¿Pueden existir planetas que no giren alrededor de una estrella?

¿Pueden existir planetas que no giren alrededor de una estrella?

Una de las posibilidades, es que sean enanas marrones, más conocidas como estrellas fallidas.

Sistema Solar

De acuerdo con esta posibilidad, la vida podría haberse desarrollado en océanos líquidos bajo la superficie de planetas vagabundos.

Foto:

iStock

Por: Santiago Vargas
18 de noviembre 2019 , 02:06 p.m.

Cuando pensamos en un planeta, inevitablemente lo imaginamos dando vueltas alrededor de una estrella, como una reproducción de lo que sucede en nuestro sistema solar, en donde varios de ellos giran en torno al Sol, incluyendo el planeta Tierra. Parecería muy extraño pensar en un planeta que vague por la galaxia sin recibir la luz de una estrella que lo ilumine. No obstante, por insólito que parezca, el universo nos muestra una gran diversidad de posibilidades.

Algunos planetas no tienen una estrella que los acoja, aunque aún no está muy claro qué provoca que sean planetas errantes.

Una posibilidad es que no sean del todo planetas, sino más bien lo que se conoce como enanas marrones. Conocidas también como estrellas fallidas, corresponden a objetos que no alcanzaron a acumular la cantidad de materia suficiente en su proceso de formación para iniciar en su interior la generación de energía por fusión nuclear que les permita brillar como lo hacen las estrellas.

Otra posibilidad es que los planetas errantes hayan pertenecido en el pasado a un sistema planetario y que, por alguna razón que no está muy clara, hayan sido expulsados de su sistema y lanzados a vagar por el medio interestelar.

Algunos pudieron incluso haber sido expulsados de nuestro propio sistema solar, en sus etapas tempranas de formación, y en este caso parece que Júpiter pudo haber sido el culpable por su efecto desestabilizador, dada su enorme atracción gravitacional.

Aunque no giren alrededor de una estrella, los planetas errantes lo harían en torno al centro de la galaxia; sin embargo, no todos están estrictamente condenados a hacerlo hasta el fin de su existencia. En determinadas situaciones, un planeta errante podría ser capturado por una estrella y comenzar a formar parte de un sistema planetario.

En los próximos años se confirmarán los candidatos actuales a ser planetas errantes, y varios descubrimientos empezarán a llenar las noticias con las observaciones que nos esperan, gracias a la nueva generación de telescopios espaciales y telescopios gigantes en tierra. No se descarta la posibilidad de que estos planetas puedan desafiar el hecho de no tener una fuente cercana de energía –una estrella– como ingrediente crucial para el desarrollo de la vida, y que sea su propio calor interno la fuente requerida.

Según esta cautivadora posibilidad, la vida podría haberse desarrollado en cálidos océanos líquidos bajo la superficie de planetas vagabundos.


SANTIAGO VARGAS
Ph.D. en Astrofísica Observatorio
Astronómico de La Universidad Nacional

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.