‘Colombia está en el segundo momento más crucial de su historia’

‘Colombia está en el segundo momento más crucial de su historia’

Orlando Ayala, de la Misión Internacional de Sabios, habla del documento entregado al Gobierno.

Orlando Ayala

Orlando Ayala habló en la entrega del documento final de la Misión.

Foto:

Felipe Castaño. Vicepresidencia

Por: NICOLÁS BUSTAMANTE
08 de diciembre 2019 , 03:34 p.m.

El jueves pasado, durante el evento en el que la Misión Internacional de Sabios 2019 presentó su documento final con una serie de recomendaciones que el país deberá seguir como hoja de ruta en ciencia en los próximos 25 años, solamente tres personas pasaron al micrófono frente a los cientos de asistentes. Hablaron Iván Duque, presidente de la república; Clemente Forero, coordinador de coordinadores de los ocho focos temáticos en los que estaban agrupados los 45 miembros de la misión, y Orlando Ayala, miembro del foco de Tecnologías Convergentes.

Ayala, administrador de sistemas de información de la Universidad Tadeo Lozano y quien fue presidente mundial para Mercados Emergentes de Microsoft de 1991 a 2016, exaltó la importancia de que el proceso de la Misión no se conforme con la entrega al Presidente del documento de 292 páginas que elaboraron durante los últimos 10 meses.

“Este partido apenas comienza. Esto no se puede quedar en un libro, sino que tenemos que activarlo. Es una obligación ética que tenemos con el país”, dijo ante las miradas atentas de los funcionarios presentes, de los otros sabios, de la prensa y de los ciudadanos que siguieron la histórica transmisión por internet.

En uno de los momentos más emotivos de su intervención aseguró: “Colombia está en el segundo momento más crítico en su historia”. “El primero –dijo– fue cuando tuvimos que construir una nación de cero. Ahora damos el gran salto y no podemos darnos el lujo de volver a otros 50 años de guerra. Estamos en un momento histórico de convergencia tecnológica sin precedentes y Colombia debe hacer parte de esto”.

¿Qué quiso decir con que Colombia está en el segundo momento más importante de su historia?

Son varias convergencias:en primer lugar, la explosión tecnológica, que creo que poca gente entiende las implicaciones de no estar ahí. En segundo lugar, la paz. Queramos o no queramos, no hay opción para Colombia, por eso la Misión tiene una conversación en torno a cómo responder a todo este ruido que tenemos. Colombia no se puede dar el lujo de tener otros 50 años de guerra. En tercer lugar está el hecho de que los sistemas de educación necesitan ser intervenidos, pues hoy las tecnologías les dan una oportunidad de cambiar fundamentalmente.

¿Puede dar un ejemplo de esta revolución educativa?

Hace 30 años, China estaba más atrás que Colombia y hoy está experimentando sobre nuevos modelos educativos en la dirección en la que, creo, va el mundo. Los salones tienen inteligencia artificial, que brinda a los profesores un perfil de cada estudiante para determinar de una manera rápida qué está entendiendo y qué no. Esto genera unas matrices con contenidos para reforzar. El cerebro aprende por imágenes, entonces imagínese ponerse unas gafas para ver imágenes de átomos y poder interactuar con ellos a través de la realidad virtual.

Suena utópico tener esas tecnologías en las aulas de Colombia, donde tenemos serios problemas de conectividad. ¿Por dónde se debe empezar?

Nada de lo que te describí puede pasar sin la instalación de infraestructura digital estratégica en el país. Mi propuesta es que haya herramientas de identificación digital, porque el contrato social va a ser digital, y las identidades virtuales de las personas van a interactuar con los servicios del Gobierno de una manera transparente y sistemática. Para lograrlo se necesita conectividad, porque es inaceptable que solo el 33 por ciento de los colegios rurales tengan internet, y a medias. Dentro de esa capa de infraestructura crítica hay 4 o 6 cosas más. No es posible que en Colombia no tengamos un satélite espacial que le apunte a la agricultura. Si queremos combatir el cambio climático, lo mínimo es tener un satélite

¿Cómo se articula la enseñanza básica con este conocimiento práctico y tecnológico?

El gran hito será conectar esta revolución tecnológica con los problemas reales del país y, así, generar conocimiento exportable.

El 12 de septiembre de 1962, el presidente Kennedy dio el discurso más importante de la humanidad, cuando anunció la meta de ir a la Luna en menos de 10 años. En esa alocución, él habló de cinco o seis tecnologías que no existían en la época, y enamoró a la sociedad de un propósito común, como lo es la Misión de Sabios. Los celulares y todo lo que tenemos hoy vino de ahí. En ese sentido, resolver problemas locales será un acelerador para que se haga investigación básica con aplicaciones tecnológicas exportables.

¿Por qué esa preocupación suya por no volver a la guerra?

Cuando tienes millones de muchachos que hacen cuatro o cinco años de carrera desempleados, ¿qué más puedes esperar? No se puede esperar que la sociedad se reconcilie si no se ayuda a generar empleos, ojalá digitales. Mientras exista desesperanza en el futuro, los jóvenes pensarán en otras cosas que no son las más recomendables. La paz de Colombia va a pasar por la tecnificación del agro, que con la biomasa pueda producir nuevos emprendimientos digitales de valor agregado. La desesperanza se traduce en violencia.

En el discurso de Kennedy hay una meta de ir a la Luna. ¿Cuál debe ser la gran meta colombiana?

La gran promesa incumplida en nuestras pasadas generaciones es la riqueza de nuestro país que nunca ha podido llegar a producir y que se merece. Para mí, ir a la Luna es tecnificar completamente el agro. Si Colombia logra saltar del puesto 86 al 25 en el PIB por ciudadano al 2031, matamos la pobreza. Esa es la Luna nuestra. Otra meta es doblar la manufactura de Colombia del 12 al 24 por ciento. En este sentido, la Misión propuso tres grandes retos: Colombia biodiversa, en lo natural, cultural y ancestral; Colombia productiva y competitiva, pero con inclusión, y Colombia equitativa, que es la educación arrancando desde los cero a cinco años.

La combinación de todo eso es lo que usted llamó una agenda nacional...

Sí, y eso incluye cambiar ese concepto de economía circular por el de bienestar colectivo circular, porque tiene que realimentar. El problema que tengo con la economía circular es que sigue concentrando la riqueza, y no asegura que la distribución del ingreso va a ser mucho más equitativa.

La economía circular no es insuficiente. Tenemos que pasar a un concepto que combine PIB, con el índice Gini (un indicador de la desigualdad entre países).

En el documento, ustedes proponen que los privados inviertan más recursos. ¿Por qué es tan importante su inversión?

El sector privado tiene una motivación única de generar valor y traducir la investigación en conocimiento y valor. Si usted me pregunta cuál fue la lección más importante que yo aprendí con Bill Gates, trabajando minuto a minuto con él desde el 2002, es que él siempre me decía: “No me presente absolutamente nada que yo no pueda multiplicar por un billón”. No se refería a la plata, sino a la unión para crear ecosistemas en esa escala. Esto no puede ser resuelto solo por el Gobierno, el sector privado solo o la academia sola; es su conexión la que crea esa cadena de incentivos, que es la gran fórmula en Estados Unidos.

NICOLÁS BUSTAMANTE - @NicolasB23
REDACTOR DE CIENCIA 

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.