Secciones
Síguenos en:
La colombiana que protege el corazón energético de Perseverance
Nidia Gallego

Nidia Gallego hizo el pregrado en la U. del Valle, y una maestría y un doctorado en la U. de Clemson, en Carolina del Sur.

Foto:

Cortesía ORNL

La colombiana que protege el corazón energético de Perseverance

Nidia Gallego creó pieza crítica que preserva el combustible de la nave de la Nasa en Marte.

El éxito de la misión Perseverance, con la que la Nasa ya recorre Marte en busca de señales de vida antigua o actual en el planeta rojo, reavivó una vez más el interés del mundo por la exploración del espacio. En la memoria de cientos de miles de personas que siguieron la transmisión en vivo del amartizaje, el 18 de febrero, quedaron plasmadas las emocionantes imágenes de la escena que tuvo lugar cientos de millones de kilómetros de la Tierra.

De acuerdo con los constantes reportes de la Nasa, tras casi un mes de la llegada del vehículo de exploración marciana, la misión transcurre con normalidad, con todos sus instrumentos y piezas funcionando correctamente. Prueba de ello son las espectaculares fotos, audios y videos que ha tomado el todoterreno Perseverance y que han inundado los medios de comunicación del mundo.

Lo que pocos saben es que detrás del correcto funcionamiento de Perseverance se encuentra el talento de la colombiana Nidia Gallego, quien produjo una pieza crítica para la protección del combustible nuclear de plutonio de la nave, el corazón energético que posibilita que cada parte e instrumento del sofisticado aparato tenga la electricidad necesaria para trabajar. Más aún, la labor de Gallego es fundamental para evitar la liberación de material radioactivo en el escenario improbable de un accidente durante el lanzamiento de la misión.


Gallego es científica de materiales del Laboratorio Nacional Oak Ridge (ORNL, por su sigla en inglés), ubicado en Tennessee y dedicado a la producción de tecnologías y materiales destinados a la generación de energía. Dentro de los clientes del laboratorio se cuentan diversas empresas privadas y agencias gubernamentales, como la Nasa. Desde allí, Gallego participó en la elaboración del material compuesto a base de fibra de carbono (CBCF, en inglés), un escudo protector que recubre el núcleo de plutonio de Perseverance.

Nacida en Cali, hace 50 años, Gallego estudió Ingeniería Industrial en la Universidad del Valle. Al graduarse, y apenas “chapuceando” el inglés, como ella misma lo reconoce, viajó a Estados Unidos a hacer una maestría y un doctorado en ciencia de materiales en la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur. Aunque su plan inicial era regresar a Colombia, Gallego conoció a quien se convertiría en su esposo y decidió quedarse en Estados Unidos.

(También le puede interesar: Diana Trujillo, líder de misión a Marte, será condecorada en Congreso)

La científica cuenta que creció en una familia con ingresos económicos limitados: sus padres, Gustavo Gallego y Alicia Ropero, apenas pudieron cursar el bachillerato, pero lograron que sus seis hijos fueran a la universidad. Durante su carrera en Univalle, Nidia se vio en la obligación de trabajar como monitora de diferentes clases para poder pagarse los estudios.

“Tuve la suerte de dar con grandes mentores que me guiaron y con quienes estoy muy agradecida; entre ellos, la profesora Ruby Mejía de Gutiérrez y el profesor Silvio Delvasto, que me apoyaron y conectaron con la Universidad de Clemson, donde me aceptaron para adelantar mis estudios de posgrado, y luego conseguí el trabajo en el laboratorio”, cuenta Gallego, quien ha dedicado los últimos veinte años a investigar y desarrollar materiales a base de carbono, como espumas, compuestos absorbentes, aislantes y grafitos para reactores nucleares, como el CBCF que se encuentra a bordo de Perseverance.

Eficiencia y seguridad

De acuerdo con la Nasa, existen varios métodos para proporcionarles energía a las naves espaciales. Una de las fuentes más utilizadas por las agencias espaciales son los paneles solares; el problema es que estos dependen de poder recibir directamente la radiación del Sol, la cual varía considerablemente dependiendo de factores como la distancia con la estrella, la orientación de los paneles, y la hora del día y la latitud del planeta sobre el que se encuentre trabajando la nave. En un planeta como Marte, con constantes tormentas de arena, es posible que el polvo cubra los paneles y los deje inservibles.

(También puede ser de su interés: Un asteroide de un kilómetro se acercará a la Tierra el 21 de marzo)

Por eso, la necesidad de contar con fuentes de energía constantes y confiables, como las que ofrecen los elementos radiactivos, por ejemplo, el plutonio. A este tipo de generadores se les conoce como sistemas de energía por radioisótopos (RPS, por su sigla en inglés) y han sido utilizados por la Nasa en diversas misiones espaciales por más de medio siglo. Desde las misiones Transit IV A de los 60, pasando por las Apollo que visitaron la Luna, hasta otras recientes, como los róveres Spirit y Curiosity, predecesores de Perseverance.

Huellas de Perseverance

Imagen de las huellas dejadas por Perseverance en Marte.

Foto:

Nasa

Funcionan aprovechando el decaimiento de los elementos radiactivos como el plutonio, como es el caso de Perseverance, que lo lleva en su forma isotópica 238”, asegura Gallego.

La científica indica que durante el decaimiento de los elementos radiactivos se libera calor que puede ser aprovechado para generar electricidad. Se trata de un proceso que puede durar varias décadas, por lo cual resulta en una alternativa óptima para garantizar la autonomía de misiones como Perseverance por muchos años.

“En el caso de Perseverance, 32 núcleos de plutonio van resguardados dentro de igual número de contenedores de iridio, uno de los materiales más resistentes y maleables de la Tierra, capaz de contener el plutonio en caso de una explosión, lo cual resultaría en un accidente nuclear de dimensiones catastróficas”, explica Gallego.

Y continúa: “Para que el iridio funcione correctamente debe permanecer a una temperatura alta, por encima de los 800 grados Celsius. Es aquí donde entra en juego el CBCF, que cumple una doble función: direcciona el calor hacia el generador eléctrico y evita que este se disperse hacia donde no debe, manteniendo las piezas a la temperatura óptima”, afirma Gallego.

Gallego dice sentirse orgullosa de aportar su granito de arena a la exploración espacial, algo que parecía solo un sueño por allá en los setentas y ochentas, mientras crecía en Cali: “Estas misiones son como grandes rompecabezas, en los que miles de personas ponemos una ficha. Y es gratificante ver cómo las cosas más pequeñas tienen un impacto grandísimo”, reconoce, emocionada.

(También puede leer: Detectan un agujero negro supermasivo en movimiento)

“Con este trabajo puedo decir que hago algo que la Nasa utiliza y que está en el espacio. Cuando era pequeña, los ‘nerditos’ pensábamos que habría sido genial ser astronautas, y esto, para mí, es lo más cercano a serlo”, puntualiza Gallego, quien ya trabaja desde su laboratorio en la producción de materiales que serán utilizados en futuras misiones espaciales, como Europa Clipper –también de la Nasa–, que viajará hacia la luna de Júpiter Europa en 2024.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
Twitter: @NicolasB23
nicbus@eltiempo.com

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.