Las estrellas que se deshacen frente a nuestros telescopios

Las estrellas que se deshacen frente a nuestros telescopios

Historias del cosmos

12 de enero 2021 , 05:08 p. m.

Cientos de destellos brillantes se revelan como diminutos soles adornando las noches despejadas, y aunque a primera vista todas parezcan similares, las estrellas se presentan en tipos muy diversos. Color, temperatura, abundancia de elementos químicos y edad son algunas de las características que pueden variar de una estrella a otra.

(Le puede interesar: Científico insiste en que 'Oumuamua es señal de vida inteligente).

Dentro de esta miscelánea de estrellas se encuentran unas peculiares que viven rápido y mueren salvajemente. Inicialmente descubiertas en la constelación del Cisne en 1867, se denominan con el también peculiar nombre de las Wolf-Rayet (WR), haciendo homenaje a sus descubridores, los astrónomos franceses Charles Wolf y Georges Rayet, y corresponden a gigantescos objetos luminosos con aproximadamente veinte veces la masa de nuestro sol y unas cinco veces su temperatura superficial.

(Vea: Sonda espacial de la Nasa detectó señal de radio en luna de Júpiter)

Lo más sorprendente es que las WR pierden sus capas externas a través de violentos vientos al lado de los cuales el viento solar parecería un leve soplo. Las fuertes eyecciones expulsan material que va desnudando a la estrella hasta dejar al descubierto su núcleo, el lugar donde suceden las reacciones de fusión que transforman elementos químicos ligeros en otros más pesados.

Muchas estrellas WR se encuentran escondidas en medio de colosales nebulosas que dificultan su observación, justamente las nubes que se forman debido al material que van expulsando.

Una WR de 100 masas solares, por ejemplo, podría reducirse a tan solo 8 masas solares al final de su vida, lo que equivale a perder varias veces la masa de la Tierra cada año, mientras el material arrojado enriquece su entorno con elementos químicos pesados, como un cubito de caldo concentrado que se va deshaciendo para aliñar una sopa cada vez más rica y espesa.

En nuestra galaxia escasamente se han encontrado unas 200 WR, cuya vida, además, es efímera (algunos cientos de miles de años) comparada con la de estrellas de tipo solar (miles de millones de años).

El destino específico de las estrellas WR depende de la masa inicial que contengan, pero se cree que muchas terminan sus vidas con fastuosas explosiones, como supernovas o estallidos de rayos gamma.

En algunas ocasiones se han visto morir ‘en directo’ gracias a proyectos que monitorizan constantemente la bóveda celeste con diversos telescopios buscando señales de estas explosiones.

Las supernovas de tipo IIb, como se les clasifica, son uno de los astros más brillantes del cosmos y representan una buena oportunidad para examinar los secretos de sus estrellas progenitoras, las fascinantes, momentáneas y violentas Wolf-Rayet.

Más de Santiago Vargas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.