Secciones
Síguenos en:
Microrrobots a control remoto para curar tumores cerebrales
Cerebro

El cerebro tiene gran plasticidad y cambia continuamente, en ello influye no solo la educación, sino también el trabajo, las aficiones o los deportes que practicamos.

Foto:

istockphoto

Microrrobots a control remoto para curar tumores cerebrales

FOTO:

istockphoto

Podrán ser insertados en la columna vertebral o en el cráneo de los pacientes.

La increíble tecnología de los microrrobots que hace unas décadas solo estaba disponible en relatos de ciencia ficción será ahora realidad gracias a una empresa emergente de Los Ángeles, Bionaut Labs, que está desarrollando minúsculos dispositivos para atacar enfermedades, como ciertos tipos de tumores cerebrales, con una milimétrica precisión.

Estos diminutos artilugios, que se controlan remotamente de manera magnética, podrán ser insertados en la columna vertebral o en el cráneo de los pacientes para entregar la dosis exacta de medicamento que precise la dolencia en ese justo momento.

(Lea también: NASA y SpaceX se asocian para evitar choques entre naves y satélites)

"La idea es desarrollar una manera precisa de llegar a zonas del cuerpo humano difíciles de alcanzar. Estamos comenzando por el cerebro, pero se usará para otras partes y brindará el tratamiento con un nivel muy alto de precisión y seguridad, que no se puede hacer hoy en día", expone el consejero delegado de Bionaut Labs, Michael Shpigelmacher, que luce unos grandes cascos durante su entrevista con Efe.

Objetivo: tumores cerebrales

El primer objetivo de este equipo de físicos, médicos, biotecnólogos y matemáticos es atacar con los microrrobots los tumores cerebrales, que son "particularmente difíciles" de tratar con la tecnología actual, ya que la radiación y la cirugía en la cabeza pueden causar daños severos e irreversibles.

(Lea también: Casas con material reciclable y sismorresistentes)

Ahí entra el avance científico de Bionaut Labs: ser capaces de administrar medicamentos directamente en el tumor, sin afectar a cualquier otra parte del cerebro.

Para el inicio de su andadura, Shpigelmacher, formado en física, matemáticas, finanzas y ciencias de la computación, y su equipo decidieron enfocarse en el tratamiento de gliomas del tronco encefálico, un tumor pediátrico "incurable". "Estamos trabajando para lograr liberar quirúrgicamente la carga útil del medicamento en el tumor para encogerlo o destruirlo", apunta el cofundador con seguridad.

Otras aplicaciones

En caso de que este tratamiento para combatir el glioma supere los ensayos clínicos, previstos para 2023, Bionaut Labs espera expandir su tecnología a otras enfermedades que afectan al sistema nervioso central, como la enfermedad de Huntington, en la que las neuronas se degeneran con el transcurso del tiempo, o otras áreas del cuerpo de complicado alcance, como el interior del ojo.

(Lea también: Los inesperados 'efectos colaterales' positivos de vacunación covid)

La tarea es "sencilla" a ojos de Shpigelmacher, dentro de la complejidad existente. En sus palabras, estos robots "de menos de un milímetro" se pueden controlar remotamente mediante un campo magnético aplicado "externamente".

"El artilugio se introduce en el cuerpo usando una aguja estándar y, luego, accedemos a la imagen en tiempo real del sistema nervioso central usando fluoroscopia y vemos cómo movemos el microrrobot a través del tejido cerebral de manera remota", cuenta el experto.

Inversión para acelerar el proceso

Con el objetivo de que estas herramientas estén disponibles "lo antes posible", la dirección de Bionaut Labs decidió convertirse en una empresa privada para poder captar capital "mucho más rápido" que un laboratorio y así acelerar su proceso de investigación y puesta a punto.

(Lea también: El modelo de IA que usan en Japón para predecir tsunamis)

Varios fondos de capital de riesgo, como Upfront Ventures o Khosla Ventures, que invierten básicamente en compañías tecnológicas, sumaron 20 millones de dólares en la última ronda de inversión para el desarrollo de estos microrrobots. "Espero que, si todo va bien, en 2026 esto sea una realidad", dice Shpigelmacher al despedirse.

EFE

Otras noticias

Investigación plantea que sería posible superar la velocidad de la luz

Así era el tiburón 'alado' de los mares del Cretácico

Marte tendría agua subterránea, según una investigación

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.