Misión de Sabios pidió al sector privado mayor compromiso con ciencia

Misión de Sabios pidió al sector privado mayor compromiso con ciencia

Con aumento en porcentaje del PIB dedicado a rubro, expertos dan ruta de inversión más aterrizada.

Entrega del informe de la Comisión de Sabios

Entrega del informe de la Comisión de Sabios. Diciembre 5 de 2019.

Foto:

Cortesía MinCiencias

Por: Nicolás Bustamante Hernández
06 de diciembre 2019 , 10:10 a.m.

Después de 10 meses de trabajo, los 45 expertos colombianos e internacionales que conforman la Misión Internacional de Sabios 2019 dieron a conocer ayer la hoja de ruta que Colombia debe seguir en materia de ciencia, tecnología, innovación (CTI) y educación en los próximos 25 años.

A diferencia de las recomendaciones hechas en 1994 por la primera misión de este tipo, que conformó el presidente César Gaviria, las sugerencias de la nueva versión se anticipan mucho más aterrizadas y realistas, y con un fuerte énfasis en la importancia que deberá jugar el sector privado a la hora de conseguir los recursos que siempre han sido insuficientes en este sector.

Todos los consejos de los sabios, consignados en un documento de 292 páginas, están enmarcados en tres grandes retos: Colombia biodiversa, Colombia productiva y sostenible y Colombia equitativa.

Es así como, mientras la anterior misión propuso aumentar el porcentaje del producto interno bruto (PIB) destinado a la ciencia del 0,4 % al 2 % en 10 años, el proyecto actual sugiere una meta mucho más realista, planteada de forma progresiva: para el año 2028 debería llegarse a una inversión del 1,2 % del PIB en innovación y desarrollo (I+D), en la cual el 0,8 por ciento corresponda a recursos públicos y el restante 0,4 % provenga del sector privado; y para el año 2038 se espera llegar a una inversión del 1,8 % del PIB, en la que la inversión pública sea del 0,85 % y la privada, el 0,95 %.

El objetivo, según la visión de expertos consultados por EL TIEMPO, es estimular al sector productivo para que se convierta en un eslabón mucho más activo de la cadena de generación de conocimiento y, de esta manera, aportar mayor valor agregado a los productos y servicios que genera.

En cuanto a los recursos de regalías que se destinan a actividades de ciencia, tecnología e innovación, los comisionados ven urgente incrementar el porcentaje del 10 % actual al 25 %. Pero este incremento solo sería posible mediante reforma constitucional.

Esos recursos se destinarían a educación con atención integral para los menores de cinco años de las regiones, a la financiación de centros e institutos de innovación e investigación regionales, y a los programas de los retos y las misiones.

Otro punto crucial relativo a la financiación para este sector sugiere apalancar el impulso económico con la contratación de préstamos internacionales de la banca multilateral, los cuales deberán rondar los 300 millones de dólares para los próximos cuatro años.

Esto, según dicen los integrantes de la Misión, es “indispensable para reducir en parte las restricciones fiscales por el tiempo que pueda tomar el aumento de los recursos de regalías para CTI a 25 %”.

En este escenario, es vital el seguimiento, pues fue uno de los fallos que acabó frustrando la primera misión. Precisamente, este es uno de los compromisos adquiridos por el presidente Duque y la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez –coordinadora de la misión–, quienes dijeron que, año a año, será monitoreado el cumplimiento de las metas fijadas.

Innovación abierta, una diferencia clave con la misión anterior
Entrega del Informe Comisión de sabios

Ceremonia de entrega del informe. La misión es integrada por 45 personalidades de la academia, la ciencia y la tecnología.

Foto:

EL TIEMPO: Carlos Ortega

La expectativa que despierta el informe de la Misión de Sabios es similar a la que suscitaron las recomendaciones hechas, en 1994, por intelectuales como Gabriel García Márquez, Rodolfo Llinás, Manuel Elkin Patarroyo y Ángela Restrepo.

No obstante, hay cierta prevención, toda vez que muchas de las propuestas hechas entonces, sin la debida vigilancia, cayeron en el olvido y no fueron alcanzadas.
En ese momento, por ejemplo, se dijo que el país debía tener, por lo menos, 8.000 doctores para el año 2006, según las cuentas de aquella misión.

A día de hoy, el número de Ph. D. en Colombia ronda los 13.000, una cifra considerablemente baja que deja a Colombia muy rezagada frente a países como Estados Unidos (el que más graduados de doctorado tiene, con 67.449).

De acuerdo con Manuel Elkin Patarroyo, un error que se ha cometido en las últimas décadas con la ciencia fue que no se pensó en desarrollar la investigación básica en áreas como física y química, que son “herramientas fundamentales para generar conocimiento”.

“Toca trabajar durísimo en estas disciplinas, en las nuevas tecnologías y en aproximaciones a la solución de problemas. Los principales generadores de riquezas son los conceptos básicos de las nuevas tecnologías”, dice Patarroyo.

En la innovación abierta
se dan lineamientos, pero los cambios reales surgen de convocar a la comunidad para trabajar en proyectos conjuntos

Por su parte, Juan Armando Sánchez, miembro del foco de Océanos y Recursos Hidrobiológicos de la nueva misión, explica que una de las principales diferencias con la misión en la que participó Patarroyo tiene que ver, precisamente, con esas nuevas soluciones a los problemas del mundo actual.

“Nuestra propuesta está enmarcada dentro de la denominada innovación abierta, en la que se dan lineamientos, pero los cambios reales surgen de convocar a toda la comunidad para que trabaje en proyectos conjuntos. Nosotros lo que proponemos es que haya convocatorias abiertas y competitivas, en las que se den asociaciones entre los sectores públicos y privados, la academia y las comunidades y así puedan solucionar las problemáticas que las aquejan y potenciar la innovación”.

Andrés Franco, coordinador del mismo foco, indicó que uno de los logros principales de esta misión es plantear una nueva estrategia en educación basada en el respeto de las regiones, las culturas, los recursos naturales y los conocimientos tradicionales.

“Se busca el desarrollo del país a partir de una sociedad del conocimiento y bajo un modelo de bioeconomía –dice Franco–. Que los recursos naturales del país sean vistos como un valor fundamental, pero no solamente para la conservación, sino para su manejo y uso responsable, lo que supone un desarrollo en términos de biotecnología. Todo esto enmarcado en el desarrollo tecnológico y en la era digital en la que va a entrar Colombia, porque es la tendencia global”.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
CIENCIA@NicolásB23

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.