Retiros y misiones, así viven los jóvenes la Semana Santa

Retiros y misiones, así viven los jóvenes la Semana Santa

En el país hay numerosos grupos que se reúnen para reflexionar y ayudar a comunidades. 

Jóvenes católicos

Jóvenes de Misión País Colombia en uno de sus viajes, en Condoto (Chocó).

Foto:

Cortesía Esteban Lemus, de Misión País Colombia.

Por: Redacción Vida
26 de abril 2019 , 11:30 a.m.

Aunque se cree que el catolicismo es celebrado sobre todo por adultos y sectores tradicionales del país, hay jóvenes creyentes que también demuestran su fe con compromiso y sin timidez. Un ejemplo de esto fue la última Jornada Mundial de la Juventud a principio de año en Panamá, en la que participaron alrededor de 700.000 jóvenes, lo que representó un récord para ese encuentro.

Semana Santa, por ser una de las celebraciones más importantes para la Iglesia católica, es un periodo que también conmemoran algunos jóvenes, aunque no de la forma tradicional. Alejandra Arias, una de las mujeres que participan en los encuentros espirituales de Effetá, cuenta que “esta semana estamos unos días en retiro, y luego nos vamos a hacer unas misiones en zonas apartadas del país. Vamos a hablar con la comunidad y mostrarles a Dios. No es solo salir a rezar, y eso lo ha promovido mucho el papa Francisco; se trata de demostrar nuestra fe con acciones”.

Para Hernán Olano, doctorado en derecho canónico y decano de humanidades de la Universidad Gran Colombia, los jóvenes están cambiando la forma en la que celebran su fe y se enfocan más en ese tipo de acciones sociales, lo que también ha hecho que “en los últimos seis años, la Iglesia católica experimente un crecimiento de la fe”, explica. “El papa Francisco también les transmite la experiencia cristiana y se inspiran de eso”.

Para ilustrar mejor la forma en la que algunos jóvenes en el país viven su religión, en este caso la católica, les contamos algunos testimonios de miembros de organizaciones donde alimentan y viven su fe.

Casa Ignaciana de la Juventud

Miguel Ángel Alarcón, de 21 años, hace parte de la Casa Ignaciana de la Juventud, un espacio de formación para los jóvenes que quieran acercarse más a la espiritualidad católica. “Llegué a participar en los grupos de la casa ignaciana por la formación que recibí en mi colegio. Lo que me llamó la atención fue la manera en la que esa fe se pone al servicio de los demás con todas las actividades que se realizan”.  Según explicó, en este grupo no solo forman y guían a los jóvenes en la espiritualidad sino que también los llevan a atender a poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Para Alarcón, este tipo de comunidades rompen un poco con lo que se cree de los católicos. “Quizá el problema es que la gente entienda espiritualidad como ir a rezar o ir hacer un rosario o ir misa, la espiritualidad va más allá de eso. Es entender cómo actúa Dios a través de todo lo que pasa a nuestro alrededor y eso es lo que me parece interesante y lo que me mantiene vinculado”.

Precisamente, esa forma de entender la espiritualidad –dice– es uno de los motivos por los cuales él cree que el número de jóvenes que quieren entrar a la Casa ha aumentado.

Effetá, el retiro de Emaús para jóvenes

Otro de los encuentros y que ha servido como plataforma para atraer, e incluso convertir a los jóvenes a la Iglesia católica, es Effetá, un retiro espiritual. Alejandra Arias, de 22 años y que lleva ocho años de su vida en distintos grupos o asociaciones católicas, explica que el motivo por el cual llegó a hacer parte de comunidades como esa es que “los jóvenes buscamos un sentido en la vida. Tratamos de saciarnos con el mundo, pero nunca termina siendo suficiente. Cuando nos damos la oportunidad de abrir nuestro corazón, y somos conscientes de que no nos saciamos nunca del mundo, es imposible no prestar atención”.

Para Arias, ese tipo de encuentros fortalecen la fe de los que asisten y sirven también como multiplicadores de esas creencias. “Hoy Effetá está en Bogotá en 12 parroquias, y en lugares como Medellín, Caldas, Cali, Maicao, Barranquilla, Neiva, Valledupar, Villeta, Villavicencio y Tunja. Y por parroquia somos más o menos 60 jóvenes en promedio. Así que hoy Effetá no son los 15 jóvenes que empezaron, sino que somos una familia mundial”, agregó.

Misión País Colombia y Movimiento de Vida Cristiano

Los colegios católicos son el trampolín para algunos jóvenes que quieren seguir practicando su fe a través de misiones a zonas apartadas y el servicio a la comunidad.
Ese es el caso de Movimiento de Vida Cristiano, un grupo de estudiantes de algunos colegios católicos conformado por más de 150 personas que se reúnen para participar en celebraciones litúrgicas. Esteban Lemus, de 23 años, fue uno de los miembros de esa comunidad durante varios años. “Con ellos logré hacer cosas interesantes, aprender de los demás y fortalecer mi fe porque al principio yo estaba muy perdido e, incluso, me consideraba agnóstico y ahora mis creencias están muy fortalecidas”, asevera.

Lemus ahora hace parte de Misión País Colombia, que es un grupo de estudiantes con varias creencias de la Universidad Javeriana que se reúne a hacer misiones en varios lugares del país. “Hace poco fuimos al Chocó a hablar con la gente, escucharlas y transmitirles un poco de nuestra fe. Yo cada día conozco personas que tienen una necesidad muy grande de Dios y se acercan cada vez más a él”.

Asociación Santa Cruz

La Asociación Santa Cruz es una organización sin ánimo de lucro, fundada en 1997, que reúne a niños y adolescentes para acompañarlos en su formación espiritual. Emilio Arteaga, de 18 años, manifiesta que el motivo por el cual decidió empezar a acercarse a ese tipo de organizaciones es la necesidad de explorar a Dios.
Asimismo, cuenta que ha visto que los retiros espirituales, las convivencias y las misiones han servido para que conocidos suyos se acerquen más a la fe católica. “El número de jóvenes que quieren hacer parte de grupos católicos se está incrementando porque vi cómo varios de mis compañeros se acercaron a Dios y ese es el papel fundamental de una misión”, asevera.

Para Arteaga, otro de los objetivos de esos grupos es romper mitos entre los jóvenes. “Muchas veces en mi colegio, cuando decía que hacía parte de los grupos de oración, me miraban raro e incluso la gente cree que por ser creyente soy conservador, y eso no es así. En ese sentido, en lo que más he crecido espiritualmente es en aceptar las personas que creen que cosas distintas, o no creen, y aprender de ellos”, resalta.

REDACCIÓN VIDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.