Secciones
Síguenos en:
'Fosfinagate': la polémica por la detección de esta molécula en Venus
Venus

Venus es el segundo planeta en orden de distancia desde el Sol y el sexto en cuanto a tamaño, ordenados de mayor a menor.

Foto:

iStock

'Fosfinagate': la polémica por la detección de esta molécula en Venus

FOTO:

iStock

Estudios preliminares desvirtúan el artículo de Nature que insinuó señales de vida en ese planeta. 

Un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature a mediados de septiembre puso en modo 'hype' no solo a la comunidad científica y a quienes siguen de cerca los últimos avances en investigación interplanetaria, sino a miles de personas de a pie que tuvieron la oportunidad de leer las noticias en los medios de comunicación.

No era para menos: investigadores  de una colaboración internacional integrada, entre otros, por la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), anunciaban la detección en el planeta Venus de fosfina, una molécula que si bien en la Tierra es tóxica, en el segundo planeta podría significar un biomarcador, es decir una sustancia producto de la actividad biológica anaeróbica. 

(Lea también: ¿Qué significa la presencia de fosfina en las nubes de Venus?)

Para detectar la presencia de la fosfina en las capas superiores de la atmósfera de Venus, los científicos, liderados por la astrobióloga Jane Greaves, de la Universidad de Cardiff, hicieron observaciones en el rango del espectro conocido como 'submilimétrico', o microondas. 

Para esto, emplearon dos radiotelescopios: el Alma, en Chile, y el James Clerk Maxwell Telescope, en Hawái (EE. UU.).

Aunque el anuncio fue interpretado por medios de comunicación como un paso determinante en el camino a responder la pregunta sobre si estamos solos en el universo -hubo algunos que, incluso, afirmaron como un hecho comprobado la presencia de vida en Venus-, con el paso de los días y de las semanas, el optimismo se ha ido transformando, por decir lo menos, en escepticismo. 

(Además: Así puede ayudar para llevar brigada ambiental y de salud a San Andrés)

Todo por cuenta de una serie de estudios publicados en la página web arXive.com, donde los científicos publican los 'preprints' o  avances preliminares de sus investigaciones que aún no han sido sometidos a la revisión de pares académicos.

Dichos documentos desestiman el hallazgo de la fosfina en Venus desde distintos puntos de vista.

El primero de estos artículos aún sin arbitrar fue elaborado por el Laboratorio de Estudios Espaciales e Instrumentación Astofísica, Física Solar, Planetología, Física Estelar, Plasma y Alta Resolución Angular, de Francia.

Estos investigadores utilizaron observaciones del Telescopio Infrarrojo de la Nasa (IRTF) para buscar huellas de la fosfina en Venus a partir de este tipo de luz. Sus resultados fueron negativos.

Según indicaron los autores, "el nivel de detección en espectroscopía infrarroja es 4 veces inferior al detectado en radio. Para explicar estas medidas se necesitaría que la fosfina esté presente en la mesosfera a niveles no observables del infrarrojo o que esta sea variable".

El astrofísico colombiano Julián Rodríguez explica que para llevar a cabo observaciones desde la Tierra de materiales como la fosfina en otros planetas, los telescopios en la Tierra deben 'atravesar' la atmósfera de nuestro planeta, proceso durante el cual los análisis pueden contaminarse.

"Eso abre la puerta a que se puedan cometer errores en la interpretación de los resultados por la forma como se hace la observación desde la Tierra o inducidos por errores instrumentales", indica Rodríguez.

Posteriormente, un nuevo estudio alojado en arXiv y sometido a la evaluación de la revista Astronomy and Astrophisics expone serias dudas sobre la calidad de las mediciones hechas por Greaves y su equipo.

"En este trabajo los autores tomaron el conjunto de datos de Alma. Solo que esta vez usaron los datos sin procesar, repitieron el ejercicio de limpiar de ruido la información y repitieron el proceso de Greaves. El resultado: no encontraron ningún rastro de fosfina", añade Rodríguez.

"Ellos concluyen que o bien Greaves falló en la tarea inicial de limpiar el ruido, lo cual los llevó a una falsa detección o, sí trabajaron bien los datos, pero no son capaces de repetir los pasos y llegar  a la misma conclusión de Greaves, sino a una cantidad significativamente inferior de fosfina".

Comunicado retirado por la Unión Astronómica Internacional
y datos removidos de la página web

Pero los anteriores estudios no son los únicos documentos que han suscitado el debate. El 5 de octubre, la Comisión sobre Astrobiología de la Unión Astronómica Internacional (UAI), organismo que agrupa asociaciones de astrónomos del mundo, publicó un comunicado en el que manifestaban su malestar frente al mencionado estudio de Nature.

La Comisión afirmaba que se sentían preocupados por la forma como se ha cubierto la detección potencial de fosfina para una amplia audiencia.

"Es un deber ético para cualquier científico comunicarse con los medios de comunicación y el público con gran rigor científico y tener cuidado de no exagerar cualquier interpretación que sea irremediablemente recogida por la prensa y genere una gran atención pública en el caso de la vida más allá de la Tierra", se leía en el documento.

La frase está en pasado porque a los pocos días el comunicado fue retirado del sitio web de la UAI, y en su lugar empezó a circular en internet una nueva versión con comentarios en rojo hechos por el astrónomo Chriss Lintott, de la Universidad de Oxford.

Asimismo, la UAI finalmente liberó un nuevo comunicado de prensa en el que, en resumen, lamentaban lo sucedido y aseguraban que lo dicho en el documento no representaba la posición de la junta directiva de la IAU. 

Y como si todo lo anterior no fuera suficiente para alimentar la trama de esta intensa esta novela científica, en las últimas horas, el observatorio Alma retiró de su web los datos en bruto a partir de los cuales Greaves y su equipo basaron sus análisis.

Ahora, en dicha web, al intentar observar los datos utilizados por Greaves sale una alerta que advierte que estos se encuentran bajo "evaluación de calidad", luego de que un problema fue detectado.

Fosfina Alma

Captura de pantalla del sitio web de Alma.

Foto:

Alma

La importancia del escrutinio en la ciencia

El astrofísico Jorge Zuluaga, profesor de la Universidad de Antioquia, considera que lo primero que se debe reconocer en casos como este es que cualquier "descubrimiento increíble" hecho por un solo grupo de investigadores y usando un solo método es muy frágil y susceptible de ser contradicho por otras observaciones o reanálisis, como ha sucedido en este caso.

Creo que es muy apresurado salir a decir que estos dos trabajos sepultan el potencial descubrimiento

"Los dos trabajos publicados y que contradicen el descubrimiento son un buen principio para evaluar independientemente la hipótesis de la existencia de fosfina soportada por las evidencias del primer artículo. Pero, en mi opinión, y conociendo las técnicas utilizadas, creo que no son suficientes para invalidar el reporte original", asevera Zuluaga.

Lo anterior se debe, según Zuluaga, a que, por un lado, la observación en infrarrojo se hace desde el interior de la atmósfera de la Tierra y "en una región en la que la misma atmósfera de nuestro planeta absorbe la luz que esperamos estudiar".

"Por otro lado, es un poco absurdo pensar que el análisis de los datos que hicieron los investigadores en el 'paper' original estaba hecho de modo que apareciera la línea de fosfina. Hay que recordar que la línea apareció, de acuerdo con el paper original, en dos observaciones diferentes y no solo en una. Eso no lo mencionan en el paper del reanálisis", continúa.

De acuerdo con Zuluaga, el hecho de que sea improbable que los científicos hayan amañado los datos no significa que sea imposible. El científico recuerda que esto ha ocurrido en el pasado con consecuencias como que a los autores les ha tocado retractarse y a las editoriales, pasar por la pena de retirar los artículos.

"Pero el nivel de esta publicación, la trayectoria de los investigadores involucrados y el journal en el que lo publicaron, entre otros, hacen muy improbable que se trate de una burda manipulación de los métodos computacionales para hacer aparecer la línea o un error. Creo que es muy apresurado salir a decir que estos dos trabajos sepultan el potencial descubrimiento", dice.

Para Zuluaga, toda esta polémica solo pone en evidencia lo difícil que será que el descubrimiento de 'biofirmas' remotas sea usado como evidencia de la existencia de vida en otros lugares del Universo.

"Creo que solo nos convenceremos de que haya vida en otros lugares del sistema solar llevando hasta allá microscopios y viendo en vivo y en directo los organismos vivos. Para todo lo demás las discusiones serán inevitables, pero peor irresolubles", puntualiza.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
Redactor de Ciencia

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.