Cerrar
Cerrar
SpaceX, el jugador que subió la vara en la carrera por el turismo espacial
AUTOPLAY
Lanzamiento de Inspiration4 de SpaceX. Se mueve la carrera del turismo espacialLanzamiento de Inspiration4 de SpaceX. Se mueve la carrera del turismo espacial
Elon Musk

EFE

SpaceX, el jugador que subió la vara en la carrera por el turismo espacial

Con Inspiration4, la compañía de Elon Musk abre una nueva categoría de vuelos orbitales.

Esta semana coincidieron 14 personas en el espacio. Tres astronautas de la Nasa, uno de la Agencia Espacial Europea, uno de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial, tres de la Administración Espacial Nacional China, dos cosmonautas de Roscosmos y cuatro civiles: Hayley Arceneaux, Chris Sembroski, Sian Proctor y Jared Isaacman, miembros de la misión Inspiration4 de SpaceX que el pasado miércoles viajaron a bordo de un cohete Falcon 9.

(Le puede interesar: Nasa adjudica a Blue Origin y SpaceX contratos del programa Artemis)

Después de que la fase dos que compone a esta nave se desprendiera de la cápsula que llevaba a la tripulación, alcanzaron los 585 kilómetros de altura. Diez por encima de la meta de los 575 que se habían trazado.

Una altitud a la que nunca había llegado la Dragon Resilience, con la que SpaceX ya había transportado en 2020 a astronautas de la Nasa con destino a la Estación Espacial Internacional, ubicada a 408 kilómetros de altitud.

A diferencia de los vuelos suborbitales de Richard Branson y de Jeff Bezos el pasado julio –que cruzaron alturas de 80 y 100 kilómetros respectivamente–, SpaceX no dejó espacio para dudas que pudieran cuestionar si su viaje era espacial o no, dejando muy atrás la línea de Kármán, el límite imaginario que se reconoce internacionalmente por marcar el comienzo del espacio a los 100 kilómetros de altura.

De acuerdo con Santiago Vargas, astrofísico del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional, la recorrida por Inspiration4 es una distancia que no se alcanzaba desde 1997, con el transbordador STS-82, una misión de mantenimiento del telescopio espacial Hubble en la que el transbordador Discovery logró una distancia máxima de alejamiento de 620 kilómetros.

(También: ¿Le interesa? Así son las principales apuestas de turismo espacial)

Es una distancia similar a la que se recorre de Bogotá a Cúcuta. Parece muy poco, pero para ir en esa dirección hacia fuera de la atmósfera es muy complejo porque hay que superar la gravedad”, explica Vargas.

Pero la altura no es el único factor en el que la misión de SpaceX traza una clara diferencia con las propuestas de turismo espacial de Blue Origin y Virgin Galactic. La duración del viaje también supera significativamente lo que vimos con los vuelos de Branson y Bezos.

El primero tardó alrededor de una hora entre el despegue y el aterrizaje, pero pasó solo unos minutos de microgravedad, mientras que el segundo duró 10 minutos en todo el trayecto, también con unos pocos instantes de ingravidez. En contraste, el viaje de los miembros de Inspiration4 durará tres días, orbitarán alrededor de la Tierra hasta que la Dragon vuelva a entrar a la atmósfera para realizar un amerizaje en el océano frente a la costa de Florida.

Mientras tanto están girando alrededor del planeta, una vuelta cada 90 minutos, a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora –25 veces la velocidad del sonido– con la impresionante vista desde la cúpula de la Crew Dragon y un tiempo prolongado en microgravedad. Lo que podría ser lo más cercano a una experiencia real de astronauta y un atractivo importante para quienes sueñan con ir al espacio.

(Además: Inspiration4, la primera misión de civiles que orbitará la Tierra)

Una propuesta que, si hablamos de la competencia por ofrecer servicios de turismo espacial, abre una nueva categoría, en la que SpaceX no tendría hasta el momento un contrincante capaz de poner en órbita a astronautas formados o a civiles como los de Inspiration4, explica el profesor de la Universidad de Antioquia Juan Francisco Puerta, magíster en Ingeniería de Sistemas Espaciales.

Juan Francisco Puerta

Juan Francisco Puerta, magíster en Ingeniería de Sistemas Espaciales de la Universidad de Southampton en el Reino Unido.

SpaceX tiene toda una infraestructura de cohetería ya establecida, comprobada y certificada. Para vender turismo orbital son los que tienen el tema comercial claro y es una empresa privada que su base es vender”, comenta el docente, quien añade que, en comparación, las naves y la infraestructura de Virgin Galactic y Blue Origin son de una dimensión diferente porque están diseñadas para misiones suborbitales y requieren de menor energía.

De esta manera estaríamos hablando de promesas diferentes para esos clientes potenciales que estén dispuestos a pagar para ir al espacio: una suborbital más corta, con menor preparación previa y probablemente menos costosa, frente a la experiencia orbital de SpaceX, que por lo menos en el caso de la misión Inspiration4 implicó meses de preparación.

¿Democratización del espacio?

Inspiration4 es la cuarta misión tripulada para SpaceX, pero la primera que no transportó astronautas capacitados profesionalmente, y además se trazó la meta de recaudar 200 millones de dólares para el Hospital Infantil de Investigación St. Jude, en Memphis, Tennessee.

“Pocos han estado allí antes y muchos seguirán. La puerta se está abriendo ahora, es bastante sorprendente”, dijo el multimillonario Jared Isaacman, comandante de la misión, desde el interior de la cápsula después de llegar al espacio. Un mensaje que concuerda con la idea que se ha asociado a Inspiration4 como un paso hacia la democratización del espacio, al demostrar que el cosmos no está reservado solo para tripulaciones de astronautas entrenadas a lo largo de años.

La misión fue fletada por Isaacman, de 38 años, director de una empresa de servicios financieros y experimentado piloto. Él es el comandante a bordo y ofreció las otras tres plazas a desconocidos, entre ellos Hayley Arceneaux, superviviente de un cáncer pediátrico, de 29 años y que trabaja como asistente médica en el hospital St. Jude. La mujer estadounidense más joven en entrar en órbita y la primera persona con una prótesis en hacerlo.

(Le recomendamos: Marte: Perseverance habría confirmado que hubo agua en el pasado)

Los otros dos asientos los ocupan la doctora Sian Proctor, una profesora de geología de 51 años que se convierte en la cuarta mujer afroestadounidense en viajar al espacio, y Chris Sembroski, de 42 años, un exoficial de la Fuerza Aérea estadounidense que ahora trabaja en la industria de la aviación.

Lanzamiento de la nave espacial SpaceX

El despegué del Falcon9 que llevó a la misión al espacio fue a las 7:02 p.m. hora colombiana.

Foto:

AFP

Lanzamiento de la nave espacial SpaceX

La nave despegó del Kennedy Space Center en la Florida.

Foto:

AFP

Lanzamiento de la nave espacial SpaceX

La etapa 1 del cohete se separó de la nave a una altitud superior a los 80 Km.

Foto:

AFP

Elon Musk

Elon Musk visitó a la tripulación de Inspiration4 antes del viaje.

Foto:

EFE

Inspiration4

La tripulación de Inspiration4: Chris Sembroski, Sian Proctor, Jared Isaacman y Hayley Arceneaux.

Foto:

Twitter @SpaceX

Cuatro personajes con los que, gracias a la serie de Netflix Countdown: The Inspiration4 Mission to Space (Cuenta regresiva: misión espacial Inspiration4), el público consiguió identificarse y seguir de cerca el proceso de selección y preparación previo a su viaje espacial.

Pero a pesar de que se trata de un grupo tan diverso y un poco más similar a las personas del común –además de un multimillonario no tan conocido como los dos que lo antecedieron en sus emprendimientos espaciales–, los altos costos de los viajes siguen representando un impedimento para pensar por ahora en una real democratización.

Por ejemplo, el precio que pagó Isaacman a SpaceX no ha sido revelado, pero es de suponer que se trata de decenas de millones de dólares. Virgin Galactic habla de tiquetes a partir de los 450.000 dólares por asiento, y aunque de Blue Origin tampoco se ha revelado información de posibles precios, se conoce que el ganador de la subasta de uno de los asientos del vuelo en el que fue Bezos desembolsó 28 millones de dólares.

Para el profesor Puerta, en estos momentos estamos viendo los primeros pasos para poder pensar que en algún punto esos vuelos espaciales puedan ser más asequibles. “Uno de ellos es la reutilización de la parte física del lanzamiento, que en este caso el cohete es una de las partes más costosas, por eso tal vez SpaceX en el sector industrial es competitivo con otras compañías que están lanzando cargas al espacio”.

(Lea también: Astrónomo captó el momento en el que una roca impacta en Júpiter)

Mientras que el profesor Vargas señala que en el tema de abaratar estos viajes la competencia será muy importante, como ha sucedido con otras tecnologías. “Creo que en los próximos 20 años seguramente estos viajes turísticos al espacio serán mucho más económicos y también que cuando nuevamente Roscosmos vuelva a aliarse para poner sobre la mesa el tema del turismo espacial probablemente con Space Aventures, la primera compañía que en los años 90 empezó a meterse en el negocio, de pronto los precios van a ser un poco más competitivos”.

Por ahora, SpaceX tiene planes para otro viaje orbital para cuatro clientes de pago, organizado por Space Adventures, que organizó viajes para siete turistas a la ISS entre 2001 y 2009 a bordo de cohetes rusos.

Y Rusia enviará una actriz y un director de cine a la ISS en octubre, a bordo de un cohete Soyuz, para rodar la primera película de ficción en órbita y con gravedad cero. Y el empresario japonés Yusaku Maezawa viajará a la ISS en diciembre en un Soyuz. El viaje tendrá una duración de 12 días y se organiza a través de Space Adventures.

Pero esto también dependerá de si la experiencia que se va a ofrecer será al borde del espacio o para orbitar la Tierra, como la tripulación de Inspiration4. Lo que sí es claro es que aún estamos por ver más hechos históricos en esta nueva carrera espacial, en la que SpaceX ya tiene en su agenda dos vuelos turísticos a la EEI para el próximo año, el primero de ellos en enero.

ALEJANDRA LÓPEZ
Redactora de Ciencia
EL TIEMPO
@TiempodeCiencia

Encuentre también en Ciencia

Descubren herramientas de hueso usadas para fabricar ropa hace 120.000 años

¿Cuándo se podrá ver la explosión de una supernova desde la Tierra?

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.