Meditar, una forma para sobrellevar el aislamiento

Meditar, una forma para sobrellevar el aislamiento

Existen muchas técnicas para realizar esta práctica milenaria, aquí le explicamos la más sencilla.

Meditacion 2

Ordenar es limpiar, generar la alegría de recuperar, recordar aquello que olvidamos, eliminar la tristeza de tener algo que no nos da paz.

Foto:

iStock

Por: Simón Granja Matias
16 de mayo 2020 , 09:00 p.m.

La meditación toma diferentes significados dependiendo del contexto, es una práctica milenaria de numerosas religiones y creencias; sin embargo, no es una religión, sino más bien un esfuerzo para autorregular la mente por medio de la relajación.

La meditación se relaciona, inicialmente, con el budismo pues es la práctica por excelencia de esta doctrina filosófica y espiritual; aunque también está presente en el hinduismo relacionada con el yoga, o en el cristianismo, con la oración, en el islamismo y otras religiones. Una de las tantas ideas sobre la meditación en el budismo es que por medio de esta se logra desarrollar estados mentales más positivos, consiguiendo así una sensación de felicidad más duradera.

El profesor Alexander Rubio sabe sobre meditación en espacios de estrés. Enseñó alternativas metodológicas para la educación física utilizando técnicas somáticas como el hatha yoga, 'mindfulnes', expresión corporal, percusión corporal, etc., en el Colegio Rodrigo Lara Bonilla, en una zona vulnerable en Ciudad Bolívar, y, actualmente, es director del Idep. Según explica, hay varias formas de acercarse a la comprensión del término: “Meditar es focalizar la atención, energía y la disposición, siendo consciente de sí mismo. “Las culturas ancestrales dicen que es ‘estar presente al presente’, es decir, con la mente y los sentidos en el lugar, conectados con la respiración”, explica. Hay varias técnicas: la meditación zen, el vipassana, la meditación en movimiento, las técnicas de focalización, etc.

(Lea también: Dos meditaciones para calmar la ansiedad y conectarse con este momento)

Aunque la meditación es una práctica milenaria, las tecnologías han logrado que alcance su momento álgido en la actualidad. 'The New York Times' sentenció que las aplicaciones de meditación son los nuevos 'fitness trackers'. De políticos a modelos las tienen en sus 'smartphones' y se han convertido en la herramienta perfecta para huir del estrés en el que la sociedad moderna nos ha sumergido.

Las culturas ancestrales dicen que es ‘estar presente al presente’, es decir, con la mente y los sentidos en el lugar, conectados con la respiración

Este es el momento

En medio de estos tiempos de incertidumbre, de distancia física de los seres queridos, de ansiedad, de miedo y estrés, la meditación se plantea como una opción para regular la mente, relajar el cuerpo y estar en paz.

La práctica regular de la meditación mejora nuestra salud física y mental. Es el cambio interior que necesitamos no solo para sobrellevar el confinamiento y el sufrimiento de la separación, pérdida o soledad de nuestros seres queridos, sino para poder posteriormente mejorar la calidad de vida y el bienestar.

El profesor Rubio, en estos días de cuarentena, ha publicado videos en los que enseña meditación y yoga, entre otras actividades. “Mi premisa es que el covid-19 no te robe la sonrisa, y un ejercicio muy importante es sonreír mientras meditas. Esta acción tranquiliza el cerebro, alivia nuestro ser, nos ayuda a ser más empáticos. Nos permite regularnos emocionalmente, genera tranquilidad y aumenta la producción de dopamina”.

Meditar sirve principalmente como una higiene mental, pero afecta todas las dimensiones de nuestra vida, explica Ángela Losada, instructora de meditación en la fundación El Arte de Vivir, y asegura que “permite disminuir los pensamientos repetitivos, que son los que no le permiten a la mente relajarse. Generalmente esos pensamientos que se repiten son preocupaciones que nos afectan mentalmente y también nos generan emociones negativas. Estas a su vez generan toda clase de tensiones y efectos en nuestra salud física. Por eso, meditar ayuda a que nuestra vida mejore en todos los aspectos”.

Y son varios los estudios científicos realizados por algunas de las universidades y centros de investigación más prestigiosos del mundo que lo confirman.

Según un estudio de la Universidad de California, la práctica regular de la meditación combate el envejecimiento celular. Pero además, mejora los sistemas cardiaco, digestivo y respiratorio, y refuerza el sistema inmunológico, proporcionándonos una mejor calidad de vida.

Asimismo, la meditación reduce notablemente el estrés, la ansiedad, el insomnio, además de prevenir y combatir los síntomas de la depresión. Un estudio de la Universidad de Baltimore demostró cómo la práctica regular de técnicas de meditación tiene un efecto equivalente al de los tratamientos con fármacos antidepresivos.

Su primera vez...

El profesor Rubio explica cómo empezar a meditar.

El primer paso es querer hacerlo. Puede ubicarse en un lugar de la habitación, de la sala o cualquier espacio en donde esté cómodo, tranquilo y no lo vayan a interrumpir mientras realiza la técnica. Luego adopte una postura cómoda, puede ser sentado cruzando las piernas (postura del sastre o sukhasana), puede ser sobre las rodillas (postura del rayo o vajkrasana) o media flor de loto o flor de loto. Cualquier postura en la que pueda acomodarse y de acuerdo con su flexibilidad y elasticidad.

Inicie con un ejercicio de un minuto en el que cierra los ojos, respira profundamente y se conecta con el flujo respiratorio, sintiendo el ingreso del aire, la retención y la exhalación. Perciba cada segmento corporal, si hay tensiones, la ubicación de las extremidades y cada componente del cuerpo. A su vez esté atento a los pensamientos que aparecen, las imágenes, haga conciencia de estas.

Obviamente, el primer intento solo da tiempo para darse cuenta de la respiración, pero día a día puede aumentar la duración, hasta llegar a cinco minutos o más. A medida que lo va realizando es muy fácil conectarse con la respiración; es decir, empezar sintiendo 10 respiraciones conscientes y después aumentar progresivamente.
Va a sentir confort, relajación y el cuerpo se va a ir acostumbrando. Inicialmente, se siente cierta molestia muscular o adormecimiento de las extremidades, pero las sensaciones cinestésicas van siendo superadas.

Se puede además colocar las manos en ciertas posturas (mudras), por ejemplo, conectar el dedo pulgar e índice de cada mano. Colocar el dorso de la mano sobre las piernas ayuda a que estas terminaciones nerviosas se activen y se aumente la concentración. O también se puede colocar las manos sobre los muslos. Este tipo de acciones hace que se estimulen las ondas cerebrales de relajación. Si se desea, puede acompañar una de las sesiones con música instrumental o de relajación.

SIMÓN GRANJA MATIAS*
Redacción Domingo 
En Twitter: @simongrma* Con información de Europa Press

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.