¿Qué pasaría si no tuviéramos luna? / Maravillas del Universo

¿Qué pasaría si no tuviéramos luna? / Maravillas del Universo

Sin este satélite, nuestras noches serían igual de oscuras todo el año.

Eclipse

Sin luna, no veríamos más eclipses. Indiferentemente del tipo de eclipse –ya sea de Sol o de Luna– es necesario tener al menos tres astros para que se puedan presentar.

Foto:

AFP

Por: David Tovar
08 de diciembre 2019 , 10:55 p.m.

Tal vez uno de los objetos celestes más fáciles de identificar en el firmamento sea la Luna. Este satélite natural nos ha acompañado desde hace eones y ha sido motivo de inspiración para poetas, músicos y científicos. También ha sido objeto de estudios e investigaciones que apuntan al entendimiento sobre su proceso de formación, su importancia para algunos fenómenos geológicos, meteorológicos e, incluso, biológicos en la Tierra.

Ahora pensemos por un momento: ¿cuáles serían los efectos de no tener Luna? Pues bien, comencemos este viaje imaginario.

(Lea también: ¿Por qué siempre vemos la misma cara de la Luna?)

Como primera consecuencia, nuestras noches serían igual de oscuras todo el año. Se parecerían mucho a las noches en las que hay Luna Nueva, es decir, aquella fase que adopta la Luna una vez se ubica entre el Sol y la Tierra. Durante esta fase, la Luna está allí, pero no la vemos. Tendríamos noches de absoluta oscuridad, en la que los objetos más brillantes del cielo serían Venus, Júpiter y la estrella Sirio, de la constelación del Can Mayor.

Tampoco veríamos más eclipses. Indiferentemente del tipo de eclipse –ya sea de Sol, en los que la Luna se interpone entre la línea visual del observador en la Tierra y el Sol, o de Luna, en los que la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna– es necesario tener al menos tres astros para que se puedan presentar los eclipses.

La Luna y el Sol juegan un papel determinante en las fuerzas de marea que afectan a la Tierra. Estas fuerzas son el resultado del ‘jalonamiento’ que ejercen ambos astros sobre el planeta y cuyo efecto más visible son las denominadas mareas altas (cuando el Sol, la Luna y la Tierra están alineados, luna llena o luna nueva) y bajas (cuando la Luna y el Sol están formando un ángulo recto respecto a la Tierra), que se observan en las costas. Las fuerzas de marea se caracterizan por deformar ligeramente la Tierra, sin cambiar su volumen. Es como si se estrujara una naranja. Si no tuviéramos Luna, estas fuerzas de marea se reducirían hasta una cuarta parte y varios procesos biológicos se verían afectados por este radical cambio.

Tal vez, luego de leer este artículo, el lector vea a la Luna con otros ojos. No solo con la admiración romántica, sino también con una mirada bellamente científica.

DAVID TOVAR
Grupo de Ciencias Planetarias y Astrobiología / Universidad Nacional de Colombia.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.