Supercomputadores en el espacio / Historias del cosmos

Supercomputadores en el espacio / Historias del cosmos

Los computadores son cada vez más sofisticados y ayudan en las misiones espaciales.

13 de marzo 2018 , 09:44 p.m.

Algunas situaciones como las que imaginó el científico y escritor Arthur C. Clarke en su novela 2001: Odisea del espacio están cada vez más cerca de la realidad. Uno de los protagonistas de este relato futurista, escrito en 1968, es el supercomputador HAL 9000 a bordo de la nave Discovery, que controla todos sus sistemas.

Con mecanismos de inteligencia artificial, HAL 9000 mostraba capacidades de reconocimiento facial y de voz, interpretación de emociones y razonamiento, que lo llevan, incluso, a convertirse en un villano al amenazar la vida de los tripulantes de la nave mientras defiende su propia supervivencia.

Los astronautas en la actualidad no se enfrentan a esta circunstancia extrema, pero los computadores son cada vez más sofisticados y les ayudan en diversas situaciones durante las misiones espaciales. El nivel de informatización de las naves se incrementa constantemente.

En la Estación Espacial Internacional, cada astronauta tiene un computador portátil y puede conectarse a diversos sistemas de la nave, además de disponer de internet para navegar en la red y comunicarse con sus familiares en la Tierra. Hace seis meses, un cohete de la compañía SpaceX despachaba un pedido de casi 60 kilogramos de peso a este habitáculo espacial. Se trataba del Spaceborne Computer, el computador más poderoso en el espacio, desarrollado por Nasa y Hewlett Packard, con sistema operativo Red Hat Linux, el cual estará durante un año en pruebas en un intento de usar componentes disponibles en el mercado general y evaluar su funcionamiento.

Lo anterior, debido a que uno de los mayores inconvenientes para los sistemas tecnológicos reside en el ambiente hostil que hay allí afuera, con altísimos niveles de radiación. Partículas altamente energéticas –como los rayos cósmicos– pueden impactar los circuitos integrados y generar errores fatales para los sistemas de control y navegación.

La capacidad de procesamiento de estos computadores y el desarrollo de algoritmos avanzados serían cruciales para las futuras misiones de exploración. La inteligencia artificial nos permitirá llegar aún más lejos y adentrarnos en el espacio profundo.


Hasta el momento se destacan algunas misiones de exploración marciana que enviaron los robots Spirit y Opportunity, en el 2003, al planeta rojo, o los trabajos del Curiosity, en el 2012, que seleccionó los elementos que consideraba más interesante para tomar imágenes de su superficie.

Justamente, el Spaceborne Computer probará la eficacia del sistema y sus alteraciones en el año de prueba, que servirán para evaluar un eventual viaje tripulado a Marte en el cual la vida de los astronautas dependerá en gran medida de lo robusto que pueda ser el sistema de control bajo los efectos de la radiación.

Y, en cuanto a las misiones no tripuladas, el funcionamiento de las sondas será completamente autónomo, y los comandos humanos pasarán a la historia, lo que disminuirá los riesgos y aumentara el ritmo de recolección de datos y las posibilidades de nuevos y fascinantes descubrimientos en lugares cada vez más recónditos.

SANTIAGO VARGAS
Ph. D. en Astrofísica. Observatorio Astronómico de la U. Nacional

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.