Cocina en casa con niños, una excusa para compartir en familia

Cocina en casa con niños, una excusa para compartir en familia

Las actividades alrededor de la comida en los hogares puede afianzar los lazos afectivos.

Cocina con niños

Cocina con niños

Foto:

iStock

Por: Redacción Educación
24 de abril 2020 , 05:32 p.m.

Compartir y recrear recetas en la cocina es, sin duda, una actividad enriquecedora para las relaciones afectivas entre padres e hijos. Y no solo eso, también sirve para el desarrollo de las habilidades de los más pequeños.

Así lo asegura Olga Lucía Pinzón Espitia, profesora del Departamento de Nutrición Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, quien señala que este tipo de actividades les ayudan a aprender de nutrición, higiene y alimentación saludable, y aporta a sus habilidades motoras y fortalece los vínculos afectivos en la familia, además de ser un perfecto pasatiempo.

“La cocina se debe convertir en un espacio amigable para los pequeños, asignándoles actividades acordes con su desarrollo motriz”, asegura.

Por su parte, la psicopediatra Lucía Benavides señala que la cocina también trae un beneficio en el desarrollo psicosocial de los menores: “Al igual que sucede con otras tareas manuales y en grupo, la cocina les enseña a seguir pautas, una conducta propia de la vida social humana que, si no se trabaja desde edades tempranas, puede provocar inconvenientes en su relacionamiento en comunidad”.

(Lea también: Llegó la hora de homenajear a los niños)

En esta actividad es importante tener en cuenta unas claves para que esta experiencia realmente sea enriquecedora y no implique un peligro a su integridad física. De acuerdo con Pinzón, lo primero a tener en cuenta es la edad del niño porque no es lo mismo lo que puede hacer un pequeño de 4 años a lo que puede hacer uno de 10. Sus habilidades motoras son diferentes, así como su nivel de atención.

Para el caso de niños de tres a cinco años se recomienda que ayuden en la cocina con labores básicas. La dificultad va aumentando conforme van creciendo y adquiriendo habilidades. De esta manera pasarán a hacer tareas más complejas como exprimir, amasar, revolver, entre otras.

Más allá del tema de la edad, las expertas señalan que hay unas pautas que se deben atender para que la cocina sea una actividad entretenida, divertida y, sobre todo, segura.

Deben tener su lugar

Antes de empezar a cocinar, se debe asignar un área de trabajo para el niño, lejos de elementos peligrosos como cuchillos y estufas encendidas. Todo el tiempo debe estar bajo supervisión de un adulto.

Esto les da la oportunidad de tener un espacio propio en el que tienen el control. Les da confianza en lo que hacen y les permite apropiarse de su entorno”, comenta Benavides.

Ropa para ensuciar

Muchos padres suelen enojarse porque sus hijos se ensucian, pero de acuerdo con la experta, este momento es ideal para la creatividad, por eso es clave ser menos rigurosos. Siempre será útil un delantal y usar ropa sucia o vieja. “Quitar las inhibiciones y dejarlos explorar, siempre con pautas, es vital para que la actividad cumpla su propósito de ser un entorno creativo”.

Recetas fáciles

De acuerdo con Alejandra Ricardo, fisioterapeuta infantil, se debe optar por recetas sencillas en las que los niños hagan movimientos que ayuden a su motricidad: “Ojalá sean platos que para su preparación requieran amasar, revolver, aplanar o estirar”.

(Lea también: El colombiano detrás de una de las bases de datos clave en la pandemia)

Algunas ideas son postres que requieran batir, una hamburguesa (puede ser vegetariana) para que amasen, ensaladas de frutas, helados caseros, entre otras.

Ingredientes en acción

Una de las cualidades más importantes de los niños a esa edad es la curiosidad. Esto les permite conocer cómo funciona el mundo. Por eso se les debe permitir participar activamente en la preparación. “Se busca que puedan agarrar, oler, probar, servir, tocar y ver lo que se hace con cada ingrediente. Por ejemplo, romper huevos, rallar queso (a una edad mayor) o emplatar. Entenderán qué es lo que le da sabor a las comidas y les permitirá ser abiertos a la hora de probar nuevas cosas”, dice Benavides.

Oportunidad para aprender

La cocina puede ser un lugar para aprender de técnicas, higiene y nutrición. Se debe aprovechar la oportunidad de explicar al niño por qué es importante uno u otro ingrediente, el lavado de los alimentos antes de cocinarlos, hábitos saludables o combinaciones de sabores.

Equivocarse no siempre está mal. Este es un espacio para compartir y divertirse, así que no es recomendable recurrir a regaños ante un error porque lo último que se quiere es que los niños asocien la cocina con un espacio hostil y agresivo.

“Los menores no van a querer hacer una actividad en la que se sienten que no son buenos o que van a recibir una actitud de reproche por parte de sus padres”, finaliza la experta.

EDUCACIÓN - @EducacionET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.