Las bacterias mutantes del espacio / Historias del cosmos

Las bacterias mutantes del espacio / Historias del cosmos

Estos organismos han logrado adaptarse a las condiciones de ingravidez y altos niveles de radiación.

Estación Espacial Internacional

Quizás el aporte más importante de la carrera espacial tiene que ver con una transformación mental de la humanidad.

Foto:

Nasa / AFP

Por: Santiago Vargas
19 de mayo 2019 , 10:15 p.m.

Tras dos décadas de funcionamiento de nuestro pequeño habitáculo en el espacio, la Estación Espacial Internacional, se siguen descubriendo cosas sorprendentes. Estudios recientes confirmaron que los astronautas que viven allí, a 400 kilómetros sobre la superficie terrestre, no están solos.

La no muy grata compañía corresponde a bacterias que han logrado adaptarse a las condiciones de ingravidez y los altos niveles de radiación. A comienzos de la era espacial, hace más de medio siglo, no se tenían particulares cuidados y asepsia con los instrumentos y naves enviadas, de tal manera que esos primeros intentos por conquistar el espacio llevaron consigo a innumerables microorganismos.

Esto planteó un problema nada trivial, y es que la búsqueda de vida fuera de nuestro planeta podría verse afectada por el posible transporte de organismos desde la Tierra a otras zonas del sistema solar. Surgió entonces la necesidad de controlar de forma precisa las condiciones de la instrumentación, y se desarrollaron salas limpias para hacer la integración y ensamble de todos los componentes de naves y satélites.

En estos lugares, se controlan los niveles de contaminación y se establecen protocolos para todas las personas que acceden a ellos. De allí surgieron también los modernos quirófanos usados en medicina de cirugías. Aun con todos los cuidados que actualmente se tienen, se han descubierto bacterias que se escabullen a los estrictos controles y logran llegar al espacio.

Una de ellas es la 'Bacillus safensis', que resistió a las labores de descontaminación y es posible que haya llegado a Marte en las misiones enviadas en el 2004. En posteriores experimentos en la Estación Espacial Internacional se concluyó que esta bacteria, de apenas medio micrómetro de tamaño, crece un 60 por ciento mejor allí que en la Tierra. ¡No solo se adapta a ese ambiente, sino que, además, lo prefiere! Se está estudiando qué las hace tan especiales desde el punto de vista genómico.

Esta es, sin duda, una buena noticia para los defensores de la exogénesis, la hipótesis según la cual la vida pudo llegar a la Tierra proveniente del espacio gracias a microorganismos viajeros traídos por cometas que impactaron sobre nuestro planeta. A partir de entonces, se abría desarrollado toda la vida que conocemos.

SANTIAGO VARGAS
Ph. D. en Astrofísica Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.