El árbol sí cayó / De tu lado con Álex

El árbol sí cayó / De tu lado con Álex

Sí hay valores que no dependen de la percepción de terceros, sino de los hechos objetivos.

Parque Natural Regional Bosque de los Guayupes

Parque Natural Regional Bosque de los Guayupes está ubicado entre los municipios de Acacías y Guamal en el Meta.

Foto:

Cortesía Cormacarena

Por: Alexandra Pumarejo
26 de noviembre 2019 , 09:28 p.m.

Hay una pregunta famosa que planteó el filósofo George Berkeley y siempre me ha llamado la atención. “Si un árbol se cae en el bosque, pero nadie estaba presente para escucharlo, ¿quiere decir que no hubo sonido al caer?”.

Esta pregunta ha sido utilizada frecuentemente para estimular un debate filosófico entre lo objetivo y lo subjetivo.

Para los subjetivos, los hechos ocurren porque los seres humanos los percibimos; en cambio, para los objetivos, los hechos ocurren independientemente de cómo son percibidos por terceros.

Con este ejemplo me di cuenta de que soy una persona objetiva. Para mí, el árbol sí cayó, así no haya testigos de su caída o del sonido que produjo al caer. Pienso que, más allá de cuestionar si hubo sonido o no, hay que concentrarse en las consecuencias que deja que este árbol ya no esté erguido en el bosque.

Los pájaros jamás volverán a hacer sus nidos en ese árbol, las hojas nunca volverán a florecer, y el bosque, como consecuencia, cambió completamente su topografía por tener un árbol menos. Considero innecesarios los testigos para confirmar un hecho que claramente conlleva consecuencias.

En la sociedad de hoy en día, a muchas personas les gustaría aplicar la misma teoría del subjetivismo. Cuántos infieles consideran que no hacen nada malo si jamás son descubiertos.

Cuántos políticos roban una y otra vez sin escrúpulos y no se limitan, pues jamás son enjuiciados.

Cuántos hombres agreden y maltratan a sus parejas o a sus hijos por años sin condena alguna porque sus abusos se mantienen en secreto. A cuántos jóvenes no se les escudan los malos comportamientos en los colegios para que se puedan graduar sin que, aparentemente, nadie se entere.

Nos gustaría pensar que mantener los hechos incorrectos en la oscuridad, sin que nadie se entere, los hace menos dañinos, dolorosos o nocivos, pero, así como en el caso del árbol, cada acto, por pequeño que sea y por oculto que se mantenga, siempre tiene consecuencias.

Pienso que, como sociedad, cada día más debemos aferrarnos a ser más objetivos y menos subjetivos porque hemos perdido el norte de lo que es correcto y lo que no lo es.

En un país donde la justicia parece ser cada día más subjetiva, debemos enseñarles a nuestros hijos que sí hay blanco y negro.

Sí hay valores que no dependen de la percepción de terceros, sino de los hechos objetivos y de las consecuencias que esos actos conllevan. ¡Hay que actuar correctamente, sin que nadie lo presencie ni lo oiga!

ALEXANDRA PUMAREJO@detuladoconalex

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.