Secciones
Síguenos en:
¿Qué hay en la leche materna que la hace tan beneficiosa?
Lactancia

El tiempo mínimo de lactancia exclusiva para los recién nacidos es de seis meses, según recomiendan la OMS y los expertos.

Foto:

iStock

¿Qué hay en la leche materna que la hace tan beneficiosa?

FOTO:

iStock

Además de vitaminas y minerales, investigadoras han encontrado la presencia de probióticos.

La leche materna es la primera comida natural para los lactantes. Aporta toda la energía y los nutrientes que el bebé necesita en sus primeros meses de vida y sigue cubriendo la mitad o más de las necesidades nutricionales del niño durante el segundo semestre de vida, y hasta un tercio durante el segundo año.

Fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo, protege al niño de enfermedades infecciosas y  crónicas. La lactancia materna exclusiva reduce la mortalidad del bebé por afecciones frecuentes en la infancia, tales como la diarrea o la neumonía, y ayuda a una recuperación más rápida de diversas enfermedades. Pero qué hace de la leche humana un alimento tan completo y casi que con poderes mágicos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) un litro de leche suministra más o menos 750 calorías y contiene aproximadamente lo siguiente:

  • 70 g de carbohidratos
  • 46 g de grasa
  • 13 g de proteína
  • 300 mg de calcio
  • 2 mg de hierro
  • 480 µg de vitamina A
  • 0,2 mg de tiamina
  • 0,4 mg de riboflavina
  • 2 mg de niacina
  •  40 mg de vitamina C

La lactancia materna exclusiva, hasta los 6 meses, protege al bebé de enfermedades respiratorias, diarreas y lo nutre como ningún otro alimento.

Foto:

Yara Correa

Además de estos compuestos, investigadoras de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín hallaron en muestras de leche materna probióticos, microorganismos vivos importantes en las funciones digestivas e inmunes porque ayudan a prevenir enfermedades infecciosas y gastrointestinales.

Los mismos que con las recientes tendencias de alimentación saludable se han convertido en un componente apetecido de yogures y suplementos destinados a mantener o mejorar las bacterias 'buenas' presentes en la microbiota normal del cuerpo.

En busca de nuevas fuentes de dónde extraer estos prometedores microorganismos, Yara Nasly Correa Holguín, Magíster en Biotecnología de la Universidad Nacional, analizó 67 muestras de leche: 27 de donantes externas y 40 del Banco de Leche Humana del Hospital General de Medellín.

"Teníamos como referente varias investigaciones en España que la leche tenía, aparte de sus componentes básicos, un tipo de sustrato que servía para que se alimentaran varios microorganismos y que estos probablemente luego iban a colonizar el intestino del bebé", explica Correa.

Estos microorganismos eran los cultivos probióticos, los cuales, según cuenta la investigadora, se presumía que lograban pasar todo el tracto digestivo del bebé y eran capaces de resistir condiciones extremas como las de los jugos gástricos y cambios de temperatura, hasta establecerse en el intestino para fortalecer la mircobiota.

Esto lo comprobó la biotécnologa en su estudio, uno de los primeros en el país en indagar por la presencia de probióticos en la leche materna. De 34 bacterias de este tipo encontradas en la leche humana y en heces de lactantes se comprobó que los microoganismos Lac­tobacillus rhamnosus y Enterococcus faecium presentaron un 70 por ciento de potencial.

La importancia de los bancos de leche materna

La investigadora Correa analizó muestras de leche materna de donantes externas y del Banco de Leche Humana del Hospital General de Medellín.

Foto:

Yara Correa

Según cuenta la profesora Olga Inés Montoya Campuzano, quien di­rigió la investigación de Correa, el interés por hacer esta investigación también surgió porque se percataron de que en el hospital se estaba desechando leche materna porque tenía un pH bajo, lo que podía ser un signo de la presencia de contaminación con bacterias que pueden representar algún tipo de peligro para la salud de los bebés.

Por eso era importante determinar qué microorganismos estaban ahí, y si eran bacterias 'buenas' o 'malas' las que ocasionaban que la leche se acidificara. Por eso no solo se evaluó leche prepasteurizada, sino que se incluyeron también muestras de leches ácidas, descartadas en el Banco.

La profesora Montoya resalta el papel que cumplen estos bancos de leche, de los cuales actualmente existe 15 en el país, al convertirse en una alternativa para que los recien nacidos a los que por algún motivo sus mamás no pueden alimentar, para tener acceso a los nutrientes de la leche materna, considerada como la primera vacuna que reciben los infantes.

Algo de suma importancia en un país como Colombia donde, según datos de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional, solo el 36,1 por ciento de los recién nacidos reciben este primer alimento en sus primeros meses de vida.

En 2020 se recolectaron 8.120 litros de leche humana donada por 2.172 madres donantes beneficiando a más de 4.820 niños prematuros. Leche que es sometida a rigurosos procedimientos para asegurar la calidad sanitaria de leche materna recolectada, como la pasteurización, que garantiza la inactividad de todos los microorganismos, que puedan causar problemas de salud en los niños y niñas. 

De interés biotecnológico

Para la investigadora Correa la identificación de los probióticos en la leche materna es muy importante porque permite en primera instancia tomar consciencia de la importancia de la leche materna y de la nutrición de las madres para que puedan aportarle un mundo microbiano más amplio a sus hijos al alimentarlos.

"Muchas de esas bacterias ellas las van a transferir por su leche al bebé, van a ingresar a su intestino y les van a permitir a ellos defenderse de infecciones, que se produzcan ciertas vitaminas con la ayuda de estos microorganismos y que absorban mejor los nutrientes de los alimentos que empiecen a incluir posteriormente también en su dieta", asegura.

Pero desde el punto de vista de la biotecnología el interés va más allá. Desde el grupo de investigación 'Probióticos de bioprospección', que lidera la profesora Montoya, están trabajando en otros estudios a partir de este hallazgo, para conseguir cultivar los probióticos que hallaron en la leche materna para considerar la viabilidad de su uso en otras aplicaciones futuras, como alimentos funcionales.

REDACCIÓN CIENCIA

Encuentre también en ciencia
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.