‘Tenemos tres mares, pero no nos reconocemos en ellos’

‘Tenemos tres mares, pero no nos reconocemos en ellos’

Así lo asegura Andrés Franco, coordinador del foco de Océanos de la Misión de Sabios.

Andrés Franco Herrera

Andrés Franco, coordinador del foco de Océanos y Recursos Hidrobiológicos de la Misión de Sabios

Foto:

UTadeo

Por: SONIA PERILLA SANTAMARÍA
09 de junio 2019 , 06:46 p.m.

Una oportunidad única en la vida: así asumió Andrés Franco Herrera el llamado a conformar la Misión Internacional de Sabios 2019, convocada por el Gobierno para trazar los lineamientos que definirán las políticas de promoción de la ciencia, la innovación y la tecnología en Colombia, en los próximos 25 años.

Como biólogo marino, doctor en Oceanografía, expedicionario antártico, investigador y académico, Franco Herrera ha experimentado y estudiado el deterioro veloz de muchos ecosistemas colombianos, y no solo de los océanos que bañan nuestras costas, también del mar continental conformado por ríos, lagos, lagunas, estuarios, humedales y aguas freáticas y subterráneas.

“Los ecosistemas de estos tres mares –enfatiza- nos mantienen vivos, nos prestan servicios invaluables, albergan a miles de especies de flora y fauna, y aun así no nos reconocemos en ellos. No hemos adquirido conciencia en torno a su conocimiento, protección y conservación. Sin ese cambio de mentalidad, que se logra fundamentalmente a través de la educación, no vamos a avanzar en este aspecto”, señala.

Hoy tiene a su cargo, a nombre de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, la coordinación de uno de los ocho focos temáticos de la Misión: el de Océanos y Recursos Hidrobiológicos: “Nuestra meta es entregar en diciembre las recomendaciones de lo que consideramos debe proyectar el país para estos ecosistemas en los próximos 25 años. No hablamos solo de políticas públicas, también de estrategias y programas emblemáticos que urge tomar en serio y poner en marcha”, dice.

Los ocho integrantes del foco temático ya finalizaron el diagnóstico sobre el estado de estos recursos –para lo cual revisaron información disponible desde el siglo XIX hasta la fecha- y tienen delineadas las recomendaciones que formularán. En entrevista con EL TIEMPO, Franco Herrera se refiere a los avances alcanzados.

¿Por qué los ecosistemas de estos tres mares son importantes para el país?

Colombia es una patria de tres mares: el Pacífico, el Caribe y el mar continental asociado a ríos, lagos, lagunas, estuarios, humedales y aguas freáticas y subterráneas. Estos sistemas son un patrimonio nacional, no solo por los servicios ecosistémicos que prestan (y que incluyen desde la polinización que hace una abeja hasta el control de las redes tróficas en los sistemas submarinos que hace un tiburón), sino porque tienen un potencial de compuestos orgánicos vitales que pueden servir para la medicina, la industria farmacéutica y el bienestar de la sociedad a mediano y largo plazos.

¿Cuáles son los problemas que más amenazan a estos ecosistemas en Colombia?

Entre los más graves resaltaría la deforestación, que afecta terriblemente el recurso hídrico y los ecosistemas asociados; la contaminación causada por metales pesados como el mercurio y las aguas residuales domésticas e industriales no tratadas; la sobreexplotación que ha puesto a algunas especies en riesgo, y la erosión costera que, según las investigaciones del Invemar, ya afecta 82 puntos, la mayoría en el Caribe colombiano. También debemos prestar atención a la acidificación de los océanos y a la creciente contaminación por microplásticos.

¿En qué momento será demasiado tarde para que el país se preocupe por preservar y proteger estos ecosistemas?

Soy optimista y creo que Colombia aún tiene la capacidad de rehabilitar muchos de sus ecosistemas y de recuperar algunas poblaciones o comunidades de flora y fauna afectadas por las actividades humanas. Pero deberíamos empezar a actuar inmediatamente, de eso no hay duda.

¿Y qué se necesita para llegar a eso?

Además de los convenios internacionales, de las políticas de Estado que se fijen y del ejercicio científico, también es vital contar con los recursos necesarios para ejecutar acciones y estrategias de rehabilitación de los ecosistemas naturales. Por supuesto que la educación y la tecnología van a jugar también un papel muy importante en este esfuerzo.

¿Qué retos tiene Colombia desde la educación para promover la conservación?

Uno de los programas emblemáticos de este foco temático es la educación y la apropiación real de los recursos naturales por los estudiantes de básica y secundaria. Consideramos que esto debe hacerse de tres maneras: la primera, formando a los profesores de colegio en la enseñanza de las ciencias naturales; la segunda, contar con planes de estudios llamativos e innovadores en este campo, adaptados a las características y a la cultura de cada región, y la tercera es la investigación, incluso la que genere estudios de caso sencillos, que sirvan de insumo a los profesores para interesar a los niños.

¿Y en materia institucional?

Colombia tiene un sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación que desde mi punto de
vista está bien estructurado, pero que requiere un mejor engranaje que permita que los procesos sean más eficientes; todavía hay muchas instituciones haciendo lo mismo de manera desalineada y duplicando esfuerzos en materia de recursos humanos y económicos. Tal vez esta sea una de las principales tareas que debe afrontar el próximo Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

¿Tenemos normas suficientes para sacar adelante estas tareas?

El país tiene una gran cantidad de políticas y normas que hacen que el sistema sea complejo desde el punto de vista jurídico, lo que se traduce en demoras en la ejecución de proyectos. Es necesario filtrarlas y afinarlas, para que fomenten la conservación y el uso de nuestros recursos, y sean más eficientes y amigables. Hay políticas públicas que debemos reforzar, al menos en materia de océanos y recursos hidrobiológicos, como la de acceso de datos abiertos, y darle una mirada concienzuda a las enfocadas en bioprospección y biotecnología.

Si es claro que tenemos normas suficientes, ¿entonces qué nos está faltando?

Conciencia ambiental. Los colombianos tenemos que empezar a vernos como parte de la naturaleza, entenderla, conocerla y valorar los servicios que sus ecosistemas nos prestan. Este país puede tener todas las normas que quiera, pero su impacto nunca será el esperado si carecemos de conciencia ambiental.

¿En qué ha enfocado su trabajo el eje temático que coordina?

Este foco está constituido por ocho científicos y académicos que representamos a una comunidad muy grande del país que está alrededor de los océanos y los recursos hidrobiológicos. Estamos adelantando foros regionales y talleres desde San Andrés hasta Leticia; finalizamos la etapa de diagnóstico y definimos barreras, oportunidades e impactos de región; también estamos trabajando en programas enfocados en la educación sobre recursos naturales, políticas públicas y antropología marina, que hemos llamado inicialmente Pueblos del Mar, pues es importante reconocer cómo han evolucionado las comunidades nativas frente al recurso hidrobiológico. Muchas instituciones del Sistema Nacional Ambiental, del Gobierno, ONG, universidades, así como la Armada Nacional, se han vinculado a este proceso.

¿En qué áreas van a formular recomendaciones?

Definimos diferentes alcances entre los que se cuentan el conocimiento de la biota colombiana, su riqueza y su valor nacional; políticas para el desarrollo integral del país, con el foco puesto en lo que estamos hablando; infraestructura para la formación investigativa y el desarrollo social; educación, que denominamos la Base del Todo; la bioeconomía azul y verde; la financiación de la investigación, que denominamos Del Otoño a la Primavera, y lo relacionado con el marco institucional del país y las normas.

¿Qué expectativas tiene frente al trabajo que están haciendo?

Tengo fe en que los colombianos vamos a cambiar nuestro pensar y nuestro actuar frente a la naturaleza con el aporte de iniciativas como las de esta Misión; aspiro a que se dé un cambio en nuestra cotidianidad, en nuestro quehacer diario, que va más allá del no uso de bolsas plásticas, sino que abarca el cuidado y el respeto de todos nuestros recursos naturales.

SONIA PERILLA SANTAMATÍA 
PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.