Cinco tragedias espaciales para valorar aún más lo logrado por SpaceX

Cinco tragedias espaciales para valorar aún más lo logrado por SpaceX

El lanzamiento del ‘Crew Dragon’ hace parte de una historia de aciertos y errores, algunos mortales.

Lanzamiento nave espacial

Imagen de referencia.

Foto:

EFE

Por: Jessika D. Bonilla Bran 
10 de junio 2020 , 01:38 p.m.

Pasaron muchos años para que los ojos del mundo se fijaran nuevamente en una misión espacial estadounidense, con la cual se inicia, además, un nuevo capítulo en la investigación aeronáutica y aeroespacial. El lanzamiento del Crew Dragon no solo significa el regreso de EE. UU. al espacio, al ser la primera vez, desde 2011, que envía astronautas desde su territorio, sino que representa la participación de la empresa privada en este tipo de operaciones.

De tal forma que SpaceX es la primera organización no estatal en aliarse con la Nasa para enviar una nave tripulada a la Estación Espacial Internacional, una actividad que por años era desarrollada únicamente por potencias mundiales. Es por ello que la misión del pasado 30 de mayo es un hecho trascendental que traza un nuevo camino tecnológico y de oportunidades hacia la conquista del cosmos.

“Tenemos la fortuna de ser testigos de lo que está pasando; una nueva revolución espacial gracias a la entrada de las empresas privadas a la competencia. Empresas que vienen en crecimiento y que han logrado, incluso, tener más capacidad tecnológica que países enteros”, explica David Pineda, CTO de la Corporación Cipsela y co-fundador del programa de ingeniería Aeroespacial de la UdeA.

Pero en el trayecto a lo que Pineda denomina la ‘democratización’ del espacio, ocurrieron desde grandes descubrimientos hasta lamentables tragedias. De hecho, “hasta el momento han muerto 22 personas en misiones espaciales y Laika, el primer animal enviado al espacio, convirtiéndose por decirlo así, en sacrificios que ha cobrado la exploración espacial”.

Apolo 1

En el contexto de la Guerra Fría, la llegada del primer hombre al espacio gracias al trabajo de la Unión Soviética, en 1961, supuso un duro golpe para los Estados Unidos, que a partir de ese momento, centró toda su capacidad tecnológica para ser el primer país en alunizar, es decir, llegar hasta la superficie lunar. Fue así como se inició el programa espacial Apolo, cuyo objetivo principal era avanzar hacia la ‘conquista’ del satélite terrestre.

(Si nos lee desde la App puede ver el contenido aquí)

El lanzamiento de la primera aeronave tripulada perteneciente a dicho proyecto estaba programado para el 21 de febrero de 1967, pero infortunadamente, los planes de la Nasa cambiaron tras la explosión de la cápsula del Apolo 1.

El 27 de enero de 1967 durante una simulación murieron los astronautas ‘Gus’ Grissom, Edward White y Roger Chaffee, quienes se habían reunido junto a todo el equipo técnico para verificar las condiciones de la nave y desarrollar una prueba del despegue.

Vistiendo sus trajes espaciales, los tres hombres ingresaron a la cabina ensamblada sobre el cohete Saturno IB en la base Kennedy en Cabo Cañaveral y, una vez cerradas las escotillas, el aire fue reemplazado por oxígeno puro.

A lo largo de la jornada surgieron diferentes fallas técnicas que hicieron que el ensayo se desarrollara a paso lento. Tanto así que hacia las seis y media de la tarde aún no había iniciado el simulacro de despegue.

Chaffee advirtió que había fuego en la cabina, se escucharon algunos sonidos de forcejeo, luego se escuchó a White exclamando: -“¡Tenemos un incendio en la cabina!-, mientras intentaba abrir la escotilla. Finalmente, tras el sonido de la explosión la base de control percibió el insistente llamado de Chaffee: -“¡Nos quemamos, sáquennos de aquí!”- y tras una secuencia de gritos y manoteos contra el cristal, los terroríficos 15 segundos que transcurrieron tras el primer aviso de fuego concluyeron en silencio.

(Si nos lee desde la App puede ver el contenido aquí)

De ahí en adelante y tras lograr establecer las causas del accidente las misiones fueron un poco más seguras. La Nasa “aprendió que no debía utilizar el oxígeno en su estado puro sino recrear una atmósfera como la que nosotros respiramos que es de nitrógeno y oxígeno, pero además, rediseñó la capsula para todas las misiones Apolo”, asegura Pineda.

Premisa con la que concuerda el astronauta y piloto del Apolo 11 Michael Collins, quien en la conmemoración del 50 aniversario de esta tragedia resaltó la importancia de las lecciones aprendidas. “Sin esta misión es muy probable que nunca hubiésemos aterrizado en la luna, como quería el presidente (John F. Kennedy), al final de la década”.

Soyuz 1

Meses después de la tragedia espacial que enlutó a Estados Unidos, el 23 de abril de 1967 el coronel Vladimir Komarov se aventuró en una misión que, de acuerdo con lo proyectado, sería el primer paso de la Unión Soviética hacia la Luna. Una iniciativa significativa no solo por su objetivo, sino porque además, con ella se pretendía celebrar el cincuenta aniversario de la Revolución Rusa.

(Si nos lee desde la App puede ver el contenido aquí)

Pero contrario a lo planeado, al regreso de Komarov no hubo una gran fiesta sino un funeral de estado, pues una vez en el espacio las fallas de la nave se hicieron evidentes. El panel izquierdo no se abrió y con el paso del tiempo aparecieron más errores, de tal forma que quince órbitas más adelante la base ordenó al astronauta ponerse en posición para volver a tierra.

Pese a los inconvenientes, el 24 de abril la astronave logró atravesar la atmósfera con total normalidad, pero cuando todos pensaban que lo peor ya había pasado, los paracaídas de la cápsula se enrollaron durante el descenso, facilitando que la nave se precipitara contra la tierra. De inmediato se escuchó un gran estruendo y los equipos técnicos y de rescate fueron testigos de cómo las llamas consumieron casi todo. De hecho, solo encontraron parte de los restos calcinados de Komarov que fueron enterrados en la Plaza Roja.

Soyuz 11

El 6 de junio de 1971 salió la segunda misión soviética tripulada rumbo a Salyut 1, la primera estación espacial de la historia enviada en abril de ese mismo año por la Unión Soviética. El objetivo del equipo de astronautas de la Soyuz 11 era acoplarse con éxito a la estación, algo que no había conseguido la Soyuz 10, y una vez allí realizar algunas investigaciones científicas durante varios días, logrando así el récord de permanencia del hombre en el espacio.

(Si nos lee desde la App puede ver el contenido aquí)

La astronave se ensambló con éxito a la Salyut, pero al ingresar los astronautas Viktor Patsayev, Georgi Dobrovolsky y Vladislav Volkov percibieron un olor extraño, por lo que tuvieron que regresar a la nave mientras la base verificaba el estado de la estación espacial. Al día siguiente, una vez controlada la situación, iniciaron con normalidad sus actividades.

Finalmente después de 23 días en órbita, la base les ordenó volver a tierra. Sin embargo, antes de salir del Salyut uno de los sensores advirtió que la escotilla de la nave no había cerrado correctamente, pero al cabo de varios intentos la tripulación logró solucionarlo y continuar el viaje de regreso.

En tierra no había informes de la nave y aunque todo parecía ir bien, había un ambiente de preocupación. La cápsula atravesó la atmósfera y aterrizó, pero cuando llegaron los servicios de rescate para abrir la escotilla no escucharon nada, nadie dio señales de vida.

(Si nos lee desde la App puede ver el contenido aquí)

Al abrir la nave encontraron el cuerpo sin vida de los tres astronautas, intentaron reanimarlos innumerables veces, pero fue en vano, los hombres estaban muertos. Las investigaciones lograron establecer que cuando se realizó la maniobra de separación del cohete para entrar a la tierra, una válvula explotó permitiendo que el aire del interior se escapara hacia el espacio.

La base nunca se enteró de la fuga porque los astronautas apagaron los sistemas de radio para poder determinar en dónde estaba la apertura y poder solucionarlo, pero fue imposible, estudios posteriores determinaron que solo pasaron 40 o 50 segundos desde el incidente hasta su muerte.

Trasbordador Challenger

La fría mañana del 28 de enero de 1986 EE. UU. se preparaba para uno de los lanzamientos más importantes de su historia, entre otras cosas, porque era la primera vez que una misión incluía a una civil, la profesora de secundaria Christa McAuliffe.

La docente que viajaría junto a los astronautas Francis Scobee, Michael J. Smith, Ronald McNair, Ellison Onizuka, Gregory Jarvis y Judith Resnik, había sido la ganadora del concurso ‘Teachers in the space’, profesores en el espacio, un programa diseñado por el gobierno para despertar el interés de los jóvenes en la ciencia, hecho que llamó la atención de los medios y de cientos de personas que fueron testigos de la tragedia.

Tripulantes del Challenger

Tripulantes del transbordador Challenger que murieron tras la explosión de este en 1986.

Foto:

AFP

Pero un minuto y once segundos después del lanzamiento, la multitud no podía creer lo que estaba pasando: el Challenger estalló en el aire, acabando con la vida de los seis astronautas y la maestra.

Tras una larga investigación se descubrió que debido a las bajas temperaturas los sellos de caucho del cohete de propulsión derecho no se expandieron, facilitando la salida del combustible, cuyos residuos de aluminio sellaron el escape por un tiempo. Al minuto del lanzamiento, cuando la base ordenó acelerar, una corriente de viento sacudió la nave, facilitando de nuevo la filtración del combustible, de tal forma que el cohete se incendió y chocó con la parte superior del tanque, provocando la explosión.

Columbia

El 16 de enero de 2003 la Nasa enviaba al espacio a los astronautas Rick D. Husband, William C. McCool, Michael P. Anderson, Kalpana Chawla, David M. Brown, Laurel Clark e Ilan Ramon, con el fin de realizar una serie de experimentos que darían paso, más adelante, a la construcción de la Estación Espacial Internacional.

Columbia

El transbordador Columbia se desintegró en la atmósfera terrestre; adentro iban sus siete tripulantes.

Foto:

Bruce Weaver / AFP

La mañana del lanzamiento parecía transcurrir con total normalidad, pero no fue así, aunque la tripulación llegó al espacio y estuvo allí durante 16 días, en el ascenso se desprendió un trozo de espuma del tanque de combustible que impactó con el ala izquierda de la nave, lo que ocasionó, además, que algunos paneles del tren de aterrizaje se perforaran.

Problemática que se hizo evidente en el momento que la astronave atravesó la atmósfera. El incidente con la espuma provocó que se desprendieran las losetas de protección térmica del tren de aterrizaje, así que el ala izquierda se recalentó y la nave se desintegró en el aire.

Las lecciones aprendidas

Todos los accidentes espaciales ocurridos a lo largo de la historia han servido a la ciencia para brindar mayor seguridad a las misiones siguientes.

“Hay muchísimos factores que ahora se tienen en cuenta cuando se van a hacer vuelos tripulados al espacio y los estándares de seguridad dentro de la ingeniería aeroespacial son altísimos, porque es muy diferente llevar un satélite al espacio que llevar seres humanos”, resaltó Pineda.

Así las cosas, como lo dijo el astronauta Michael Collins durante la conmemoración del 50 aniversario de la tragedia del Apolo 1, la muerte de estos héroes “no ha sido en vano”, pues las lecciones aprendidas han enriquecido a la humanidad con la generación de nuevos conocimientos y tecnología innovadora que, incluso, han sido útiles para otras disciplinas.

JESSIKA D. BONILLA BRAN
TENDENCIAS EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.