Cómo el origami inspira nuevos diseños espaciales

Cómo el origami inspira nuevos diseños espaciales

No es casualidad que algunos de los mejores ‘origamistas’ del mundo sean físicos y matemáticos.

La NASA busca expertos en origami

La Nasa, incluso, estuvo buscando expertos en origami para diseñar un escudo espacial compacto.

Foto:

123rf

Por: Santiago Vargas*
02 de octubre 2019 , 10:43 p.m.

El tradicional arte de doblar papel para la creación de figuras de diversas formas, conocido como origami, ha sido parte integral de la cultura japonesa desde que fue introducido por los chinos en el siglo VI. Los nipones, como ningún otro pueblo, lograron incorporarlo en sus tradiciones ceremoniales y convertirlo en parte fundamental de su identidad.

Lejos de quedarse estancado en el pasado, el origami, en épocas mucho más recientes –siglos XIX y XX–, empezó a nutrirse de nuevas técnicas y estilos, pero además con mucha ciencia en cada doblez. Tras esta entretenida manera de crear figuras decorativas se esconden una gran cantidad de reglas matemáticas.

Las matemáticas no solamente describen los fundamentos del origami, sino que también permiten crear casi cualquier figura que queramos; sumado a la paciencia y un poco de habilidad, claro está. No es casualidad que algunos de los mejores ‘origamistas’ del mundo sean físicos y matemáticos que se han dejado atrapar por simples pedazos de papel listos para ser doblados.

En el momento actual de desarrollo de la robótica y la conquista del espacio, no pareciera que un ‘juego de niños’ tuviera relevancia alguna. Sin embargo, el origami está inspirando una nueva generación de diseños espaciales, como es el caso de componentes de naves espaciales para explorar el cosmos, o de satélites.

Usando la técnica de dobleces se logra tener formas más compactas, con la facilidad de transporte y la reducción de costos que esto implica. Un ejemplo que muy pronto verá la luz será el inmenso espejo del nuevo telescopio espacial James Webb (JWST).

Formado por 18 segmentos que estarán doblados de forma precisa para colocar dentro del cohete que lo llevará al espacio, se desplegará como una flor en primavera para formar una pieza de 6,5 metros de diámetro y 25 metros cuadrados de superficie con la cual podremos encontrar las primeras estrellas y galaxias que se formaron en el universo, entre muchos otros descubrimientos que nos revelará esta sofisticada máquina.

Otro de los proyectos para estar atentos es el llamado starshade, consistente en un inmenso iris plegable que se usaría para bloquear la luz de las estrellas, lo cual permitiría la observación directa de la tenue luz proveniente de exoplanetas de tamaño parecido al de la Tierra. La idea es simular un eclipse con el parasol y que un telescopio pueda captar la imagen del planeta, como cuando colocamos una mano frente a nuestros ojos tapando un potente foco de luz para poder ver lo que hay alrededor. Es, sin duda, fascinante pensar en este nuevo y desafiante papel del origami en el siglo XXI.

COLUMNA DE SANTIAGO VARGAS
*Ph. D. en Astrofísica - Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.