404).

El mismo frenazo se evidenció en la cifra de admisiones que reportan las entidades de educación superior. En el 2016 fueron 646.426 y en el 2017 apenas llegaron a 613.283.
Sin embargo, no ocurre lo mismo con el número de inscripciones, donde la tendencia al crecimiento se mantiene. En el total se pasó de 1’163.889 a 1’276.557 de un año a otro.

El tema de la caída en el número de matrículas de 2017 a 2018 es preocupante, por cuanto podría impactar la meta de mayor cobertura educativa –el actual gobierno pretende ampliarla del 57 al 60 por ciento en el cuatrienio– y por las posibles razones que están generando dicha reducción.

Y, aunque no hay una única explicación sobre el menor número de estudiantes matriculados después de varios años continuos de crecimiento –explicado en parte por el jalonazo del programa Ser Pilo Paga–, expertos consultados por EL TIEMPO dejan ver que el descenso puede ser producto del costo de la matrícula académica, que sube anualmente sin tregua; los programas no estarían resultando atractivos o no responden a las expectativas de los jóvenes; poca motivación frente a la dificultad de conseguir empleo e, incluso, aspectos de confianza sobre la economía del país, entre otros.

Para profundizar en las razones, Francisco Cajiao, experto en educación, expone que cada vez son más los colombianos que consideran que la educación superior no los va a ayudar a tener un mejor nivel de vida.

Hace dos años había una crisis económica bastante fuerte que golpeó a mucha gente. Además, una gran expectativa por el cambio de gobierno, por lo que mucha gente pospuso la entrada a la universidad

En todo caso, Cajiao apunta que se deben esperar las cifras del 2018 –se espera que salgan a finales de este año– para indagar si se trata de un quiebre definitivo en la tendencia. "Si lo es, la explicación es otra. Por ejemplo, en el 2017, el Plan Nacional de Desarrollo cerró la llave del Icetex y únicamente permitió otorgar créditos para las instituciones de educación superior acreditadas", plantea Cajiao.

Esa decisión, que cambió en julio del año pasado con la Ley 1911 de 2018, a juicio del especialista pudo impedir el acceso a la educación superior mediante créditos a muchos jóvenes, teniendo en cuenta que "la mayoría de las universidades privadas no están acreditadas y son muy costosas para la población de escasos recursos".

Prueba de ello es que al revisar las cifras, las instituciones privadas fueron las que más sufrieron por dejar de recibir estudiantes. En el 2016, 285.833 jóvenes accedieron a la educación privada, mientras que en 2017, ese número fue de 255.462, es decir, un decrecimiento del 10 por ciento.

Frente a la baja en las matrículas en las instituciones privadas, otros expertos aseguran que puede deberse a la falta de innovación en los sistemas educativos. Por eso advierten que las universidades deben cambiar los modelos de enseñanza para atraer nuevos estudiantes.

"El sector no ha querido darse cuenta de que la oferta, como negocio, se está replanteando completamente. El modelo formativo es cada vez menos agradable para las nuevas generaciones", anota, en ese sentido, Carlos Mario Lopera, director del Observatorio de la Universidad Colombiana.

El sector no ha querido darse cuenta de que la oferta, como negocio, se está replanteando completamente. El modelo formativo es cada vez menos agradable para las nuevas generaciones

Gerardo Rodríguez, director de Admisiones de la Universidad de La Sabana, agrega otro ingrediente: el creciente número de estudiantes que deciden formarse en el exterior. Y las cifras le dan la razón. Un reciente informe de este diario ya había advertido que del 2012 al 2018, más de medio millón de colombianos optaron por esto.

No es un dato menor

Para la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún), que el número de matriculados haya disminuido es un dato preocupante, teniendo en cuenta que impacta directamente la meta nacional de aumentar la cobertura educativa, que, en otras palabras, es la capacidad del Estado para ofrecer acceso a más personas a la vida universitaria, técnica y tecnológica.

De acuerdo con estadísticas oficiales, el país viene dando importantes avances en esta materia. En concreto, en el periodo 2013 - 2017, la cobertura pasó de 27 a 51 por ciento, y la meta de este gobierno para los próximos cuatro años es llegar al 60 por ciento. Y cabe recordar que en los países miembros de la Ocde –organización a la que Colombia ha buscado ingresar dando los pasos indicados–, ese indicador está en un promedio de 80 por ciento.

Por esa razón, Ascún sostiene que hay mucho por trabajar para alcanzar estos niveles y, de paso, revertir el quiebre en el número de matriculados. Con ese fin, este gremio considera que se deben plantear estrategias para combatir la baja empleabilidad, el fenómeno de las microcertificaciones (pequeños cursos en línea) como alternativa distinta a la educación superior y los costos de la matrícula, que superan las capacidades de endeudamiento de las familias colombianas.

Aunque la reducción en las matrículas es menor en las instituciones públicas que en las privadas, el asunto no deja de ser preocupante según los expertos. En el 2017, 232.049 estudiantes se matricularon, mientras que la cifra llegó en el 2016 a 243.701, lo que significa una caída del 4,78 por ciento.

"Muchas instituciones públicas quisieran recibir más estudiantes, pero, literalmente, no tienen la capacidad instalada. La mayoría de recursos adicionales que han recibido en los últimos años los han empleado en auditorios, laboratorios y escenarios, pero poco para aulas", señala el director del Observatorio de la Universidad Colombiana.

¿Un efecto del Ser Pilo Paga?

Al analizar las estadísticas de ingreso de educación superior, es inevitable hablar del programa Ser Pilo Paga, que favoreció a casi 40.000 jóvenes entre el 2015 y el 2018 (años comprendidos en este análisis).

Gerardo Rodríguez, director de Admisiones de la Universidad de La Sabana, manifiesta que este programa, efectivamente, generó condiciones favorables para realizar estudios universitarios, sobre todo porque logró solventar la principal barrera de acceso para muchos hogares: el dinero.

Carlos Lopera, del Observatorio de la Universidad Colombiana, no duda en señalar que Ser Pilo Paga jalonó por igual matrículas, admisiones e inscripciones, especialmente en el año 2016. Y aquí cabe resaltar que Generación E, el programa que lo sustituyó, espera beneficiar 320.000 jóvenes en este gobierno.

CAMILO PEÑA CASTAÑEDA
REDACCIÓN EDUCACIÓN@penacamilo 

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.