Los cerros que protegen a Bogotá necesitan nuestro cuidado

Los cerros que protegen a Bogotá necesitan nuestro cuidado

Los cerros orientales de la capital albergan ecosistemas complejos de bosque andino vulnerables.

Cerros de Bogotá

Vista panorámica de los cerros de Bogotá.

Foto:

Federico Ríos

Por: ANDRÉS FRANCO HERRERA
09 de octubre 2018 , 10:50 p.m.

Son el rasgo más distintivo de Bogotá, Monserrate y Guadalupe, coronan dos de sus cúspides, y para los capitalinos son un orientador geográfico, el predictor del clima del día y un recordatorio de una historia geológica que formó la sabana de Bogotá y una serie de volcanes que permanecen en estado de hibernación.

Los cerros orientales de Bogotá albergan ecosistemas complejos de bosque andino con un importante contenido de musgos, fundamentales para la captación de agua.

También son un bioconector de cerca de 14.000 hectáreas entre los macizos de Chingaza y Sumapaz, lo que se traduce en un alto número de especies de flora y fauna que habitan esta zona y se desplazan por ella; entre los animales que se destacan están el oso de anteojos, venados, tigrillos, pumas, dantas o zorros, que son reflejo de una alta biodiversidad y de un sistema muy complejo de flujos de materia y energía que permite sustentar un alto número de especies.

Su presencia como barrera y protector natural constituye un regulador del clima, de las precipitaciones y de los vientos que llegan a la sabana de Bogotá provenientes del este.

Protejámoslos, conservémoslos, brindémosles nuestra gratitud con pequeñas pero significativas acciones que conduzcan a su subsistencia y a curar las      heridas

De ellos y sus formaciones adyacentes depende en buena medida la disponibilidad de agua para la capital y municipios aledaños, y cada día al salir el sol y mostrarnos su manto verde, nos recuerda también que son los principales productores de oxígeno para todos los seres vivos que habitan una sabana en la que cada vez se pierden más árboles y formaciones vegetales.

En síntesis, biodiversidad, protección, agua y aire son solo algunos de los principales servicios que nos brindan los cerros orientales. Protejámoslos, conservémoslos, brindémosles nuestra gratitud con pequeñas pero significativas acciones que conduzcan a su subsistencia y a curar las heridas o cicatrices que ya han causado el urbanismo y el uso inadecuado de sus suelos.

Mucha legislación se ha generado en torno a ellos, pero no es suficiente. Frente a la naturaleza, lo que realmente cuenta es tener la férrea convicción interna, como colombianos, de que debemos cuidar recursos invaluables, como nuestros cerros orientales, y ser honestos, respetuosos y transparentes en el buen uso de los beneficios que nos brindan.

ANDRÉS FRANCO HERRERA
Director del Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de Utadeo.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.