Secciones
Síguenos en:
Una nube errante mayor que la Vía Láctea habita en 'tierra de nadie'
nube huérfana

La nube huérfana es la parte azul en forma de paraguas de esta imagen, que está codificada por colores para mostrar la parte de rayos X de la nube en azul, el gas caliente en rojo y la región visible en blanco.

Foto:

EUROPEAN SPACE AGENCY / XMM-NEWTO

Una nube errante mayor que la Vía Láctea habita en 'tierra de nadie'

La nube huérfana es la parte azul en forma de paraguas de esta imagen, que está codificada por colores para mostrar la parte de rayos X de la nube en azul, el gas caliente en rojo y la región visible en blanco.

Tiene una masa total de 10.000 de veces la masa del sol, más grande que la de las galaxias pequeñas.

Una nube aislada, científicamente misteriosa, más grande que la Vía Láctea, ha sido localizada en una "tierra de nadie" para las galaxias por astrónomos de la Universidad de Alabama en Huntsville (UAH).

(Le puede interesar: Rusia mandó un cohete con provisiones a la EEI)

La llamada nube huérfana o solitaria está llena de gas caliente con temperaturas de 10.000-10.000.000 grados Kelvin y una masa total de 10.000 de veces la masa del sol. Eso lo hace más grande que la masa de las galaxias pequeñas.

La nube fue descubierta en Abell 1367 por un grupo dirigido por el doctor Ming Sun, profesor asociado de física en la UAH, que forma parte del Sistema de la Universidad de Alabama. También llamada el Cúmulo de Leo, A1367 contiene alrededor de 70 galaxias y se encuentra a unos 300 millones de años luz de la Tierra.

La nube fue encontrada utilizando el telescopio de rayos X XMM-Newton de la ESA. La nube también se observó con el instrumento MUSE en el telescopio austral VLT y con el telescopio Subaru.

(También: El orbitador de Emiratos capta auroras sobre Marte)

"Este es un descubrimiento emocionante y también sorprendente. Demuestra que siempre hay nuevas sorpresas en la astronomía, como la más antigua de las ciencias naturales", dice Sun en un comunicado. "Aparentemente, la ESA está de acuerdo, ya que nuestro descubrimiento fue seleccionado como una publicación de imágenes de la ESA, que ha sido muy selectiva".

"La nube fue descubierta por casualidad en nuestros datos XMM", dice Sun, en un cúmulo de galaxias donde miles de galaxias están unidas por un tenue gas caliente con temperaturas de alrededor de 100.000.000 K existentes entre ellas.

"Sin embargo, la nube no está asociada con ninguna galaxia y está en una 'tierra sin galaxias'", dice, y agrega que la nube probablemente se originó en una gran galaxia desconocida en el cúmulo.

"El gas de la nube se elimina mediante la presión del gas caliente del cúmulo, cuando la galaxia anfitriona se eleva en el gas caliente a una velocidad de 1.000 a 2.000 kilómetros por segundo".

Eso es aproximadamente 50 veces más rápido que la velocidad orbital de la Tierra alrededor del sol. Ese nivel de fuerza puede arrancar el medio interestelar de una galaxia y, en este caso, los investigadores encontraron que la temperatura de la nube es consistente con haberse originado en una galaxia.

(Además: Molnupiravir, la píldora ‘promesa’ contra el covid)

"Es como cuando el cabello y la ropa vuelan hacia atrás cuando corres hacia adelante contra un fuerte viento en contra", dice Sun. "Una vez removida de la galaxia anfitriona, la nube está inicialmente fría y se está evaporando en el medio intragrupo anfitrión, como el hielo que se derrite en el verano".

Sin embargo, se estima que esta masiva y misteriosa nube ha sobrevivido durante cientos de millones de años después de ser removida de su galaxia anfitriona. "Esta sorprendente longevidad es poco conocida, pero puede tener algo que ver con el campo magnético en la nube", dice Sun.

El campo puede actuar para mantener la nube unida suprimiendo las fuerzas inestables que de otro modo harían que se disipara, piensan los científicos. Con estudios futuros, la nube solitaria y otras que aún no se han descubierto podrían ayudar a los científicos a comprender mejor los medios interestelares desnudos a grandes distancias de sus galaxias, así como los efectos de la turbulencia y la conducción de calor.

EUROPA PRESS

Encuentre también en ciencia
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.